Semanario Virtual Caja de Herramientas
 
 

Sindéresis, señores expresidentes

  Alonso Ojeda Awad
  Ex – Embajador de Colombia, Director Programa de Paz U.P.N.
   
 

Debo reconocerles a todos mis amigos y lectores que me causó mucha sorpresa los duros cuestionamientos que los señores expresidentes Andrés Pastrana y Álvaro Uribe dirigieron al presidente Juan Manuel Santos, a través de su Ministro del Interior, Fernando Carrillo, en una época no propicia para peleas con palabras agresivas, como lo es la Semana Santa.

Esto me llevó a pensar que era necesario, desde un compromiso pedagógico, escribir una crónica donde,  precisamente, se rescataran valores humanos que nos obligan a una buena relación entre todos los colombianos y fue allí donde llegó a mi memoria el término “Sindéresis”, que tanta falta está haciendo a la sociedad colombiana y sobre todo a los expresidentes en referencia.

Decidí entonces buscar, en el viejo Larousse Ilustrado que heredé de mi padre, el significado de sindéresis y vean lo que dice: “Entendimiento, juicio, capacidad para juzgar rectamente”, y esto es lo que, con el respeto de usanza, queremos pedirles a los señores expresidentes, desde la Universidad Pedagógica Nacional como  “Educadora de educadores”.

El hecho de haber ostentado el máximo reconocimiento democrático que la sociedad otorga al Presidente, crea desde ese mismo momento obligaciones en el comportamiento que es imposible no tener en cuenta. El Presidente y los expresidentes de la República se convierten, automáticamente, en modelo para toda una sociedad y en especial, para los niños y los jóvenes que son los que por su edad están dando forma definitiva a su personalidad.

Podrán ustedes imaginarse la alta dosis de agresividad y palabras no correctas que reciben nuestros niños cuando al unísono, en televisión, radio y prensa escrita, se escuchan y se leen frases de duro contenido, agravada en muchos casos, con palabras ofensivas a la dignidad personal y profesional de quien tiene posiciones discrepantes.

En una oportunidad, hablando con el ex rector de la Universidad Pedagógica Nacional, Doctor Gustavo Téllez, sociólogo educado en las más reconocidas disciplinas sociales en Europa, nos decía que uno de los grandes cambios que trajeron los tiempos modernos era el que la televisión se había convertido en el más importante pedagogo de toda la sociedad. Ahora, que hiciera buena o mala pedagogía era otra cosa. Pero si se utilizan los espacios televisivos para ayudar a formar correctamente a los ciudadanos, enseñando a través de la pantalla chica lo que son los valores humanos, el respeto, la tolerancia, la solidaridad, el amor, la justicia, la convivencia y la sindéresis, podríamos estar seguros que se está formando mujeres y hombres con capacidad para discernir y ayudar a construir el proyecto de país que necesita nuestra sociedad. Pero si lo que se irradia a través de los medios de comunicación, radio y televisión, son los anti-valores de la indecencia, la crueldad, la insolidaridad y la injusticia, debemos estar convencidos que estamos labrando el proceso destructivo del proyecto de nación que por el contrario queremos.

Por eso, hoy más que nunca, cuando con verdadera delectación de artista se van construyendo, poco a poco, acuerdos entre el Gobierno Nacional y los representantes de las FARC, en Cuba, es preciso hacer un llamado para usar un lenguaje de respecto y de consideración entre todos los colombianos y colombianas porque ése, y sólo ése, será el camino que nos lleve, más temprano que tarde, a la urgente y necesaria convivencia donde los colombianos seamos capaces de aprovechar todos nuestros potenciales en beneficio de la sociedad, sin exclusiones de ninguna naturaleza.

Pueda ser que la llegada del Cristo resucitado traiga para Colombia las enseñanzas de respeto y consideración que aun en las más álgidas y difíciles discusiones, los colombianos debemos tener siempre presente incluso, y con todo el respeto, también los señores expresidentes de la república Andrés Pastrana y Álvaro Uribe.

Edición N° 00345 – Semana del 5 al 11 de Abril de 2013
 
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
   
 
 
comentarios suministrados por Disqus