Semanario Virtual Caja de Herramientas
 
 

La mala hora

  Amylkar D. Acosta M.
  Miembro de Número de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas
   
 

“Prefiero tener vagamente la razón, que estar equivocado con precisión”.
J. M. Keynes

Hace apenas un mes largo el diario La República tituló su crónica sobre la coyuntura de la economía colombiana con este sugestivo encabezamiento: “los decanos piensan que la economía local está navegando a una velocidad de crucero”1. Tal vez se aludía al buen deseo del Ministro de Hacienda Juan Carlos Echeverri de “llevar la economía a velocidad de crucero”2, animado por los resultados al cierre del año anterior cuando la economía creció al 5.9%. Lo más extraño de esta conclusión a la que arribó el corresponsal, a partir del test que respondieron varios decanos de economía de prestigiosas universidades, es que ya se habían dado a conocer por parte del DANE las cifras atinentes al desempeño de la economía en el primer trimestre de 2012. Y estas no eran para nada alentadoras: crecimiento del PIB 4.7%, jalonado fundamentalmente por el sector de minas y canteras, el cual creció el 12.4%. El crecimiento registrado del 4.7% era relativamente razonable, sobre todo en un contexto en el que las principales economías del mundo están atravesando por momentos difíciles, de los cuales no se puede sustraer la economía colombiana.

Para ejemplificar la diferencia de prisma del optimista con respecto al pesimista, se suele decir que mientras el uno ve el vaso medio lleno el otro lo ve medio vacío. Pero, en economía lo que importa no es si el vaso está medio lleno o medio vacío, sino si se está llenando o se está vaciando, esto es cuál es la tendencia que prima. Y este es justamente el punto a examinar. La economía colombiana después de una caída del crecimiento del PIB del 3.5% en 2008 al 1.7% en 2009 se venía recuperando rápidamente hasta alcanzar un crecimiento del PIB del 4% en 2010 y 5.9% en 2011. Pero, este último año, a pesar de que dicha tasa de crecimiento fue alta, inclusive por primera vez en muchos años por encima del promedio del crecimiento en Latinoamérica, terminó en baja marcando un cambio de tendencia. En efecto, mientras en el tercer trimestre de 2011 el crecimiento del PIB fue de 7.5% el último trimestre fue de 6.1%. De modo que el primer trimestre de este año es el segundo trimestre en el que el ritmo de crecimiento de la economía decae; de ello es fácil colegir que estamos en presencia de una desaceleración de la economía. Que no es tan “leve”3, como lo estima la Junta directiva del Banco de la República, si tenemos en cuenta que si se compara el crecimiento del PIB en el primer trimestre de este año con el crecimiento del PIB del último trimestre del año anterior, es fácil concluir que el incremento fue de sólo 0.27% (¡!). Entre tanto el crecimiento del PIB en el primer trimestre del año pasado, ese mismo incremento fue de 1.6%, es decir 6 veces mayor (¡!), luego, como lo advierte el analista Mauricio Cabrera “sí se puede afirmar que ha habido un abrupto cambio de tendencia…Se trata de un frenazo en seco que se acerca a los límites de la recesión4.

Según Luis Fernando Ramírez, decano de Economía de la Universidad de La Salle, “la desaceleración en los tres primeros meses de 2012 es producto de las medidas que ha tomado el Banco, como el retiro gradual del estímulo monetario que hizo desde febrero de 2011”5. No obstante, si bien el Banco Emisor metió la mano a través de sucesivas alzas en las tasas de intervención tratando de “enfriar” la economía, que según ellos estaba “recalentada”, es indudable que la desaceleración que acusa la economía colombiana está determinada en muy buena medida por la turbulencia de la economía global. Es bien sabido que la Eurozona en particular y la Unión Europea (UE) en general está atravesando por una crisis de enormes proporciones. El diagnóstico de la Comisión Europea, el brazo ejecutivo de la UE, es muy claro: estamos en presencia de "un círculo negativo entre la debilidad de los deudores soberanos, la fragilidad de los mercados financieros y una economía real en desaceleración no parece haberse roto"6. A poco andar, la crisis de la deuda soberana, que tuvo en Grecia su detonante, devino en una profunda crisis financiera que puso a tambalear el Euro, mientras las bases mismas de la Unión empezaron a crujir.

En un primer momento la dupla Merkel – Sarkosy, trató de imponer una férrea disciplina fiscal y su apuesta era por la austeridad, considerada por ellos como el camino para lograr la meta de la estabilidad y por esta vía conjurar la crisis. Pero, como era de esperarse la medicina resultó peor que la enfermedad y esta siguió propagándose, se extendió a España e Italia, acompañada de una convulsión  política enorme. Su aversión por la política contracíclica keynesiana llevó a la Merkel a una oposición feroz a los estímulos fiscales para salir del callejón sin salida en el que se encontraba la economía del viejo continente. Los resultados de su insensatez saltan a la vista: está abocada a su segunda recesión en apenas tres años; de hecho, con Gran Bretaña, suman 11 las economías europeas que se encuentran en recesión, además de Bélgica, Chipre, Dinamarca, Eslovenia, Grecia, Holanda, Italia, Irlanda, Portugal y República Checa. El Nobél de economía Paul Krugman, llamó la atención a la UE en el sentido que la caída de España podría desencadenar un escenario similar a lo ocurrido en 1931. Y a consecuencia de esta recesión el desempleo alcanzó en la zona Euro una tasa de desempleo abierto record de 11.1 y de 10.3% para toda la UE, elevándose la cifra de desempleados a la friolera de 17.5 millones en la Eurozona y 24.8 millones en la UE. Los más afectados, desde luego, por el flagelo del desempleo son Gracia con el 21.9% y España con el 24.6%.

El gerente general del Banrepública José Darío Uribe, afirmó que el peso de la industria es relativamente bajo y que la economía está siendo jalonada por otros sectores con un dinamismo fuerte como el comercio y el minero-energético. El Ministro dijo que no se van a haber afectados los resultados fiscales y que incluso estarán mejores de los pronosticados.

Por su parte, Echeverry reiteró ayer que el PIB de 2012 podría crecer alrededor de 5% y agregó que el pronóstico de su Ministerio para el primer trimestre es de 4,8%.

La República. Mayo, 29 de 2012

El ritmo de caída de la producción industrial española se incrementó en casi cuatro puntos en abril, hasta un 13% interanual, según el último boletín económico del Banco de España. El mercado de trabajo "prosiguió la senda de intensificación de la destrucción de empleo iniciada en la segunda mitad 2011" y que ha situado la tasa de paro sobre el 24%, insiste la institución financiera.

La paradoja de la frugalidad de Keynes: el pero tratando de morderse la cola.

"Apoyarse en factores tan estáticos como los recursos naturales, puede ser una buena manera de comenzar pero una mala manera de continuar" Manuel José Cárdenas /A.L:Bza comercial de materias primas(% del PIB) Chile casi 25%, Venezuela 23%, Perú 15%, Argentina 9%, Colombia 8%, Brasil 4% y México 3%/Exportaciones no tradicionales(% del PIB): Argentina 7%, Brasil 3%, Chile 10%, Colombia 4%, México 22% Per? 5% y Venezuela 0.5%// Ejemplo de Cauchosol, empresa de calzados, que paso de producirlos a importar botas desde Brasil y ACESCO, cuyo Presidente Carlos Arturo Zuluaga declaro sin rodeos (no tuvo empacho) que, por desgracia con el TLC "La solución optima pasa por convertirse en importador" El Espectador. Junio, 13 de 2011.

Edición N° 00310 – Semana del 6 al 12 de Julio de 2012

1 La República. Mayo, 29 de 2012

2 Vanguardia Liberal. Septiembre, 4 de 2012

3 Ídem

4 Portafolio. Junio, 25 de 2012

5 La República. Mayo, 29 de 2012

6 www.cnnespansion.com/economia. Febrero, 23 de 2012

 
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
   
 
 
comentarios suministrados por Disqus