Disponibles ya filtraciones de Wikileaks sobre Iraq, ponen a EE.UU. en aprietos

 

Carlos Jiménez
Tomado de http//elartedehusmeardecarlosjimenez.blogspot.com

La retórica de Estados Unidos sobre los derechos humanos está en graves dificultades a partir de este  22 de octubre. Los documentos filtrados por el sitio web Wikileaks, evidencian un desprecio total de las instituciones norteamericanas por la vida y la integridad de los seres humanos.

La televisora qatarí Al Jazzera, el diario francés Le Monde, y el periódico británico TheGuardian han comenzado a publicar parte de la información contenida en los más de 400 000 documentos revelados por el sitio Wikileaks. Estados Unidos presionó a los gestores del sitio e  intrigó contra su fundador JulianAssange pero no pudo impedir las filtraciones. El Pentágono llegó a pedir a los medios de comunicación que no publicaran las revelaciones.

La Secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, ha afirmado: “Tengo la firme convicción de que debemos condenar en los términos más claros posibles la difusión de cualquier información, por parte de individuos u organizaciones, que ponga en peligro la vida de los soldados o civiles de EE.UU. y de sus aliados”. Sin embargo nada dicho del hecho de que, según los archivos dados a conocer, el número de muertos en Iraq entre 2003 y 2009 llegó a 109.000, el 63% de ellos civiles.

A continuación ofrecemos a los lectores de La pupila insomne un resumen de estas revelaciones que hasta el momento no han sido divulgadas en idioma español.

Los archivos electrónicos se cree provienen de los mismos analistas de inteligencia disidentes del ejército de EE.UU., que a principios de este año filtraron cerca de 90.000 registros de la crónica de encuentros sangrientos y asesinatos de civiles en la guerra de Afganistán. Algunos de los hechos relatados en esta nueva filtración, referidos ahora a la guerra de EE.UU. en Iraq, indican que las autoridades norteamericanas no investigaron cientos de denuncias de abuso, tortura, violación e incluso asesinatos por la policía y soldados  iraquíes, cuya conducta parece ser sistemática e impune normalmente.

También se relata cómo un helicóptero de combate de EE.UU. que participó en un famoso incidente en Bagdad había matado previamente insurgentes iraquíes después que trataron de rendirse.  Se documenta que más de 15.000 civiles murieron en incidentes antes desconocidos. Funcionarios de EE.UU. y el Reino Unido han insistido en que no hay registro oficial de víctimas civiles, pero existe el registro de 66.081 muertes de no combatientes de un total de 109.000 víctimas mortales.

No se investigan los abusos del ejército y la policía iraquí

Los numerosos informes de abusos a detenidos, a menudo con el apoyo de pruebas médicas, describen prisioneros encadenados, con los ojos vendados y colgados por las muñecas o los tobillos,  sometidos a azotes, golpes, patadas o descargas eléctricas. Existen seis informes finales con la aparente muerte de un detenido.

Tan recientemente como en diciembre, los norteamericanos circularon un video que muestra oficiales del ejército iraquí ejecutando a un prisionero en Tal Afar, al norte de Iraq. El registro dice: “La película muestra a unos 12 soldados del ejército iraquí. Diez soldados del ejército iraquí estaban hablando entre ellos mientras que dos soldados conducían al detenido que tenía las manos atadas… La película muestra a los soldados con el detenido en la calle, empujándolo al suelo, golpeándolo y disparándole.

“Este informe nombra por lo menos un autor y se entregó a las fuerzas de la coalición. Sin embargo, los registros revelan que la coalición tiene una política formal de ignorar esas acusaciones. Acuñan “ninguna investigación es necesaria” y simplemente pasan los informes a las mismas unidades iraquíes implicadas. Por el contrario, todas las denuncias que involucran fuerzas de la coalición son objeto de investigación formal. Algunos casos de abusos de las tropas del Reino Unido y los EE.UU. también se detallan en los registros.

Dos casos de autopsias a iraquíes revelaron evidencia de muerte por tortura. El 27 de agosto de 2009, un informe oficial demédicos norteamericanos indica que se encuentran “contusiones y quemaduras, así como lesiones visibles en la cabeza, los brazos, el torso, las piernas y el cuello” en el cuerpo de un hombre reclamado por la policía que se suicidó. El 3 de diciembre del 2008, otro detenido, dijo la policía que murió de “mal de los riñones”, sin embargo se encontró que tenía “pruebas de algún tipo de procedimiento quirúrgico desconocido en su abdomen”.

Un portavoz del Pentágono dijo al New York Times esta semana que en virtud del procedimiento, cuando los informes de abuso de iraquíes se han recibido, los militares de EE.UU. “notifican ala agencia o el ministerio responsable del gobierno deIraq para la investigación y seguimiento”.

Estados Unidos y Gran Bretaña mienten sobre muertes de civiles

Los registros también muestran la disposición de las fuerzas de EE.UU. para desatar la fuerza letal. En un incidente escalofriante detalla la forma en que un helicóptero de combate Apache disparó a dos hombres en febrero de 2007. Los presuntos insurgentes habían estado tratando de rendirse, pero un abogado desde  la base, dijo a los pilotos: “No se pueden rendir a una aeronave” El Apache, con  indicativo Crazyhorse 18 fue el mismo que más tarde ese año, en julio, mató por error a dos empleados de la agencia de prensa Reuters e hirió a dos niños en las calles de Bagdad.

Iraq BodyCount, el grupo con sede en Londres que monitorea las bajas civiles, dice que ha identificado alrededor de 15.000 muertes de civiles desconocidos de los datos de los registros. Aunque los generales de EE.UU. han declarado que su ejército no lleva a cabo recuentos de cadáveres y los ministros británicos aún dicen  que no existen estadísticas oficiales, los registros muestran que estas afirmaciones no son ciertas. Los informes de campo intentan identificar todas las víctimas civiles e insurgentes, así como el número de fuerzas de la coalición heridos y muertos en acción. Se da  un total de más de 109.000 muertes violentas por todas las causas entre 2004 y finales de 2009.

Esto incluye 66.081 civiles, 23.984 personas pertenecientes al “enemigo” y 15.196 miembros de las fuerzas de seguridad iraquíes. EE.UU. y los soldados aliados con  3 771 muertos completan el número de muertos. No menos de 31,780 de estas muertes se atribuyen a las  minas en las carreteras plantadas por los insurgentes. La otra cifra importante registrada es la de 34.814 víctimas de asesinatos sectarios.

Sin embargo, las cifras de EE.UU. parecen ser poco fiables en relación con las muertes de civiles causadas por sus propias actividades militares. Por ejemplo, en Faluya, el sitio de dos batallas urbanas importantes en 2004, no se registran muertes de civiles. Sin embargo, Iraq BodyCount recoge más de 1.200 civiles que murieron durante los combates allí.

Phil Shiner, especialista en derechos humanos de PublicInterestLawyers, tiene previsto utilizar el material de los registros en la corte para tratar de obligar al Reino Unido a realizar una investigación pública sobre la muerte ilegal de civiles iraquíes. Él también planea demandar al gobierno británico por no hacer nada para detener el abuso y la tortura de los detenidos por las fuerzas iraquíes. La política oficial de la coalición de no investigar esas denuncias” sencillamente no es admisible”, dice.

Shiner está desarrollando ya una serie de acciones acerca de los detenidos presuntamente asesinados o torturados por las fuerzas británicas en Irak.

Wikileaks dice que publicará en línea todo el conjunto de 400.000 informes de campo Iraq en desafío al Pentágono. Los activistas dicen que en la denuncia de irregularidades se han eliminado de los documentos todos los nombres que podrían dar lugar a represalias. Ellos fueron acusados por los militares de EE.UU. de la posibilidad de tener “sangre en sus manos” a causa de las anteriores revelaciones sobre Afganistán.  Pero el Ejército recientemente admitió que ningún daño había sido identificado.

“Escalada de fuerza” en los puestos de control

Alrededor de 600 civiles murieron en los más de seis años cubiertos por los documentos publicados por Wikileaks, en incidentes en los puestos de control o entre vehículos.

“4 de enero de 2006, 19 horas: Un automóvil de cuatro puertas, color naranja y blanco, se detuvo cerca. Un hombre de edad suficiente para ser movilizado salió del vehículo y comenzó a correr hacia la patrulla. La patrulla lo consideró sospechoso de ser un terrorista suicida y le gritó en árabe para detenerlo, haciendo señales con las manos y los brazos para tratar de hacerlo parar. El hombre no cumplió. A 75 metros, la patrulla disparó una bengala, pero el hombre siguió corriendo hacia ella. Continuó haciendo señas y gritando, sin resultado. A los 15 metros, la patrulla abrió fuego, matando a un civil. A su llegada, los zapadores inspeccionaron el cuerpo en busca de explosivos, pero no encontraron nada. No hubo víctimas ni daños que informar a las fuerzas de la coalición”.

Los informes están llenos de incidentes similares: los conductores con discapacidad mental, discapacidad visual, o simplemente que no vieron a los soldados o no oyeron las señales son sometidos al fuego.

“Septiembre 7, 2006, 16 h 02. La patrulla estaba en camino cuando una camioneta blanca se acercó en su dirección. La unidad dijo que la intención era hostil y abrió fuego con un número indeterminado de 7,62 mm, a una distancia desconocida. El vehículo se incendió y la patrulla no pudo ayudar a sus ocupantes. [...] La familia del fallecido llegó a recoger el cadáver. La familia dice que entiende que esto no fue un asesinato intencional. [...] Ella sólo quería recuperar los restos para el tradicional entierro musulmán. “

En teoría, el proceso llamado de “escalada de fuerza” es muy codificado. Los primero es el uso de señales ópticas y acústicas para indicar que un vehículo debe detenerse, se debe disparar un tiro de advertencia al aire, o cerca del vehículo; si el vehículo se mueve, pueden disparar a los neumáticos o el motor; y en última instancia, están autorizados a abrir fuego contra el conductor. En la práctica, aunque la mayoría de los informes dicen que “todos los procedimientos para la escalada de fuerza se han cumplido”, los soldados a menudo abren fuego directamente sobre el conductor. En muchos otros casos, son los espectadores los que fueron asesinados por el disparo de advertencia.

(Con información TheGuardian yLe Monde)

 
Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.