Semanario Virtual Caja de Herramientas
 
 

Las “palabras mágicas” de Mario Draghi

  Presseurop
  Tomado de www.other-news
   
 

La prensa europea opina que, al declarar que "el BCE hará lo necesario para sostener el euro", su presidente ha enviado un mensaje positivo a los mercados. Pero ante la ausencia de precisiones, resulta complicado conocer cuáles serán los efectos a largo plazo.

"Draghi asegura que el BCE salvará el euro", anuncia el diario Corriere della Sera, que precisa que la Bolsa de Milán ganó un 5,62% tras las declaraciones del presidente del Banco Central Europeo. Y el 27 de julio, Roma obtuvo un préstamo de 8.500 millones de euros a seis años a un tipo de interés inferior al 6%. Para el diario, esto demuestra una "verdad trivial":

No es cierto que los Gobiernos sin dinero y los bancos centrales con tipos de interés cercanos a cero no puedan estimular la economía. Pueden hacerlo y lo han hecho, de un modo sencillo pero sofisticado: estableciendo compromisos para el futuro.

Es lo que hizo el presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Ben Bernanke, cuando prometió mantener los tipos de interés de los préstamos al 0% al menos hasta finales de 2014, recuerda el Corriere della Sera. Draghi, al igual que Bernanke, ayudan a la economía recurriendo a la psicología.

Con sus palabras, Draghi no imprime billetes ni crea liquidez, pero tranquiliza a los mercados y ofrece uno de los bienes más preciados actualmente: la confianza.

En Madrid, El País se alegra de que "la tormenta financiera sobre España se calme con un solo gesto del BCE". Las "palabras mágicas" de Mario Draghi tuvieron un efecto inmediato: la Bolsa de Madrid subió un 6% y el tipo de interés de las obligaciones del Estado a 10 años volvió a situarse por debajo del 7%. Pero el diario, se pregunta:

"¿Por qué el BCE no lo hizo antes? Una hipótesis ampliamente extendida es que el banco ha castigado al Gobierno por la deficiente gestión de la crisis financiera. Y cuando el castigo ha afectado a Italia, la autoridad monetaria ha reconducido su política hacia el objetivo que los Gobiernos reclamaban: enfriar la especulación con las deudas soberanas. Otra explicación posible es que Draghi ha hablado cuando ya es irrevocable el rescate bancario español y está perfilado el nuevo Mecanismo de Estabilidad. La aparición de Draghi solo es un primer paso que debe interpretarse como un indicio firme de que la Comisión Europea ha decidido ya la fórmula y el ámbito de actuación del nuevo mecanismo de estabilidad. [...]La presunción de que el BCE está dispuesto a intervenir ha cortado la especulación contra el euro y aleja momentáneamente el riesgo de ruptura de la zona monetaria. Pero no garantiza que España haya conjurado el riesgo de intervención".

Por su parte, El Mundo también constata que "las palabras mágicas de Draghi provocan la euforia de los mercados". Para el diario:

"Nunca como ayer el presidente del BCE había hecho honor al apodo con el que se le conoce: Supermario. El hecho de que una simple declaración de intenciones sirva para generar esta reacción demuestra el poder del BCE. [...] Habrá que ver en el futuro hasta dónde es capaz de llegar el BCE para apoyar a nuestra economía, pero su declaración da a entender que Draghi cuenta con el respaldo de Merkel para que España e Italia no sucumban a la presión de los mercados".

Las reacciones alemanas son menos entusiastas. Die Welt lamenta que "el BCE resulte ser un caballo de Troya". El diario conservador considera que Mario Draghi transforma "el símbolo de una Europa nueva, de la Europa de las reformas, de los principios, de la moneda estable" en la institución organizadora de una "gran redistribución a costa del Norte de Europa", que va en contra de los procesos democráticos.

"[La reacción positiva de los mercados] tan sólo es un arrebato pasajero. Los inversores internacionales han dado la espalda a la eurozona y en Londres, es sorprendente ver cuántos griegos ricos compran costosas mansiones. Una vez que se ha esfumado la confianza, los capitales salen de Europa. Y el BCE se presta voluntariamente a tapar los agujeros en los balances de los bancos y los Estados. Lo justifica diciendo que sólo la única institución que aún funciona en Europa es capaz de detener esta crisis de confianza. Pero la institución que se autodenomina guardiana de la moneda sigue la peor de las políticas".

Por otro lado, el diario Süddeutsche Zeitung, destaca que, en el fondo, "Se trata de saber si el BCE tiene derecho a adquirir obligaciones españolas para que bajen los tipos de interés del país. Draghi y sus colegas ya han invertido 210.000 millones de euros en obligaciones de Estado peligrosas, con pocos resultados.

Políticamente, la llamada al BCE es comprensible. Teóricamente, los guardianes de la moneda disponen de medios financieros ilimitados. En esta tensa situación, esto les vuelve fuertes y débiles a la vez. Fuertes porque el Banco Central puede apagar el incendio en los mercados financieros. Débiles, porque eso no resuelve ninguno de los problemas. Todo lo contrario: en los Estados en crisis, una vez que se haya acabado de extinguir el incendio, probablemente también se habrá acabado con la voluntad de llevar a cabo las reformas".

El diario Guardian, señala que el compromiso de Mario Draghi para hacer todo lo necesario para salvar el euro, por valiente que sea, es parco en detalles:

"Por desgracia, como sucede en el póquer, el mero hecho de declarar que se tiene una baza importante con la que jugar no siempre intimida a la mesa [...] ¿Acaso estaba reivindicando el derecho de empezar a comprar obligaciones del Estado si los mercados no se comportaban como es debido, es decir, si no prestan a España e Italia a tipos menos elevados? [...] Existe un motivo por el que la compra de obligaciones por parte del BCE ha estado congelada durante meses. Es porque Alemania, entre otros países, tiende a rechazar todo lo que se parezca a la financiación disimulada de los Estados soberanos [...] Ante la ausencia de claridad, su declaración se puede interpretar de varios modos. Por ejemplo: ¿los responsables de la eurozona están simplemente calmando a los mercados durante el verano, para darse tiempo y preparar un plan de rescate total para España?

Edición N° 00313 – Semana del 27 de Julio al 2 de Agosto de 2012
 
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
   
 
 
comentarios suministrados por Disqus