Semanario Virtual Caja de Herramientas
 
 

Petro, a la hora de nona

  Miguel Ángel Herrera Zgaib
  Director Grupo de Investigación Presidencialismo y Participación,
Ex rector nacional de la Universidad Libre
   
 

¿Una rabieta?

“Estoy tratando de entenderlo y asimilarlo.” Carlos Vicente de Roux, concejal Progresista.

A la mitad de esta semana el temperamental Gustavo se vino con una diatriba frente al curso de la revocatoria en su contra como alcalde de Bogotá, diciendo que renunciaría a los recursos para someterse a la suerte de las urnas.

Con tan mala suerte para Petro, que una tutela presentada a su favor fue aceptada por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca. Al día siguiente el soberbio burgomaestre tuvo que recular, entre otras razones, porque las tutelas una vez falladas tienen que cumplirse. ¡No hay “tutía” que valga!

La carta que no llegó

“Enviaré carta al Registrador para que convoque elecciones”. Tuiteo de Gustavo Petro.

Lo dispuesto por el Tribunal de Cundinamarca ordena al Alcalde que conforme un equipo de 10 grafólogos para que revisen todas las firmas que respaldaron el trámite de su revocatoria el pasado 18 de abril. A propósito de las cuales sus compañeros de gobierno y del movimiento Progresistas, los dos Guillermos, un día antes de conocer la decisión de la Registraduría Distrital  indicaron que la mayoría de las firmas recolectadas no eran válidas, como resultado de las revisión previa que en privado ellos habían adelantado en representación del alcalde en trance de ser revocado.

Conformado el equipo, éste tendrá quince días para ofrecer sus conclusiones a la registraduría nacional, quien dirá la última palabra, certificando si hay el número suficiente para convocar a la ciudadanía a la votación. El propio registrador Sánchez, sorprendido en su ignorancia aventuró incluso la hipótesis que Petro pudiera renunciar a la tutela, y se equivocó.

El clima político y la suerte de Bogotá

“Tengo absoluta confianza en que la mayoría popular acompaña el mandato de “Bogotá Humana”. Gustavo Petro.

En la otra orilla, los dos Migueles, con el condotiero Miguel Gómez Martínez, tendrán que asistir a la operación que no ha ocurrido en la revisión de resultados con ocasión de la disputa presidencial en Venezuela.

Allí sabemos que el perdedor oficial Henrique Capriles despotricó contra las cifras, puso en la calle a sus partidarios, hubo muertos e incendios, y el Consejo Nacional Electoral no accedió a revisar las planillas para constatar las firmas y cada uno de los votos depositados.

El candidato derrotado vino a enjugar sus lágrimas de protesta con el presidente vecino, Juan Manuel Santos, y el asunto adquirió ribetes regionales, y desairó las paces binacionales acordadas en Santa Marta, en el nuevo tiempo de los mejores amigos.

Siguiendo en este contencioso cívico, Capriles recibió nones del electo presidente de México, donde el PRI, cuando el elegido fue Salinas de Gortari, no aceptó que revisaran las firmas para acreditar o desacreditar el fraude contra su rival, Cuauhtemoc Cárdenas

Entre el Procurador y la Registraduría

Pero, en Bogotá, se desentrañará un misterio que afecta los imperfectos sistemas electorales de los regímenes presidenciales que existen allende del Norte del Río Bravo y se extienden hasta la Patagonia. Aquí no va más la hipótesis socorrida, que no probada, incluso en Colombia, con el caso de la Anapo del 19 de abril de 1970, que “le que escruta elige”.

Porque el escrutinio será revisado de “pe a pa”. Se determinará si los bogotanos podemos tener seguridad en los ejercicios electorales de revocatoria, donde revocatorias, referendos y plebiscitos empiezan a ganar momento, aunque hasta la fecha ningún referendo de los que se han propuesto haya prosperado.

Las más de las veces los referendos han muerto en la aduana congresional que reunidas las firmas requeridas los descalifica incluso alegando como pretexto la ignorancia. El único que sí se llevó a cabo, propuesto para complacer al ex Uribe Vélez, solo obtuvo la aprobación para uno de sus puntos, los restantes fueron derrotados por la abstención, que por primera y única vez se contó por el maltrecho sistema electoral.

Aquí, con el mecanismo de la revocatoria, no hay la talanquera del Congreso. Así que la Registraduría Nacional vivirá la máxima prueba de confiabilidad posible como institución en entredicho y tránsito de dar el gran salto electrónico.

El alcalde Petro, con entusiasmo polémico y disposición política retadora, extendió la franquicia popular, ad portas de este evento, cuando en el coliseo Cayetano Cañizares, de Kennedy dijo: “Este es un gobierno entregado al pueblo y es cero corrupción.”

Y luego el alcalde interpeló a los cientos de asistentes así: “Yo llego hasta donde ustedes digan”. Lo que hizo asociar su perorata con la de Uribe, cuando en las postrimerías de su segundo gobierno hizo correr la especie del “estado de opinión” para poner en tensión los mecanismos propios de la democracia liberal, de la representación política.

Un día después de la rectificación del mandatario, el miércoles 26, los integrantes de Arambiental, en número superior a 1000 personas, recicladores y carreteros, se movilizaron en apoyo al alcalde desde la Plaza de toros hasta el Palacio Liévano. No cantaron “La Marsellesa”, tampoco el Himno Nacional con la estrofa que recuperó el M-19 del olvido, junto a la espada de Bolívar. No, en este caso gritaron, corearon un estribillo quizás premonitorio: “¡arriba el reciclador, abajo el procurador!”

Amanecerá y veremos

“La dura oposición contra la administración Petro es la demostración más clara del impacto estructural que tienen sus políticas. Sorprende el desconocimiento que existe entre los bogotanos sobre los alcances de los temas que están en discusión en el plan de desarrollo y en el POT.” Jorge Iván González, en “Desde Abajo”, p. 9.

Gustavo Petro, los Progresistas y su proyecto de Bogotá Humana, en contraste con la Bogotá de cemento y los rapaces urbanizadores, habrá otorgado otro beneficio prometido, una primera rebaja en el aseo, del 11 por ciento, que anunció el Alcalde este miércoles en rueda de prensa.

La rebaja será retroactiva al primero de junio; y esta sumará alrededor de 35 mil millones de pesos, que le regresarán a los habitantes, según estrato, y se descontará de las arcas públicas basada en una “inconsistencia” de las cuentas municipales, que en materia de aseo contabilizaba a 1.900.000 usuarios, en lugar de los 2.400.000 que efectivamente pagan la tarifa.

La rebaja la había calculado Petro en un ocho por ciento, así que se incrementó, incluyendo un seis por ciento restante que se destina al pago de los trabajadores de la basura. Lo cual dará un total de diecisiete porciento que regresa al común estratificado y heterogéneo donde los pobres siguen siendo la mayoría.

En Bogotá, las cuentas del erario no estaban claras, y en cambio, la basura si estaba espesa por los tres días que duró el despelote bogotano, cuando el programa “Basura 0” hizo un “debut catastrófico”.

De entonces a ahora, la basura local se convirtió en oro electoral, y hay bucaneros dispuestos a torpedear el frágil bajel de los “Progresistas” con Petro como su capitán a punto del naufragio.

Hay, por supuesto, una tabla de salvación, para este marino de agua dulce, quien rebajó sus costos para beneplácito de los más pobres, con quienes ha ganado sintonía y futuros votos. Si la Registraduría acredita que las firmas válidas no son suficientes. Entonces, el Capitán Garfio, quien podrá acabar con la vida política del burgomaestre, no la tendrá fácil para destituirlo por faltas graves que ya le ha imputado la procuraduría delegada.

La gente que habita en los 1637 barrios de origen ilegal, que viven en 8.059 has, no verán con los mismos ojos la suerte del Alcalde, que con la que lo juzgan los habitantes de las 38.430 has restantes del perímetro urbano establecido en el POT (Decreto 190 de 2004), cuando en algo más de un mes, incluidos los cálculos posibles de la Procuraduría se esté decidiendo si se vota o no la revocatoria; y en cambio se “bota” al Alcalde en funciones de su puesto. Amanecerá y veremos. El juego aún no termina.

Edición N° 00357 – Semana del 28 de Junio al 4 de Julio de 2013
 
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
   
 
 
comentarios suministrados por Disqus