Semanario Virtual Caja de Herramientas
 
 

Mecanismos de participación ciudadana en Colombia,
20 años de ilusiones

  Frey Alejandro Muñoz Castillo
  Investigador Jurídico de la –MOE Juridica2@moe.org.co
   
 

Colombia a partir del año 1991 abrió las puertas para que su pueblo disfrutara de las bondades de la democracia participativa, proyectándose a futuro un país en el que las personas se involucraran en los asuntos públicos locales y nacionales de tal forma que se creara una realidad social en la que la ciudadanía fuese activa políticamente a tal punto que se autoconvocara para tomar decisiones al margen de sus gobernantes. Para lograr la utopía política relatada se constitucionalizaron los denominados mecanismos de participación ciudadana.

Después de 20 años de haberse gestado tal idea, era muy poco lo que se sabía de la realidad de los mecanismos de participación, tan sólo se percibía que estos no habían funcionado y muchos sentían que la democracia participativa tan era un relato legal.

A fin de validar o refutar percepciones, en el mes de septiembre de 2012, la Misión de Observación Electoral –MOE-, publicó una investigación que hace hallazgos y consolida datos de 20 años de uso y efectividad de los mecanismos de participación ciudadana.

¿Qué encontró la MOE sobre los mecanismos de participación?: “ilusiones”1.

  • Ilusiones de dos personas que iniciaron un proceso de revocatoria del mandato a alcaldes, pero que vieron sus sueños frustrados al recibir impactos de balas que cegaron sus vidas.
  • Ilusiones de un Alcalde que buscaba que la ciudadanía a través de Consulta Popular se pronunciara sobre la necesidad de acabar con los juegos de tragamonedas en su municipio, a fin que sus conciudadanos no siguieran dilapidando sus riquezas llegando al punto de la desesperación que para algunos tuvo como única salida el suicidio.
  • Ilusiones de un Presidente que promovió y dio su bendición a referendos encaminados a cumplir su capricho y voluntad, pero que vio frustrados sus insaciables deseos por no recibir el apoyo suficiente de la implacable voluntad popular, o por no darse cuenta que perpetuarse en el poder vulneraba las bases mismas que sustentan el Estado de Derecho ideado en el año 91.
  • Ilusiones de toda una comunidad que encontró razonable proteger sus riquezas naturales y fuentes hídricas de la contaminación proveniente de la explotación minera, a través de una iniciativa normativa que hoy es norma vigente.
  • Ilusiones de las autoridades y ciudadanos de dos municipios que en vista que grandes empresas estaban maquinando proyectos de relleno sanitarios regionales en sus jurisdicciones, iniciaron una serie de acciones para evitar lo que consideraban un perjuicio para sus territorios, razón por la cual llegaron al punto de concertar una Consulta Popular para que el pueblo dijera de manera pública y manifiesta, “NO, a los rellenos sanitarios”.
  • Ilusiones de alcaldes que decidieron acudir a Consulta Popular a fin que el pueblo manifestara a los actores del conflicto armado que sus territorios eran declarados como territorios de paz en los cuales no tenía cabida la violencia y su inexorable muerte.
  • Ilusiones derruidas de ciudadanos que encontraron en los miembros del Congreso de la República una voluntad implacable encaminada a tergiversar sus proyectos de acto legislativo presentados a través de referendo o iniciativa legislativa.
  • Ilusiones fabricadas por poderes simbólicos y materiales de líderes políticos que se concretaron en la constitución de municipios vía referendo, con el propósito de capturar sus rentas y potencial electoral.
  • Ilusiones de un Gobernador que mediante Consulta Popular pretendió proteger sus riquezas naturales y fuentes hídricas representadas en un páramo sujeto a la explotación minera, pero que tuvo que afrontar la triste realidad de que por falta de recursos logísticos la organización electoral no podía organizar la votación.
  • Ilusiones de diez alcaldes municipales que en su afán de constituir un área metropolitana se acercaron a una notaria olvidando que sus consultas populares no habían cumplido con los requisitos legales para firmar escritura pública.
  • Ilusiones de un grupo de estudiantes de derecho que como proyecto de investigación promovieron una iniciativa normativa que al llegar al Concejo municipal fue desechada debido a presiones de grupos económicos.

Estas y otras ilusiones vistas en su conjunto forman una investigación que arroja como dato concluyente que los mecanismos de participación ciudadana no han cumplido con la expectativa que generaron a raíz de su constitucionalización: son 282 las iniciativas que se han adelantado, de estas, la mayoría se han caído por constreñimientos, falta de conocimiento de las normas, poco interés ciudadano y displicencia de las autoridades. Así, tan sólo 74 iniciativas han prosperado luego de 20 años de ilusiones.

Edición N° 00322 – Semana del 28 de Septiembre al 4 de Octubre de 2012

1 Dos definiciones significativas se pueden encontrar en un diccionario frente al término ilusión: 1. Esperanza puesta en una cosa positiva, como un sueño o proyecto, o, 2. Imagen mental engañosa por la imaginación o por la interpretación errónea de lo que perciben los sentidos

 
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
   
 
 
comentarios suministrados por Disqus