Semanario Virtual Caja de Herramientas
 
 

La tragedia de Pistorius: ¿secuestro emocional?

  Alonso Ojeda Awad
  Ex – Embajador de Colombia, Director Programa de Paz U.P.N.
   
 

El mundo de las noticias fue sacudido por la muerte violenta de la hermosa modelo sudafricana Reeva Steenkamp a manos de su novio, Oscar Pistorius, famoso atleta mundial, en la fatídica noche del 13 de febrero de 2013, en Pretoria, Sudáfrica.

Los más importantes comentaristas del deporte y la farándula no podían dar crédito a los hechos que narraban. Como era posible que un joven atleta de 26 años, quien fue capaz de superar una dolorosa niñez, caracterizada por la falta de los huesos peronés terminando en la amputación de sus piernas, quien pudo convertirse, a base de su esfuerzo físico y psíquico, en uno de los mejores atletas, maravillando al mundo al ganar en los 400 mts planos que corrió en los pasados juegos olímpicos de Londres. ¿Cómo pudo cometer este excepcional atleta, el frió asesinato al eliminar, con 4 disparos de pistola, la vida promisoria de quien era su novia y compañera?

Iniciado el juicio, ante los tribunales, el Fiscal de la causa acusó a Pistorius de asesinato premeditado y pidió para el incriminado la más fuerte de las condenas “Cadena Perpetua”.

El acusado ha respondido por medio de comunicados escritos, que han sido leídos en el juicio, donde sostiene que el homicidio no fue premeditado, sino que él fue víctima de complejas situaciones y confusiones que lo llevaron, irracionalmente, a disparar en varias oportunidades su pistola contra la sombra de un cuerpo que se movía tras las puertas del baño, el cual él pensó, era un ladrón y termino, fatídicamente, siendo el cuerpo de su novia.

Hoy, no será tan fácil para el juez condenar a Pistorius, sobre todo teniendo en cuenta las nuevas teorías que han surgido desde que el grupo de investigadores de la mente, Ledoux y Daniel Goleman, abrieron las puertas de lo que ellos han llamado “Secuestro emocional”.

Pero, ¿qué es el “secuestro emocional” que podría aliviarle la larga condena a Pistorius?

Es exactamente la situación que se presenta cuando la pasión o el miedo desbordan a la razón y en el caso que nos ocupa, según las palabras del inculpado… “cuando regresó a su alcoba, con la idea fija de que un ladrón había penetrado a su casa, vio la imagen borrosa de un cuerpo en el baño”.

Esto desató una emoción de miedo de tal magnitud que la amígdala cerebelosa, entidad neurológica situada en la profundidad del cerebro y quien vigila con marcado sigilo todas las situaciones que nos amenazan, asumió el control.

Este control es una reacción instantánea mental que se presenta cuando la persona al verse amenazada de muerte, su cerebro ordena, a través de múltiples mecanismos neurológicos hormonales (adrenalina), secuestrar a la razón y tomar el control automático mental dando la orden perentoria e instantánea  de disparar para acabar con la hipotética amenaza.

Esto fue, a la luz de las últimas investigaciones acerca de la inteligencia emocional, lo que pudo haber ocurrido. De ser así, el momento desgraciado se presenta porque Pistorius tiene un arma de fuego en la mano. Si no hubiese tenido la pistola que dispara, sino cualquier otra arma no letal para su defensa, con toda seguridad, este caso no hubiera pasado de algunos cuantos golpes, mientras rápidamente la razón le enseñaba que quien estaba en el baño no era el ladrón sino su novia.

Con sabiduría, el presidente Obama, en los Estados Unidos, ha decidido brindar un amplio y generoso presupuesto para avanzar más rápido en el estudio y las investigaciones acerca del cerebro. ¡¡Que buena noticia esta!! Quizás estamos cerca de descubrir los mecanismos más complejos de la emoción, que al ser comprendidos en formas inadecuadas nos permiten portar armas de fuego con tanta ligereza, originando estas situaciones que son verdaderas tragedias.

Entonces, el presidente Obama, puede estar entendiendo desde el punto de vista neurológico la grave actitud de tener en las casas armas de fuego y al demostrar con investigaciones neurológicas, las fragilidades humanas y está dando la señal que se debe prohibir su tenencia; sólo podrán poseerlas y manejarlas las fuerzas del Ejército y la Policía autorizadas constitucionalmente.

Edición N° 00341 – Semana del 1º al 7 de Marzo de 2013
 
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
   
 
 
comentarios suministrados por Disqus