Semanario Virtual Caja de Herramientas
 
 

¿Qué indica interbolsa?

  Miguel Ángel Herrera Zgaib1
   
 

Que estamos en la vecindad de una debacle financiera, un gran desfalco administrado en silencio. Esta firma, la más importante de Colombia, con extensiones a otros países es la punta de iceberg.

Ayer, era supuestamente un asunto circunscrito y momentáneo, hoy ha sido intervenida Interbolsa porque hubo un incumplimiento de una obligación que tenía que pagar, y cuando había un supuesto y suficiente respaldo. Los ahorradores, miles de ellos, quedan colgados de la brocha, mirando un chispero.

El resultado inmediato es que Interbolsa suspende la acción por 5 días, después que ayer la acción perdió el 30 porciento y cerró a $980 pesos. La Superintendencia financiera la interviene a través de Fogafin. Hay una intervención sobre los propios recursos de la firma, no sobre los recursos de los ahorradores se advierte. Pero eso no es necesariamente así, y lo veremos de aquí al lunes, porque hay vasos comunicantes visibles e invisibles, lazos financieros más poderosos que los matrimoniales.

¿Qué hacen el Estado y el Gobierno?

El estado colombiano y el gobierno de la prosperidad sufren la más seria prueba, a pocos días de darle inicio a las negociaciones de paz que entregan una paz provisional. Pero ayer sus autoridades financieras mintieron sobre el riesgo inminente, y la firma concernida lo hizo en toda la línea cuando dijo:

"...es importante aclarar que la comisionista se encuentra operando normalmente, cumpliendo todas sus obligaciones con el mercado".

Todo esto hoy se hizo humo, y afecta los pulmones financieros, y las expectativas de montones de ahorradores de buena fe, Se alega que el patrimonio de Interbolsa es de 139.470 millones, y que su nivel de solvencia es de 21.72 por ciento, por encima del 9 por ciento que permite su desempeño, pero eso no ha sido así de cara a la cruda y espeluznante realidad.

Los hechos muestran lo contrario, y el gobierno, sus autoridades especializadas, ayer equivocaron el rumbo, y la Bolsa también. Ayer jueves debió suspender en forma radical, luego de suspender por 5 minutos, en repetidas ocasiones, sin conseguir amainar el temporal financiero. Y el mercado, como en otros lugares de la tierra, ha fallado en contra de Interbolsa, y de la confianza burlada de los ahorradores de buena fe.

Antes algo similar había venido pasando con la acción de Ecopetrol que también fue desatendida en su errático comportamiento a lo largo de la semana que culmina. Colombia, en tiempos de "prosperidad" ilusoria, vuelve a revelar la pertinencia de leer a Marx en presente; y, a exigir que "la parte de los sin parte", como llama Jacques Rancière a la democracia moderna, se tome la palabra, y reordene de una vez por todas el caótico mundo de la globalización capitalista, que vuelve a incluir a Colombia en la suerte del “capitalismo casino”.

¿Y la ciudadanía, qué?

La irresponsable locura de los mercados, los nacionales e internacionales, que "pelechan" con la desgracia ajena tiene que pararse, y en este fin de semana corresponde organizar la respuesta colombiana. Los “aventureros” de Interbolsa son personas naturales, los Jaramillos, y un ex gran socio de la Bolsa de Bogotá, junto con el sindicato Antioqueño, con 10 porciento a través de ING, y los fondos de pensiones que han metido millones de millones con el holding Interbolsa. Esos son los fondos que "guardan" las esperanzas de colombianos en o cercanos a la tercera edad que pueden quedar en la “cochina” calle de un momento para otro.

Es importante que el presidente Santos, economista de los Andes baje al llano, hable al país y precise responsabilidades; despeje las dudas y pare lo que parece amenazar convertirse en tormenta financiera en el frágil y descubierto mercado colombiano, que tanto apetito ha despertado para los capitales golondrinos, que ya deben estar ensayando vuelo. Lo cual hará, ojalá no ocurra así, trizas el sirirí de la confianza financiera.

La lección a la vista

Así están las cosas, compatriotas, e interlocutores del ciberespacio. El espectro argentino y estadounidense empieza a espantar Colombia en el día de las brujas. La ciudadanía tiene la urgencia de tomar la calle y la palabra, hacer política y romper el cerco de la politeia democrático liberal, ahora cuando la representación irresponsable se derrumba, y muestra su verdad más brutal: explotar con descaro y sin controles. Este viernes es la primera cita para disipar la negrura del horizonte.

Edición N° 00327 – Semana 2 al 8 de Noviembre de 2012

1 Profesor asociado, exdirector Ciencia Política y Unijus, Universidad Nacional de Colombia. Ex rector Universidad Libre de Colombia. Catedrático Maestría Estudios Políticos, Universidad Javeriana. Director Grupo Investigación Presidencialismo y participación. maherreraz@unal.edu.co

 
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
   
 
 
comentarios suministrados por Disqus