Semanario Virtual Caja de Herramientas
 
 

Las buenas señales de la Mesa en La Habana

  Luis Eduardo Celis
  Coordinador de Incidencia Política, Corporación Nuevo Arco Iris
   
 

Transcurridas dos semanas del inicio formal de la segunda etapa, la de acometer el intercambio sobre el primer punto de la agenda acordada entre el Gobierno colombiano y las FARC, el tema de desarrollo rural con enfoque territorial y otros puntos habría que resaltarlos como positivos.

Primero, la decisión unilateral de las FARC de decretar una tregua unilateral de las acciones ofensivas y del conjunto de acciones que adelanta contra la infraestructura minera, petrolera y energética, ésta es una buena decisión, que varias organizaciones le habían solicitado a las FARC y que estas han adoptado, yendo en contravía a su tradición de no realizar gestos unilaterales. En cualquier caso esta es una muy buena noticia y pese a la fragilidad de una decisión que va sólo en un sentido y la respuesta fuerte del Ministro de la Defensa, que está jugando el papel de “duro de la película”, éste es un asunto que muestra una actitud de las FARC: la de ganar un espacio político, con dichas iniciativas, donde al parecer jugó de manera muy positiva el intercambio que las FARC ha tenido con dirigentes del Partido Comunista, en la primera semana de noviembre, donde les insistieron en la importancia de que las FARC decretara una tregua de manera unilateral.

Si la tregua es prorrogada por las FARC, luego del 20 de enero, será una buena señal que mostraría que la Mesa está dando resultados positivos y ponen a las FARC a mantenerse en la tónica de buscar la distensión del conflicto por lo cual estas siete semanas serán realmente cruciales para ver si este proceso toma un buen ritmo; o por el contrario las partes no logran construir un campo común de entendimiento en uno de los asuntos que explica este largo conflicto: el modelo de desarrollo rural que alentó el alzamiento armado.

El segundo gesto o iniciativa de las FARC, fue la respetuosa carta enviada al presidente Barack Obama, en la cual le solicitan otorgar el indulto presidencial a Simón Trinidad. Con esta iniciativa las FARC, pone al Gobierno de los Estados Unidos a pensar en esta posibilidad, la carta dice: “solicitamos al Presidente de los Estados Unidos, que en uso de su facultad para indultar, permita que Simón Trinidad, delegado de paz de las FARC-EP, pueda hacer presencia física en la Mesa de conversaciones de La Habana. Inmenso aporte a la paz de Colombia haría el Gobierno de los Estados Unidos con éste gesto de humanidad”.

Lo interesante de esta comunicación es el tono respetuoso y tendiendo puentes de diálogo con el Gobierno de los Estados Unidos al reconocer virtudes de la democracia estadounidense muy lejos del tradicional tono de críticas al “Imperialismo Norteamericano”, como ha sido la tradición de una organización como las FARC que desde siempre se ha reclamado como enemiga de los Estados Unidos, por eso expresiones como: “Valoramos la capacidad del pueblo norteamericano en cuanto a definir sus destinos por la vía de los sufragios y en ese plano deseamos los mayores éxitos a una gestión que se enrumbe por la senda de la paz mundial” deben ser valoradas como un nuevo gesto de las FARC, de ganar un espacio de opinión favorable, al proceso en curso, en este caso, con la administración del presidente Obama.

Y las buenas noticias siguieron con la definición conjunta, FARC y Gobierno colombiano de pedirle a la Naciones Unidas y a la Universidad Nacional la realización de un Foro sobre el tema de Desarrollo Agrario Integral los días 17, 18 y 19 de diciembre, y definieron que esta iniciativa es: con el objetivo de que la Mesa reciba insumos y propuestas provenientes de la participación ciudadana de utilidad para la discusión del primer punto de la Agenda”.

Dicho foro abre una posibilidad concreta de participación ciudadana y social, que era un punto tenso entre el Gobierno y las FARC, y lo hace con una formulación concreta que va a posibilitar que se exprese una pluralidad de organizaciones, gremios, académicos, lo cual por supuesto es buena noticia y le va a mostrar a la Mesa de diálogos y negociaciones y al país que es posible realizar procesos participativos de una manera eficiente y productiva.

Y como las buenas noticias han sido prodigas, tenemos el buen ejercicio de las Comisiones de Paz de Senado y Cámara de Representantes que realizaron ocho mesas temáticas regionales donde se recibieron propuestas sobre tres puntos de la agenda: desarrollo rural, participación política y drogas ilícitas y narcotráfico, este ejercicio va a ser compendiado en un documento que será presentado al país el próximo 6 de diciembre y le será entregado al Gobierno y a las FARC como un insumo para la Mesa y lo más relevante es el valor que las FARC, le reconoce a esta iniciativa, en términos de:  “Independientemente de cualquier restricción, las FARC, Ejército del pueblo, ponderan el trabajo que ustedes han desarrollado para hacer llegar las voces del común a nuestras manos. Con seguridad la construcción de ustedes será insumo fundamental para elaborar las conclusiones que tracen el camino hacia la reconciliación que anhela el pueblo colombiano”.

Estas dos semanas de funcionamiento de la mesa en La Habana muestra que las FARC tienen voluntad de buscar un camino de entendimiento y que la participación de la ciudadanía es posible.

Edición N° 00331 – Semana de Noviembre 30 al 6 de Diciembre de 2012
 
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
   
 
 
comentarios suministrados por Disqus