Semanario Virtual Caja de Herramientas
 
 

Los desafíos del Ordenamiento Territorial en Bogotá

  Jorge Escobar Hernández
  Director Regional Bogotá Corporación Viva la Ciudadanía
   
 

No ha sido fácil el gobierno de la ciudad para la administración del alcalde Gustavo Pedro, su estilo y sus propuestas han confrontado sectores políticos y gremiales, que lo ven como una amenaza para sus intereses particulares. Desde los inicios de su mandato no han parado las continuas confrontaciones, investigaciones, demandas hasta llegar recientemente a la propuesta de impulsar su revocatoria.

En medio de esta compleja y tensionante realidad se ha debatido la propuesta del gobierno distrital con respecto al Plan de Ordenamiento Territorial, que como era de esperar, no ha estado exenta de esta conflictiva situación, cuyo resultado es adverso a los intereses del gobierno capitalino y en particular al de poder avanzar en la creación de una ciudad con equidad donde todos sus habitantes puedan vivir dignamente.

En las siguientes líneas se hace un análisis de lo sucedido hasta el momento y los posibles caminos a seguir en esta materia. Se empieza con una breve referencia a la relación existentes entre el territorio y los derechos, luego se realiza una aproximación a la propuesta del Plan de Ordenamiento Territorial presentado al Concejo de Bogotá, posteriormente se hace referencia a la forma como fue recibida dicha propuesta en la Personería Distrital, la Veeduría Distrital, los gremios y el Concejo de la ciudad, finalizando con unas consideraciones generales con respecto a lo que puede esperar la capital en este tema.

El territorio y los derechos

El territorio más allá de referirse a una dimensión física, constatable empíricamente, es una construcción social e histórica que expresa las tensiones presentes en una sociedad y los diversos intereses en pugna, que definen una configuración particular del territorio, que en el caso de Bogotá no se caracteriza por ser la más democrática, equitativa y garante de derechos, a pesar de los logros alcanzados en la política social durante las últimas administraciones, como lo veremos más adelante.

En este sentido, el trazado de la ciudad debe orientarse a mejorar las condiciones de vida de las poblaciones cuyos derechos están siendo vulnerados de manera histórica en la ciudad y no centrar de manera exclusiva el ordenamiento del territorio a las demandas del capital local o multilateral cuyo principal interés es generar renta, a costa de no avanzar en el goce efectivo de los derechos de la población que vive en condiciones de pobreza y miseria, afianzando de esta forma el diseño de una ciudad segregada que se caracteriza por su inequidad en el contexto mundial. “Bogotá continua siendo una de las ciudades más inequitativas del mundo en cuanto al ingreso1, situación que se agrava al observar el coeficiente de Gini2 que entre el año 2007 y 2011 aumentó de 0.51 a 0.543, señalando la falta de equidad y redistribución de ingreso en la ciudad. En la perspectiva de generar una ruptura con este paradigma fundamentado en la inequidad, se inscribe la propuesta de Modificación Excepcional al Plan de Ordenamiento Territorial, que inscribió la administración distrital en el Concejo de Bogotá.

La propuesta del Gobierno Distrital

Por no ser este el espacio para una descripción detallada del tema, se hará una referencia sucinta al mismo, enfatizando en los aspectos que nos pueden ayudar a tener una comprensión preliminar del sentido de la propuesta gubernamental. La razón por la cual se presenta esta modificación excepcional en mención, está fundamentada en cinco puntos a saber4:

  • Cambios en las proyecciones y composición poblacional de la ciudad.
  • Necesidad de ejecutar proyectos de impacto en la movilidad de la ciudad.
  • Integración de la gestión del riesgo y la adaptación al cambio climático al ordenamiento territorial como referente determinante ambiental del ordenamiento territorial.
  • Armonización del ordenamiento del suelo rural con la legislación nacional.
  • Simplificación de normas relacionadas con los usos del suelo, claridad en la aplicación de los tratamientos urbanísticos, reconfiguración de la edificabilidad en función de la capacidad de soporte urbano de cada zona de la ciudad.

Con base en lo anterior, se elabora el Proyecto de Acuerdo No.118 de 2013, “Por medio del cual se modifican excepcionalmente las normas urbanísticas del Plan de Ordenamiento Territorial de Bogotá D.C., adoptado mediante Decreto Distrital 619 de 2000, revisado por el Decreto Distrital 469 de 2003 y compilado por el Decreto 190 de 2004", cuyos objetivos son5:

  • Planear el ordenamiento territorial del Distrito Capital en un horizonte de largo plazo.
  • Pasar de un modelo cerrado a un modelo abierto de ordenamiento territorial.
  • Vincular la planeación del Distrito Capital al Sistema de Planeación Regional.
  • Controlar los procesos de expansión urbana en Bogotá y su periferia como soporte al proceso de desconcentración urbana y desarrollo sostenible del territorio rural.
  • Avanzar a un modelo de ciudad región diversificado, con un centro especializado en servicios.
  • Reconocimiento de la interdependencia del sistema urbano y el territorio rural regional y de la construcción de la noción de hábitat en la región.
  • Desarrollo de instrumentos de planeación, gestión urbanística y de regulación del mercado del suelo para la región.
  • Equilibrio y equidad territorial para el beneficio social.

En este último objetivo es conveniente resaltar lo que se propone la Alcaldía Distrital en esta materia:

  • Disminuir los factores que generan pobreza y vulnerabilidad urbana y/o rural, en especial los relacionados con la acumulación de los impactos y la degradación ambiental.
  • Disminuir las causas que generan exclusión, segregación socio-espacial y desigualdad de la población.
  • Fomentar una estructura socio-espacial de la ciudad que favorezca la cohesión social y espacial.
  • Priorizar la inversión pública en la atención de necesidades de las zonas que alberguen los grupos más vulnerables.
  • Generar suelo apto para el desarrollo de programas de Vivienda de Interés Social y Prioritaria, conducentes a disminuir el mercado informal.
  • Ejecutar los programas de dotación de equipamientos y mejoramiento integral en las áreas más deficitarias.
  • Atender de forma prioritaria el reasentamiento de familiar ubicadas en zonas de alto riesgo.
  • Promover la inclusión de las variables sociales en los instrumentos y procesos de planificación de modo que favorezca la identidad, apropiación, pertenencia, participación y solidaridad de la población en un territorio común.

La respuesta institucional y gremial

Este énfasis de la iniciativa del gobierno distrital, no ha sido el tema principal de preocupación por parte de las entidades y gremios, si tenemos en cuenta los pronunciamientos públicos de la Personería Distrital6, la Veeduría Distrital7, Camacol Bogotá8, la Lonja de Propiedad Raíz de Bogotá y la seccional Bogotá de la Asociación Nacional de Industriales.  Para todos ellos, la única respuesta válida y conveniente para la ciudad era archivar el proyecto de acuerdo y en el mejor de los casos volver a presentar una nueva iniciativa al cabildo distrital.

A lo anterior, se suma un manejo de los medios de comunicación que envés de ayudar a profundizar en los argumentos que pueden fundamentar un debate serio de cara a la ciudad, contribuyo a la confusión de la opinión pública como sucedió con el tema de las zonas de prostitución y los centros comerciales, cuestión que alarmó a los propietarios de estos inmuebles y a los ciudadanos en general. Aunque posteriormente, fue aclarado el tema tanto por el Secretario de Planeación Distrital, como del mismo Alcalde, el efecto negativo generado en la población con relación a la verdadera propuesta se había logrado a través de los medios.

El debate en el Concejo Distrital

El ambiente en esta Corporación no iba a ser diferente al anterior, más aún con el número de concejales “salpicados” unos y con medida de aseguramiento otros, por el “carrusel de la contratación” relacionado con la corrupción presentada en diferentes obras de construcción siendo uno de sus iconos la calle 26. Era de esperar que al Alcalde que había promovido esta denuncia le pasaran una cuneta de cobro político, el cual se expresó en la no aprobación del Proyecto de Acuerdo del Plan de Ordenamiento Territorial.

De las tres ponencias presentadas en la Comisión del Plan de Desarrollo y Ordenamiento Territorial del Consejo, dos fueron radicadas con carácter positivo, pertenecientes a los Concejales Diego García Bejarano y Diana Alejandra Rodríguez, del Movimiento Progresistas; la otra, fue negativa y la presentó Miguel Uribe Turbay, del Partido Liberal.  La mayoría de los concejales de la Comisión votaron a favor de esta última alcanzando un total de 9 votos y 6 en contra. De esta forma fue archivado el proyecto de acuerdo y no logró pasar a plenaria de la Corporación.

Lo que viene….

Lo anterior coloca al Alcalde Mayor ante una situación donde debe tomar alguna de las siguientes alternativas: 1. expedir por decreto la “Modificación excepcional al Plan de Ordenamiento Territorial”, que de acuerdo a los expertos en la materia no se puede por impedimentos jurídicos y, de todas formas, de llegar hacerlo se agudizaría el conflicto vigente con el Cabildo Distrital y los sectores institucionales y sociales que están en contra de esta nueva administración para la ciudad. 2. Elaborar una nueva propuesta de POT, cuyos tiempos y aplicación no son favorables para la administración distrital, finalmente, 3. Dejar la revisión para el próximo Alcalde que elijan los capitalinos, lo cual afecta el cumplimiento del Plan de Desarrollo en lo relacionado con el ordenamiento territorial.

Todo lo anterior nos evidencia que avanzar en una transformación del ordenamiento del territorio en Bogotá, con una perspectiva de equidad que favorezca a los sectores más deprimidos de la ciudad todavía no es posible y continúa siendo un desafío para el mandatario de turno, siempre y cuando se inscriba en este horizonte de actuación política y social. El entramado jurídico y político que mantiene a la capital en una dinámica donde se incrementa de manera progresiva la segregación y la desigualdad entre la población y las localidades, como lo demuestran las cifras, continúan imponiendo su lógica en beneficio propio y no de las mayorías que habitan el Distrito Capital.

El esfuerzo de la administración distrital por transformar esta realidad no ha obtenido sus frutos por el momento y requiere revisar las estrategias implementadas en este sentido, porque debemos reconocer que a esta trascendental propuesta para la ciudad le faltó una estrategia de comunicación amplia, masiva, contundente, como también una mayor participación ciudadana, cuya precariedad inicial fue el motivo principal para que el Consejo Territorial de Planeación Distrital presentara un concepto negativo al proyecto de POT, obligando a la administración a iniciar de nuevo el proceso. En esta segunda oportunidad mejoró este aspecto, pero no fue suficiente y falto un mayor esfuerzo de la administración distrital para facilitarle al ciudadano común y corriente una comprensión de la propuesta del Alcalde en esta materia, lo cual habría contribuido a crear una opinión pública favorable a la iniciativa gubernamental, aunque se tuviera en contra un sector del establecimiento.

Edición N° 00355 – Semana del 14 al 20 de Junio de 2013

1 Proyecto de Plan de Desarrollo Distrital “Bogotá Positiva: para vivir mejor”. 2008-2012. Alcaldía Mayor de Bogotá D.C. pág. 68

2 Muestra la relación de los ingresos entre el segmento más rico de la población y el más pobre, su valor oscila entre 0 y 1; en donde 0 es la equidad perfecta es decir que todos los miembros de la sociedad cuentan con el mismo ingreso y 1 es la inequidad absoluta en donde un solo segmento de la sociedad posee todos los ingresos de la sociedad

3 “Bases del Plan de Desarrollo Económico y social y de obras públicas para Bogotá Distrito Capital 2012-2016, Bogotá Humana”. Alcaldía Mayor de Bogotá D.C. Febrero 29 de 2012. Pag.13

4 Modificación excepcional de Normas Urbanísticas del Plan de Ordenamiento Territorial 2013. Documento Técnico de Soporte. Alcaldía Mayor de Bogotá. Bogotá Humana. Pag.15-22

5 Modificación excepcional de Normas Urbanísticas del Plan de Ordenamiento Territorial 2013. Proyecto de Acuerdo Plan de Ordenamiento Territorial. Alcaldía Mayor de Bogotá. Bogotá Humana. Pag.5-9

6 Periódico El Espectador. Bogotá, Junio 4 de 2013.

7 Periódico El Espectador. Bogotá, Junio 11 de 2013

8 Periódico El Espectador. Bogotá, Mayo 28de 2013

 
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
   
 
 
comentarios suministrados por Disqus