Semanario Virtual Caja de Herramientas
 
  Elecciones en Cali: entre la polarización clasista y la confrontación intrapartidista
  Rosalía Correa Young
  Socióloga. Coordinadora del Observatorio Cali Visible de la Carrera de Ciencia Política de la Pontificia Universidad Javeriana – Cali
   
 

En Abril sonaban veinticinco, hoy son once. No obstante, el ambiente político es de indiferencia. Cuando se realizaron los primeros sondeos sobre intención de voto, el 50% dijo que no votaría y del 50% restante, el 42% rechazaba los candidatos que en ese momento se proponían1. Hoy esa actitud electoral no ha variado mucho.

Según la encuesta realizada por el Observatorio Cali Visible el pasado 20 de agosto, sólo el 29% afirmó que va a votar y de los once candidatos actuales, el 50% de los encuestados no los conoce; a excepción de María Isabel Urrutia y Sigifredo López conocidos en un 70%. Con éste resultado se puede inferir que la expresión de conocimiento  tiene que ver con las oportunidades que cada candidato haya tenido para figurar en los medios de comunicación; no así, por sus ejecutorias o acciones a favor del desarrollo de la ciudad y su gente. Nos preguntamos: ¿Los ciudadanos no se interesan por la política de la ciudad?, ¿los candidatos han hecho por la ciudad, pero la ciudadanía no está enterada de ello? o sencillamente el nivel de apatía por la racha de malos gobernantes es tan alta, que en Cali, resolvieron sacar la política de sus agendas.

A esta indiferencia  se adicionan los últimos acontecimientos que han copado el interés de los medios y por supuesto de los candidatos que permanecen en la arena política. Los primeros, parcializándose hacia uno u otros candidatos, según más les convenga – característica que ha hecho carrera en otros períodos electorales-. Los segundos, haciendo eco de las circunstancias para polarizar a los electores y ganar adhesiones: “en río revuelto ganancia de pescadores”; máxime si el pescado es escaso, como lo deja ver el porcentaje de dispuestos a votar.

Así en Cali no supiéramos nada acerca de los programas de Gobierno, porque no se han ventilado, ni ha habido espacios para deliberar sobre ellos, todo iba sereno hasta el día en que la Registraduría rechazó las firmas que respaldan las candidaturas de Rodrigo Guerrero y Susana Correa. En ese momento comenzó un nuevo episodio –del que también estamos acostumbrados - Polarización e intervenciones con lugares comunes: los ricos y los pobres, los negros y los blancos; los de arriba y los de abajo; la oligarquía y los desposeídos a quienes no se les deja acceder al poder político.

Ahora, de la polarización “clasista” pasamos a la debacle en el interior de los partidos que no tienen propósitos ni proyecto colectivo de ciudad. Por un lado, la confrontación entre el joven, hijo del congresista: Roy Barreras  y candidato al Concejo, que propuso suspender el apoyo a la candidata por su partido Clara Luz Roldán para adherir al candidato Rodrigo Guerrero. Por otro lado, el Congresista Carlos Fernando Motoa, abandonó al candidato de su partido Carlos Andrés Clavijo para adherir a Rodrigo Guerrero con el argumento de que “Cali merece tener un Alcalde honrado, experimentado, que como le reconocen miles de caleños, represente la idoneidad para el cargo y el reto de llevar la ciudad a un mejor horizonte”.

A renglón seguido está el partido Liberal que no ha podido congeniar con  Sigifredo López, el candidato que le impuso la Dirección Nacional Liberal. Se suman a este mapa político, tres candidatos independientes, el candidato del PIN, el candidato del MIRA y la candidata por el POLO, María Isabel Urrutia, con quien también hubo refriega porque los líderes nacionales la impusieron sin el beneplácito de concejales como Fabio Alonso Arroyabe, lo que llevó a su retiro de ese partido, así como al retiro de líderes  que hacían parte de las filas polistas, pero que cuestionaron la no militancia, ni la tradición de la candidata en ese partido. La indisciplina cunde y con razones o sin ellas, pero el telón de fondo es que los partidos no tienen propuestas, razón por la cual cada candidato o candidata es una rueda suelta. Adicionalmente y para mayor  tristeza, la encuesta de la Universidad Javeriana, indica que  el 44% de los encuestados, no se identifica con ningún partido.

En conclusión, del mapa político de Santiago de Cali para las elecciones de octubre se derivan varias tesis. En primer lugar, una crisis permanente en la estructura de los partidos. Las fuerzas que desde los años noventa se han movido a nivel local han llegado al Concejo o a la Alcaldía, cada vez más individualizadas. En segundo lugar, la polarización, que hoy nuevamente se hace presente con la salida de Rodrigo Guerrero, en momentos en que las fuerzas en contienda parecían comenzar a posicionarse y se agudizó, con el manejo que la Registraduría le dio a la validación de las firmas que respaldan su candidatura. Mientras tanto, caleños y caleñas están a la espera del GOBERNANTE que proponga políticas que favorezcan su calidad de vida y el desarrollo propio de una CIUDAD, para enfrentar los próximos cuatro años.

Edición N° 00270 – Semana del 2 al 8 de Septiembre de 2011

1 http://caliescribe.com/politica/2011/04/24/235-conozca-25-candidatos-alcaldia 

 
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
   
 
 
comentarios suministrados por Disqus