Semanario Virtual Caja de Herramientas
 
 

Navegar mientras construimos el barco:
30 años del movimiento pedagógico

  Jefferson Gallego F.
  Asesor Estrategia de educación
   
 

Esta semana se celebra los 30 años del movimiento pedagógico, el cual nace en Colombia en los 80's y es uno de los legados mas importantes de la Federación nacional de educadores -FECODE-, con el cual emergen sujetos de pedagogía, que en tanto actores colectivos le dan sentido a su propio que hacer y consolidan un proyecto alternativo de educación, como lo plantea José Fernando Ocampo “un gesto histórico sin precedentes en América Latina se ha señalado el hecho de haber convocado al trabajo conjunto por los ideales del movimiento pedagógico tanto a los investigadores de las universidades y centros de educación popular, como a los maestros llamados de tiza y tablero1”, generando así un cambio del activismo exclusivamente laboral, a una reivindicación del maestro como sujeto político.

Buscando con ello hacer frente a las políticas publicas de la época, y sus intereses de “racionalizar y mejorar la calidad”, con un fin de control político y pedagógico, escenario que sigue vigente después de estos treinta años, y mas aún en el marco de la hegemonía de las competencias, los estándares y las pruebas estandarizadas, que han reducido el quehacer pedagógico, el conocimiento y la educación a formar para responderlas, reduciendo con ello la capacidad critica.

Es por esto que de esta conmemoración surgen distintos llamados en pro de continuar el proceso de transformación argumentado y seguir siendo el movimiento pedagógico (cada vez mas amplio) la punta de lanza de defensa de la educación como derecho humano fundamental, de carácter público, gratuita, de calidad y financiada por el estado; que se recupere como mínimo los fines de la educación plasmados en el articulo 5 de la ley general de educación en la que se encuentran entre ellos: a) el pleno desarrollo de la personalidad sin más limitaciones que las que le imponen los derechos de los demás y el orden jurídico, dentro de un proceso de formación integral, física, psíquica, intelectual, moral, espiritual, social, afectiva, ética, cívica y demás valores humanos, b) la formación en el respecto a la vida y a los demás derechos humanos, a la paz, a los principios democráticos, de convivencia, pluralismo, justicia, solidaridad y equidad, así como en el ejercicio de la tolerancia y de la libertad, c) la formación para facilitar la participación de todos en las decisiones que los afectan en la vida económica, política, administrativa y cultural de la Nación, d) la adquisición y generación de los conocimientos científicos y técnicos más avanzados, humanísticos, históricos, sociales, geográficos y estéticos, mediante la apropiación de hábitos intelectuales adecuados para el desarrollo del saber. Etc.; promoviendo de esta manera un gran debate sobre la educación, tanto en el magisterio colombiano, como en los padres y madres de familias, los y las estudiantes y la comunidad en general, y así reivindicar el papel de la educación publica en Colombia, y en palabras de Ocampo “lógicamente convertir la practica pedagógica del maestro en una practica que nos lleve a entregarle a la sociedad colombiana un ciudadano con formación política y democrática capaz de enarbolar las banderas de la resistencia social, que permita en un futuro no muy lejano transformar el ejercicio de la democracia a nivel nacional.”

Edición N° 00332 – Semana del 7 al 13 de Diciembre de 2012

1 JOSE FERNANDO OCAMPO, NOTAS SOBRE EL DEBATE EN TORNO AL CARÁCTER DE LA EDUCACIENSEÑANZA, Septiembre, 2011

 
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
   
 
 
comentarios suministrados por Disqus