Semanario Virtual Caja de Herramientas
 
 

El fraude, el primer derrotado de las elecciones presidenciales

  Sergio Ferrari
  Periodista y acompañante internacional de los comicios 2012 desde Caracas, Venezuela
   
 

A dos días de los comicios del domingo, y cuando –este viernes 5- se instalaron las más de 39 mil mesas en todo el país, la maquinaria electoral entró en la cuenta regresiva. Una etapa que se cerrará el domingo a la noche cuando el Consejo Nacional Electoral (CNE) anuncie los resultados parciales, pero indicativos de una tendencia ya irreversible. Más de 200 acompañantes electorales desplegados en todos los rincones del país, así como otros tantos nacionales, se convertirán en testigos de lo que pasen en las mesas, en una de las elecciones más “vigiladas” de toda la historia reciente de Venezuela tanto por los fiscales de todos los partidos como por la prensa nacional e internacional. “Todo está listo. Se han cumplido los plazos. El pueblo podrá expresarse en las urnas con total confianza” enfatizó Tibisay Lucena, Presidenta del Poder Electoral a este corresponsal.

“Aceitado”, “blindado contra el fraude”, de “alto nivel tecnológico”, “controlado en todas sus fases por todos los partidos políticos”… son algunos de los conceptos repetidos que las autoridades nacionales han repetido sistemáticamente en los últimos días refiriéndose al sistema electoral vigente.

La experiencia de 14 votaciones

Un sistema que se ha ido perfeccionando en una verdadera maratón de 14 elecciones y referendos realizados a partir de la vigencia de la nueva Constitución de 1999 que establece, según explica la titular del Poder Electoral, las bases de la “democracia participativa”.

En los 40 años previos, los de la “democracia representativa” clásica –marcada en este país sudamericano por un fuerte bipartidismo- la ciudadanía fue consultada solo en 15 oportunidades.

Algunos indicios expresan este esfuerzo “inclusivo”. Si en el 2004 un  20 % en la población en edad de votar no estaba inscripta en el registro electoral, hoy ese porcentaje se redujo a apenas un 3.5%.

Si las concentraciones exageradas de votantes se pudieron convertir en un momento en un desestimulo para la participación,  las mesas electorales se quintuplicaron en los últimos doce años pasando de 7 mil en el 2000 a más de 39 mil en los actuales comicios de este domingo, atendidas por 500 mil electores escogidos por sorteo.

Con la garantía de que en cada una de ellas no se excedan los 600 electores, que teniendo en cuenta la rapidez del voto electrónico pueden ser absorbidos sin contratiempos en una jornada electoral que comenzará a las 6 de la mañana y concluirá doce horas más tarde.

Voto electrónico

La incorporación del uso de herramientas tecnológicas en el sistema electoral –lo que se llama corrientemente el voto electrónico- “ha sido uno de los avances más importantes”, subraya Tibisay Lucena. Reforzado por la generación de “múltiples garantías verificables por los partidos políticos” lo que le da una gran “fortaleza al sistema” y aumenta la confianza de la ciudadanía.

El voto, tal como lo explica el CNE, es automatizado – simple y rápido.  Seguro, tanto en cuanto a secreto como a emisión de resultados. Y controlado por los partidos políticos y por los electores.

Dicho sistema electrónico se basa en una serie de auditorías y mecanismos de seguridad y control permanentemente evaluados y mejorados. A subrayar que en los comicios del próximo domingo un 54 % de todas las mesas, elegidas al azar, serán doblemente auditadas a través de un doble control.

La historia reciente,  se “convierte en un indicador político contundente de las virtudes de la automatización del sistema electoral” según la directora del CNE. Tanto en el referendo constitucional del 2007 como en las elecciones parlamentarias del 2010, aun con resultados con márgenes muy estrechos, todas las partes los aceptaron, reconociendo la calidad del sistema en plaza que ha continuado perfeccionándose.

La novedad de los actuales comicios es la incorporación de un nuevo método de autenticación de la identidad del votante a través de su foto y la huella dactilar biométrica, verificados con el padrón electoral respectivo. Asegurando el principio de un elector un voto e impidiendo que se pueda remplazar ilegalmente a aquellos potenciales electores ausentes el día de los comicios.

Importantes instituciones especializadas en la observación electoral, tal como el Centro Carter, la misma Unión Europeas y la actual misión de acompañamiento electoral de la UNASUR en varias visitas recientes realizadas a Venezuela, han reconocido las bondades del sistema electoral, uno de los más desarrollados del planeta.

Con una base tecnológica -que la prensa y los acompañantes internacionales han podido verificar en los últimos días-, donde todo parece estar previsto y a prueba de desperfectos de última hora. Desde el alto stock de máquinas electorales de reserva para remplazar las potencialmente defectuosas de último momento, hasta una “plataforma computarizada robusta” que se basa, según muestran los técnicos locales, en un “esquema redundante” (doble) de centralización de datos en los dos centros nacionales de recuento.

Cada “máquina” electoral – una especie de urna electrónica- tiene una propia batería con reserva de funcionamiento de una docena de horas lo que permite incluso de asegurar el proceso con cortes inesperados o eventuales de electricidad.

Si los fantasmas del fraude siempre sobrevuelan procesos electorales del continente, Venezuela se ha convertido en un caso excepcional. Cada paso del sistema es controlado por técnicos de las fuerzas políticas que participan en la contienda, que han debido perfeccionar personal para poder asumir este reto de envergadura.

Sin menospreciar las 17 auditorias puntuales de una de las partes o de todo el sistema electoral que, con presencia de todos los partidos, se han realizado para la preparación de los comicios del 2012.

Sistema, por otra parte, que permitirá muy rápidamente, solo apenas unas horas más tarde de cerrados los centros de votación, dar el domingo próximo los resultados, sobre la base de cifras oficiales, cuando la tendencia sea irreversible y descartándose todo tipo de proyección paralela.

Edición N° 00323 – Semana del 5 al 11 de Octubre de 2012
 
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
   
 
 
comentarios suministrados por Disqus