Semanario Virtual Caja de Herramientas
 
 

Interbolsa: regulación prudencial y juegos financieros. Seguimos creyendo en las libres fuerzas del mercado y en la eficiencia del sector privado…

  Jaime Alberto Rendón Acevedo
  Centro de Estudios en Desarrollo y Territorio – Universidad de La Salle
   
 

El mes de noviembre comenzó “picado” para el sistema financiero Colombiano: La Superintendencia Financiera, con la Resolución No. 1795 del 2 de noviembre de 2012, tomó posesión inmediata de los bienes, haberes y negocios de la Sociedad Comisionista de Bolsa Interbolsa, por el incumplimiento del pago de $20.000 millones al BBVA, a través de una operación REPO. La acción de Interbolsa perdió el jueves 1 de noviembre un 30% en la Bolsa de Valores de Colombia, tras lo que hasta ese día era una serie de rumores difundidos desde las redes sociales sobre posibles problemas de liquidez de la compañía1. El 7 de noviembre se entregó su principal fuente de utilidades, la administración de los TES, a Bancolombia y el día 8 de noviembre se tomó la decisión de liquidar la compañía.

A simple vista se trata de un proceso normal en donde los organismos de control han dado muestra de su efectividad y han logrado contener un problema que se pudo ir a mayores. Si así se analiza, no queda más que decir que las autoridades han logrado mantener una posición de regulación al sistema financiero, que no sólo se mantiene bajo los más altos estándares de los acuerdos internacionales (Basilea) sino que sigue siendo ejemplo de control, el mismo que le ha valido ser un prototipo a seguir por los países industrializados desde la crisis de 2008, crisis que se mantiene y que seguirá por los próximos 5 años de acuerdo con Ángela Merkel o por lo menos 10 años más como lo plantea el economista catalán Santiago Niño Becerra

Sin embargo, la historia puede ser otra, o mejor tener otras aristas que van más allá de las “imprudencias” de Vladdo, a quien, a propósito, se le debe de abonar que tuvo la valentía de publicitar algo que en los mercados era un secreto a voces.

Ese precisamente es el primer punto a tener en consideración, si en los mercados se sabía del tema por qué las señales de alerta las generaron el BBVA y Vladdo. ¿Dónde estaban los organismos de control? ¿Es que el hecho de buscar socios de la manera que Interbolsa lo estaba haciendo ya no ameritaba un examen juicioso por parte de los organismos de control?

En la misma línea aparecieron los miembros de la Junta Directiva, ahora plantean que las operaciones de riesgo que se estaban realizando fueron sin su consentimiento. Pensemos que esto sea verdad. Así que vuelven y juegan los organismos de control y los llamados Gobiernos Corporativos. Ninguno de ellos funcionó, y si fue verdad que nadie se enteró esto no los exime de responsabilidades. Pero de alguna forma se enteraron, solo lo dirán las actas de la Junta Directiva.

El problema mayor lo constituye la posesión y la persistencia en ello de las acciones de Fabricato. Una empresa textilera que viene perdiendo dinero pero cuya acción se mantiene en unos precios que asustan a cualquier inversionista sensato. En efecto, Fabricato no solo fue el título más valorizado en el año 2011 sino que en el 2012 se ha mantenido su negociabilidad, siendo la segunda mayor en el año, después de Tablemac. Todo esto mientras sus estados financieros no son los más llamativos, pero cuando sobre esta compañía se plantean noticias que van desde la disminución de su endeudamiento hasta sus grandes potencialidades con el TLC. Es decir, sin ir más allá, decía mi abuelo, que a punta de cuentos mantienen el mercado al alza.

En otras palabras física y pura especulación y para mantenerla se hicieron Repos, préstamos de corto plazo entre las entidades del sistema financiero, que si bien son legales, se constituyen en la mejor forma de mantener unas posiciones financieras dadas, aunque no es lo más ortodoxo en manejo de inversiones. Es decir, esto se hace para manejos transitorios de liquidez, no para encarar situaciones de iliquidez estructural. Lo de menos fue el endeudamiento, pero si mantener el paquete accionario. Ahora salir a liquidar la posición en acciones tiene grandes riesgos para la Acción, esto se pudo realizar en el tiempo sin afectar su precio. Pero no se hizo, se prefirió especular e Interbolsa, como los valientes, murió en su Ley.

Pero la realidad es que nos queda es un cierto tufillo de incertidumbre. La misma que rondó las finanzas en la crisis de 1998 en Colombia y exactamente igual a la crisis mundial del 2008. ¿Qué está pasando? ¿Hay alguien jugando a la bolsa, a los títulos, con monedas y a otras pilatunas?

En el sistema económico dominante hay molestias cuando se habla de la necesidad de más y mejor regulación en actividades riesgosas para los ahorros de las sociedades. No hemos aprendido que la libertad de los mercados, especialmente del sistema financiero ha conducido a problemas mayúsculos, a situaciones plagadas de robos, de engaños, a la inmoralidad de un sistema que por el lucro de unos pocos se pone en riesgo e incluso se pierden los esfuerzos de años y años de las familias.

No en vano Joseph Stiglitz, en su reciente libro sobre “El precio de la desigualdad” plantea que “Hoy en día, los problemas de España son consecuencia en gran medida de la misma mezcla de ideología y de intereses especiales que… en Estados Unidos condujo a la liberalización y desregulación de los mercados financieros y a otras políticas “fundamentalistas del mercado”: unas políticas que contribuyeron al elevado nivel de desigualdad e inestabilidad de Estados Unidos y que han dado lugar a unas tasas de crecimiento mucho menores que en las décadas anteriores. Esas políticas “fundamentalistas del mercado” también se denominan “neoliberalismo”… no se basan en una profunda comprensión de la teoría económica moderna, sino en una interpretación ingenua de la economía, basada en los supuestos de una competencia perfecta, de unos mercados perfectos y de una información perfecta.” (12-13)

Por ahora hay que abonarle al Gobierno el salir en serio, aunque tarde, a intervenir, liquidar y comprometer a sus accionistas de Interbolsa, como debe de ser, con sus propios patrimonios. Pero esto, que con seguridad es insuficiente ante los volúmenes de dinero manejados, marcará rupturas importantes en el sistema financiero, donde hay entidades que aun funcionan como empresas familiares, minúsculas, ante el poderío de los grandes conglomerados financieros y ante las obligaciones de tener patrimonios fuertes que respalden la actividad.

El camino será permitir que estos últimos entren y copen todo el sector y a través de banca Universal, con músculo financiero, se realicen las operaciones diarias que no son otra cosa que los juegos financieros con los recursos de la gente. Es un espacio para grandes y lástima que la banca cooperativa no sea lo suficientemente audaz y fuerte para competirles debidamente.

Así que estos negocios se deben de realizar con toda la regulación posible, no hay de otra, acá hay poco espacio para las “libertades” y las “innovaciones financieras”, las creatividades de unos pocos más espabilados, o al menos eso creen. El país requiere con urgencia un sistema financiero con mayor fortaleza y regulación de la que ya tiene y, a la par con esto, una política monetaria y un Banco de la República al servicio y en defensa del crecimiento y desarrollo del país y no solamente del valor de la moneda y las entidades del sistema. Las experiencias del mundo de hoy en crisis financiera deben servirnos para atender estas “pequeñas” señales de mercado. El sentirnos blindados ante crisis financieras propias o externas puede ser el primer paso hacia épocas oscuras, a las cuales no debemos volver.

Edición N° 00328 – Semana 9 al 15 de Noviembre de 2012

1 http://www.elespectador.com/noticias/economia/articulo-385362-bancolombia-asume-negocios-de-interbolsa

 
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
   
 
 
comentarios suministrados por Disqus