Semanario Virtual Caja de Herramientas
 
 

Germán Vargas Lleras y el proceso
de esclarecimiento de la parapolítica

  Luis Eduardo Celis
  Coordinador de Incidencia Política – Corporación Arco Iris
   
 

La investigación preliminar que el procurador Alejandro Ordóñez, decidió abrir en contra del ministro Germán Vargas Lleras es un hecho de impacto político por ser éste uno de los presidenciables con mejores posibilidades para el 2018 y un político de primera línea que ha demostrado en una ya larga vida política, aunque es un hombre joven, que tiene la garra para el debate publico y no se amilana ante las dificultades.

Las sindicaciones que han circulado desde hace ya varios años sobre sus vínculos con poderes paramilitares, no son nuevas, ya han circulado hace varios años y están relacionadas con su liderazgo en el Movimiento Cambio Radical, del cual no fue fundador, pero si llegó de manera muy vertiginosa su presidencia, cuando se integró a él en el año 2003, luego de haber compartido con Juan Lozano la iniciativa de “Colombia Siempre”, movimiento por el cual llegó al Senado en el 2002, luego de distanciarse del Partido Liberal, del cual hace parte desde sus primeros años en la política y por el cual llegó al Senado en 1994, iniciando por ser Concejal de Bojacá, a los 19 años.

Vargas Lleras se tornó en una figura nacional en el período del presidente Andrés Pastrana y siendo senador Liberal lideró una dura oposición al proceso de diálogos con las FARC en el Caguán, fue famoso el debate de control político que adelantó en el segundo semestre de 2001 y que fue el inicio de la crisis de ese fallido intento, fue uno de los primeros políticos de peso en apoyar la candidatura de Álvaro Uribe Vélez cuando no alcanzaba los cinco puntos de favorabilidad y la cual creció de manera vertiginosa llevándolo a ganar en primera vuelta; esto lo hizo un hombre cercano al entonces presidente Uribe.

Los runrunes de posibles vínculos de Vargas Lleras con el poder paramilitar están en relación con la gobernabilidad que logró Cambio Radical, el movimiento que Vargas Lleras presidía, en los departamentos de Casanare y Arauca donde lograron las gobernaciones en 2003 y que está claramente documentado que estos mandatarios tenían vínculos con los paramilitares aunque Miguel Ángel Pérez, el gobernador de Casanare, fue enjuiciado por enriquecimiento ilícito y condenado a seis años de cárcel, múltiples versiones lo vinculan con los paramilitares e igualmente Julio Acosta Bernal, gobernador de Arauca, que estuvo varios años en condición de prófugo, está siendo enjuiciado por vínculos con los paramilitares y una multiplicidad de crímenes y para el caso del Meta aunque el candidato ganador Edilberto Castro de Cambio Radical denunció a su contrincante Euser Rondon de Equipo Colombia por vínculos con el paramilitarismo, y fue el ganador, posteriores investigaciones lo han vinculado con ellos. Éste es el contexto de poderes regionales en el oriente colombiano que le ha caído como una sombra de dudas a Germán Vargas Lleras sobre el tema paramilitar y el proceso de la parapolítica y de la que él dice no tener responsabilidades ni beneficio alguno, y que es el punto que retoma el procurador Ordóñez.

La disputa con el ex presidente Álvaro Uribe, viene creciendo desde que Vargas Lleras no apoyó la intención de su segunda reelección, éste es un tema álgido y en las últimas semanas se profundizó con las declaraciones de Vargas Lleras en las que implica a Santiago Uribe, hermano del ex presidente, sobre lo cual ya hay una demanda ante la Fiscalía. Sobre esta disputa, las más recientes declaraciones de Álvaro Uribe fueron de un tono mayor: “Me da rabia esa cosa de éste Gobierno de tratar de desmontar sus culpas en mí y en mi familia, es un hombre de doble moral que en vez de responder por sus actos viene a acusar a mi hermano. Me duele la sangre”. Y remató diciendo: “Él amenazaba a los funcionarios de mi Gobierno por cargos públicos y aparece ahora como el adalid contra el clientelismo. Éste señor Vargas Lleras es un engaño al país”.

En medio de esta disputa entre Álvaro Uribe Vélez y Germán Vargas Lleras, y por acción de la Procuraduría y la Fiscalía, es posible que tengamos mejor comprensión del complejo tema de los vínculos de políticos con los paramilitares, terreno en el cual Vargas Lleras siempre está enarbolando inocencia y otras voces lo sindican y otros expresan sus dudas.

Edición N° 00311 – Semana del 13 al 19 de Julio de 2012
 
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
   
 
 
comentarios suministrados por Disqus