Semanario Virtual Caja de Herramientas
 
 

Ante la Reforma Tributaria: ¿reír o llorar?

  Félix León Martínez
  Presidente – FEDESALUD
   
 

(Mensaje un poco en broma y más en serio para los amigos del sector salud)

Amigos:

No podemos menos que mostrar incredulidad al conocer la propuesta del Ministerio de Hacienda al Congreso, incluida en el proyecto de Reforma Tributaria, para que las empresas dejen de asumir la obligación prestacional de pagar el 8.5% de la nómina en aportes para la salud de los trabajadores de menos de 10 salarios mínimos y sus familias.

Pero, de la incredulidad pasamos rápidamente a la risa, cuando se nos dice que el Ministerio de Hacienda asumirá esta responsabilidad directamente con recursos del presupuesto nacional.

Reímos, porque la experiencia nos dice que el Ministerio de Hacienda jamás cumple con los aportes para salud contemplados en las leyes. Repasemos unos eventos de los últimos años para que no quede duda:

1.- La experiencia con el cumplimiento del Paripassu: Desde inicios de la reforma el Ministerio de Hacienda incumplió persistentemente los aportes al Fondo de Solidaridad del FOSYGA. Fue necesario que la Corte Constitucional ordenara su pago y cuando tuvo que hacerlo de los años no pagados, dejó de pagar los años nuevos.

Intentó reducir posteriormente dicho aporte en varias leyes, que nuevamente la Corte Constitucional declaró inexequibles. Finalmente se quitó dicho aporte de encima mediante una nueva ley.

2.- Como parte del gran acuerdo social que significó la Constitución de 1991 se crearon las trasferencias de ingresos corrientes de la nación a los municipios, para salud y educación.

El Ministerio de Hacienda no descansó hasta lograr dos reformas constitucionales, en 2001 y 2007, además de la Ley 715, que reversaron el crecimiento de los recursos para salud ordenado por la Constitución.

3.- La crisis de los hospitales públicos ha sido mirada por administraciones sucesivas del Ministerio de Salud como un problema de flujo de recursos. Pues bien, desde el primer estudio sobre dicho flujo en el Régimen Subsidiado, realizado por la Universidad Nacional, se demostró que quien incumplió sistemáticamente y en mayor grado con el giro oportuno de recursos fue el FOSYGA, en función de la necesidades de tesorería del Gobierno Central, además de no permitir ejecutar billonarios recursos de la cuenta de solidaridad por la misma causa. En fin, cosas de Hacienda.

4.- El cumplimiento del mandato constitucional y de la Ley 100 de garantizar un Plan de salud igual a todos los colombianos en 2001 ha sido saboteado por más de 20 años con el concurso del Ministerio de Hacienda.

En conjunto, los aportes del presupuesto nacional para los territorios, sumados recursos de oferta y demanda, en relación con los Ingresos Corrientes de la Nación, fueron reducidos del 11,5 al 6.9% de los ICN entre el año 1.999 y el año 2.008. Es decir Hacienda le quitó más de cuatro puntos del presupuesto nacional al sector salud.

Al mismo tiempo que se reducía la participación de salud en el presupuesto nacional, se aumentaba la cobertura del Régimen Subsidiado de 10 a 20 millones de colombianos. ¿Como fue posible tanta magia? Sencillo, trasladando los recursos de oferta a la demanda, es decir quitando todo el presupuesto de oferta a los hospitales y raspando la olla de los departamentos, sin agregar un solo peso de la nación para tal propuesta de universalidad con medio plan de salud, como la contemplada en la Ley 1122 de 2007. Resulta fácil comprender la crisis de los hospitales públicos, agudizada desde entonces, tras semejante esfuerzo del tesoro nacional. Lo que no comprendemos es ¿Por qué Hacienda no condecoró al ministro Palacio?

Finalmente, cuando interviene de nuevo la Corte Constitucional para exigir la igualación de los Planes de Beneficios del Régimen contributivo y subsidiado, Hacienda, con su poder absoluto en el seno de la CRES dicta incrementos ridículos de la UPC subsidiada, cuando unifica el POS para los menores de 18 años y para los mayores de 65. Las decisiones sobre la UPC subsidiada, como señala la CRES en los acuerdos respectivos, deben ser “compatibles con el marco fiscal”.

El incremento final de la UPC subsidiada, para la igualación de los planes, llega tarde y tampoco cubre más del 76% de la UPC nominal del Régimen contributivo o mejor el 67% de la UPC real que se paga a las EPS de este régimen, lo que lleva a la quiebra definitiva a las EPS del Régimen Subsidiado y a los hospitales públicos.

En este punto, cuando evidenciamos que las decisiones de Hacienda condujeron a la terrible crisis financiera del Régimen Subsidiado y de los Hospitales públicos, decisiones que se traducen finalmente en dolor y muerte para centenares de miles de ciudadanos, es justamente cuando se nos dice que Hacienda se hará cargo también de la financiación del Régimen Contributivo.

Para hacer un símil, es como si entregáramos un  niño para su manutención a un padre que ha sido demandado repetidamente por no cumplir con los aportes para alimentos.

Y eso que el padre irresponsable no tenía la argucia legal de la sostenibilidad fiscal, elevada hoy a rango constitucional, con lo que podemos imaginar que pasará con los aportes del presupuesto nacional en la próxima crisis económica y fiscal. Catástrofe total, o…. cada trabajador a pagar de su bolsillo.

Por ello ya no podemos reír más y comenzamos a llorar, porque Hacienda logrará su cometido en el desacreditado Congreso, que sabemos votará lo que se le indique, a cambio claro está de recibir senadores y representantes manejo de instituciones, cargos y contratos del Gobierno, para reproducir sus empresas electorales, pues tal es el funcionamiento regular de nuestro corrupto e institucionalizado régimen político.

A muchos amigos que quieren una reforma del Sistema que acabe con las EPS, les habíamos dicho, un poco en broma, que no se preocuparan, que Hacienda acabaría rápido con las EPS del Régimen Subsidiado. Resultó en serio, desafortunadamente. Ahora les podemos decir que si pasa la propuesta de suprimir los aportes patronales en la Reforma Tributaria, ya no necesitan luchar por una reforma con este propósito, pues Hacienda también acabará con las EPS del Régimen Contributivo… y con la salud de los colombianos, definitivamente.

El desastre del sector salud, mejor lo tomamos un poco en broma, pues si lo seguimos tomando con tanta seriedad, como acostumbrábamos, sólo sobreviene el disgusto y corre riesgo nuestra salud mental.

Edición N° 00326 – Semana del 26 de Octubre al 1º de Noviembre de 2012
 
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
   
 
 
comentarios suministrados por Disqus