Semanario Virtual Caja de Herramientas
 
 

Devenir minoritario

  Mauricio Castaño H.
  Historiador – colombiakritica.blogspot.com/
   
 

Lo macro es escaso o más bien inexistente. Existen las micropolíticas, las segmentarizaciones. Las oficinas de los jefes son proporcionalmente grandes de acuerdo a su importancia. En el municipio de Medellín, por ejemplo, los espacios los miden por unas cuadrículas de por lo menos dos metros. A un Secretario de Despacho le corresponde ocho cuadros, a un subsecretario cinco, quien le sigue, a un líder de programa cuatro, al de Proyecto dos, y a ese funcionario raso Uno, en donde escasamente cabe un escritorio donde apenas puede moverse. La importancia del cargo va acompañada del tamaño del espacio, entre más grande, más son los confort recibidos, sala de juntas, sala de estar, baño privado. Y entre más importante sea el jefe, más allá, en el fondo, con varios filtros, se encuentra el acceso a la oficina del gran jefe.

Anexo con estas esferas de importancia se desprenden las ínfulas de poder, tan variadas como lo es la cultura. Son bien raros esos jefes amables y democráticos, pero en especial que dan buen trato a sus coequiperos. Su mayoría son déspotas, tiranos, hacen sentir su poder, gozan con las humillaciones que hacen sentir a los subalternos. Sienten un placer excitante cuando hace alguien les pide clemencia, cuando hacen poner al límite ese pedazo de dignidad humana. A esta especie de jefes los asiste un aire de superioridad, lo que les habilita en despotismo, en fachismo. Como macho alfa, impone su fuerza, somete a quienes quiere tener cerca, o mantiene a distancia a sus amenazas. El motor de su existencia que los anima es una especie de orgullo, de superioridad que los eleva imaginariamente por encima de los demás.

Los mandos medios o el burócrata medio, de bajo perfil, hace sentir su pequeño terruño de poder obstaculizando el más mínimo trámite al débil, al de más bajo rango o a ese ciudadano común que se deja intimidar. Similar a como lo describió Kafka en el Castillo, el burócrata hace sentir su pequeño espacio de poder escondiendo información o torpedeando su flujo. La Secretaria del jefe hace lo posible mantener al jefe alejado de quienes ella considera, según su criterio, no son merecedores de su presencia. O si en sus manos está, dilatan cualquier papel firmado, para vengarse de cualquier disgusto que les hayan hecho pasar. Es allí donde reside su pequeña parcela de poder.

Los devenires minoritarios son una alternativa para hacer frente a esos brotes de que aún persisten de suficiencia de poder absoluto. El devenir expresa cada particularidad, cada colectivo, si se quiere, vive sus propias miserias o sus triunfos, sus propias luchas. Se reivindican en sus particularidades, padecen sus angustias y no la que otros poderes despóticos les imponen. Donde halla haya cualquier protuberancia de poder, existirá la amenaza de aplastar otras existencias que se establecen como micro. Bienvenida esas defensas de devenires minoritarios, incluidos los movimientos políticos.

Edición N° 00355 – Semana del 14 al 20 de Junio de 2013
 
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
   
 
 
comentarios suministrados por Disqus