Semanario Virtual Caja de Herramientas
 
 

Reforma Pensional: segunda estocada a la clase media

  Héctor Vásquez F.
  Escuela Nacional Sindical
   
 

El Gobierno Santos se ha propuesto exprimir hasta donde sea posible a la clase media del país. Primero fue con la reforma tributaria: los impuestos que se le rebajaron al gran capital en la última reforma tributaria, – el impuesto de renta se rebajó del 33 al 25% y a los empleadores se les eximió de pagar el 13.5% del valor de la nómina que antes pagaban para financiar la salud de los trabajadores, el ICBF y el SENA-, se van a compensar castigando los ingresos de la clase media del país que se pensione, es decir, de los profesionales y trabajadores que hoy tienen ingresos superiores a 5.8 salarios mínimos.

“Los 6,7 billones de pesos que dejarán de pagar por parafiscalidad se cobrarán a las personas naturales, para las cuales aumentará la carga tributaria directa (impuesto a la renta) e indirecta (IVA. En resumen, las empresas pagarán menos parafiscalidad y las personas naturales más renta, generando una redistribución funcional -entre propietarios y asalariados- del ingreso contraria a los principios de justicia social”1.

Con la reforma pensional, el gobierno de Santos se propone eliminarle uno de los pocos beneficios que este sector recibe del Estado Social: la financiación de su pensión, que hoy se liquida según el ingreso base de la liquidación de sus aportes al sistema pensional, un beneficio por el que aportan durante toda su vida laboral y que se traduce en una mesada pensional que les permite mantenerse con dignidad hasta el final de sus días.

En efecto, en el proyecto de reforma pensional, el gobierno ha anunciado que en adelante únicamente financiará pensiones iguales a un salario mínimo, “y los que puedan cotizar por encima de ese monto, sus aportes se harán en el Régimen de Ahorro con solidaridad, RAIS, a través de los fondos privados de pensión”2.

La propuesta está enmascarada en un supuesto criterio de igualdad que pretende acabar con las pensiones altas, que no son precisamente las que a través de sus cotizaciones se financian los trabajadores y trabajadores que pertenecen a la clase media. Del total de los pensionados por COLPENSIONES (antiguo ISS), el 89.9% tienen pensiones hasta por 4 SML; el 6.5%, entre 4 y 7 SML, el 2% reciben una pensión entre 7 y 10 SML; el 1.3% cuentan con pensiones de más 10 y hasta 16 SML; y apenas el 0.2% pensiones por encima de 16 SML3.

Como se ve, no es castigando a la clase media que el gobierno va a solucionar el impacto que el pago de las pensiones tiene sobre el presupuesto nacional, el que parece ser el objetivo único de la reforma, (“que no quiebre el sistema”), y no, como nos lo quiere hacer creer el gobierno, el de “ampliar la cobertura” y garantizar “más igualdad”.

En esta propuesta, la “igualdad” se lograría igualando por lo bajo las pensiones, pues en los fondos privados de pensiones la única posibilidad que cualquier ciudadano tendría de acceder siquiera a una pensión adicional equivalente a un salario mínimo mensual, es si cotiza sobre 5 salarios mínimos, una condición que apenas la tienen el 7% de los afiliados activos a los fondos privados de pensiones, con un agravante, que esta cotización se supone que sería voluntaria, y no obligatoria como ocurre con la cotización sobre un salario mínimo.

Este último factor plantea un interrogante en relación con la obligación que hoy tienen los empleadores de cotizar el 12% sobre el valor de la nómina de sus trabajadores: si a partir de un salario mínimo la cotización adicional es voluntaria, ¿tienen los empleadores la obligación de cotizar sobre el ahorro adicional de los trabajadores, o en adelante quedarán excluidos de ella, y la cotización adicional a la que se refiere la reforma es únicamente la del 4% que corresponde al trabajador?

De ser afirmativa la última parte de la pregunta, estaríamos nuevamente ante otra reforma laboral que le incrementa ingresos al capital: la de la reforma tributaria, que los exoneró de los pagos de salud y de la financiación del ICBF y el SENA, y la que estarían implícita en la reforma pensional, que los exonera de pagar su cotización por encima de un salario mínimo, del 39.3% de los actuales afiliados al sistema pensional.

Edición N° 00342 – Semana del 8 al 14 de Marzo de 2013

1 SARMIENTO, Libardo. Reforma Tributaria, Desigualdad y Pobreza en Colombia.[consultado en marzo de 2013] [online], disponible en: viava.org.co/cajavirtual/svc0336/pdfs/articulo029_336.pdf

2http://www.mintrabajo.gov.co/febrero-2013/1585-mintrabajo-presenta-a-la-comision-septima-de-senado-su-propuesta-de-modelo-de-proteccion-para-la-vejez.html

3 Régimen solidario de prima media con prestación definida. Clasificación pensionados por tipo de pensión, edad, salarios mínimo y sexo. 2012 [online] Disponible en: Superfinanciera.gov.co

 
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
   
 
 
comentarios suministrados por Disqus