Semanario Virtual Caja de Herramientas
 
 

FARC: victorias pírricas

  Alejo Vargas Velásquez
  Profesor Titular Universidad Nacional,
Coordinador Grupo de Investigación en Seguridad y Defensa
   
 

Es verdad que la retención o secuestro del periodista francés Romeo Langlois fue un hecho fortuito y no tenían porqué saber que con esa patrulla conjunta del Ejército y Policía, a la cual emboscaron, se encontraba este periodista. Pero, una vez lo tuvieron en su poder, herido en un brazo según han informado, han tratado de sacarle el máximo beneficio político a su favor. Pero, todo indica que esto han sido victorias pírricas.

Primero lo calificaron como ‘prisionero de guerra’ sabiendo claramente que esta no podía ser su condición por cuanto se trataba de un civil, un periodista, que estaba tratando de cumplir con su trabajo –probablemente de una manera bastante osada y eventualmente cuestionable, pero en fin tratando de ejercer su trabajo de cronista del conflicto interno armado-. Esta salida en falso de las FARC generó un gran debate, no sólo acerca de si se estaba violando su compromiso de ya no secuestrar más con carácter extorsivo, sino además que era y es inaudito que mantengan a un civil, además periodista, retenido o secuestrado.

En segundo lugar, en un comunicado del Secretariado de esta organización plantearon como condición para la liberación del periodista francés, la necesidad de un debate acerca del papel de los periodistas en el cubrimiento del conflicto interno armado, “Romeo Langlois vestía prendas militares del Ejército regular en medio de un combate. Creemos que lo mínimo que puede esperarse para la recuperación de su plena movilidad es la apertura de un amplio debate nacional e internacional sobre la libertad de informar” y señalaron interrogantes como qué pasaría si un periodista que fuera con una unidad guerrillera fuera capturado por la Fuerza Pública, “Cabe preguntar cuál sería la actuación de las autoridades colombianas, si un periodista que con sano criterio informativo acompañara unidades guerrilleras, resultara capturado por el Ejército regular tras un combate”. Esto por supuesto generó el rechazo de los periodistas y medios de comunicación al considerar que no se podía, bajo intimidación, realizar ese tipo de análisis y debates.

Posteriormente dijeron, sin aclarar si lo del debate del rol de los medios de comunicación ya se consideraba como cumplido que para la liberación de Romeo Langlois se requería la participación del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), de la ex senadora Piedad Córdoba y de un delegado del presidente francés François Hollande. El Embajador de Francia en Colombia ha anunciado que ya el Presidente francés ha procedido a nombrar a su delegado personal para participar en esa liberación y que por lo tanto están listos para recibir al periodista galo.

En el entretanto se produce en Bogotá el condenable atentado terrorista contra el ex ministro Luis Fernando Londoño en el cual las FARC aparecen como uno de los principales sospechosos. Este atentado que ha recibido el rechazo unánime de los colombianos –algunos incluso lo consideran también un atentado contra la libertad de prensa por el carácter de periodista de la víctima. Hasta el momento de escribir esta nota no hay certeza de quién fue el autor del hecho criminal, pero igual las FARC no dicen nada al respecto.

Este hecho, además de generar el pánico normal en la sociedad, especialmente en la ciudad de Bogotá, ha generado una reacción en la opinión contraria a cualquier posibilidad de salida negociada al conflicto armado y es evidente que en ese contexto es muy difícil que el Gobierno Santos pretendiera adelantar cualquier tipo de acercamientos en la búsqueda de una salida de cierre negociado del mismo. Esto independiente de que se adelante al mismo tiempo en el Congreso de la República, la aprobación del llamado “Mecanismo Jurídico para la Paz” que busca darle al Estado colombiano herramientas jurídicas para manejar una eventual futura negociación o desmovilización de grupos alzados en armas y el Fiscal General, interviniendo en este debate, plantea que no se puede descartar la posibilidad de indultos y amnistías condicionales en la búsqueda de salidas políticas al mismo –desvirtuando parcialmente la tesis que la legislación internacional no lo permite y planteándolo más como un problema político interno- y se especula de eventuales acercamientos reservados del gobierno con la guerrilla.

Lo anterior al tiempo que se siguen dando enfrentamientos armados entre guerrillas y Fuerza Pública que siguen produciendo muertos, heridos, secuestrados y el Ministro de Defensa informa que en los primeros cuatro meses de este año un total de 191 guerrilleros, 176 de las FARC y 15 del ELN, murieron en enfrentamientos con miembros de organismos de seguridad del Estado.

Al tiempo se realiza en Caloto y Villa Rica, -Norte del Cauca-, una Minga por la Paz, en la cual se movilizan miles de miembros de las comunidades indígenas y campesinas para exigir salidas de paz al enfrentamiento armado y ofreciendo los líderes indígenas un territorio para conversaciones entre Gobierno y guerrilla; se sigue especulando sobre acercamientos reservados del gobierno con la guerrilla.

Igualmente se produjeron en las últimas semanas la visita a Colombia de altos funcionarios norteamericanos de la defensa, preocupados por las situaciones de seguridad asociadas al conflicto. Igual se han dado varios viajes del Ministro de Defensa y altos mandos militares a Washington. Todo esto para analizar la cooperación militar –incluida la solicitud de aviones no tripulados-. Claro que el Gobierno colombiano debe prepararse para responder militarmente y con la última tecnología disponible, a las guerrillas que continúan adelantando hechos violentos contra el Estado y la sociedad.

Todo lo anterior refleja las dos caras del conflicto armado y más allá de los golpes que les han dado a las guerrillas, la solución por la vía militar está lejos de alcanzarse y un cierre definitivo será una mezcla de elementos de estrategia militar y de estrategia política –es decir ventanas de negociación-, de otra manera tendremos los altibajos de la guerra por largo rato.

Edición N° 00303 – Semana del 18 al 24 de Mayo de 2012
 
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
   
 
 
comentarios suministrados por Disqus