Semanario Virtual Caja de Herramientas
 
 

Las preocupaciones por la paz

  Alonso Ojeda Awad
  Ex embajador de Colombia
   
 

Las noticias procedentes de La Habana en relación a los diálogos entre representantes del Gobierno Nacional y las FARC, no son tan esperanzadoras como al comienzo. En la medida en que se va profundizando en la agenda de análisis y discusión las dificultades parecen acrecentarse.

Son cinco los temas para discutir: política de desarrollo agrario integral, participación política, fin del conflicto y justicia transicional, solución al problema de las drogas ilícitas y la situación de las víctimas del conflicto armado.

El primer punto referido a la política de desarrollo agrario integral que parecía inicialmente iba a ser un duro cuello de botella en las conversaciones, afortunadamente pudieron superarse los escollos y llegar a unos acuerdos que comprometen al Estado y a la insurgencia en conseguir un nuevo modelo de desarrollo para el campo donde el punto central debe ser el reconocimiento a tierras, crédito, semillas, fertilizantes, mercadeo, vías, educación y salud para los amplios sectores campesinos.

En el segundo punto referido a la participación política comenzaron a presentarse algunos escollos, sobre todo al manifestarse a través de los medios de comunicación, los viejos sectores latifundistas y derechistas quienes expresan una centenaria “urticaria” cuando de reconocimientos políticos a la guerrilla se trata. Y aquí ha sido Troya. Los representantes de la insurgencia, con razón, manifiestan que no han luchado ilegalmente durante quince años por la construcción de un nuevo modelo de desarrollo social para merecer al final de los diálogos de paz una condena penitenciaria que negaría las posibilidades de llegar al Legislativo, donde puedan con la fuerza de la razón y la palabra y silenciado los fusiles, proponer y realizar las urgentes reformas sociales que han taponado desde el siglo pasado el reconocimiento a los amplios sectores poblacionales que reclaman una verdadera y práctica política pública en Derechos Humanos.

Esta falta de magnanimidad que expresan en declaraciones abundantes los sectores políticos, no afectos a la paz ha ido extendiendo en toda la opinión nacional cierto grado de desánimo y mermándole el apoyo que con urgencia reclaman hoy los diálogos de paz de La Habana.

Porque no nos digamos mentiras, si no logramos los acuerdos suficientes para parar la violencia y la lucha armada en este significativo e importante período presidencial, los escenarios futuros se podrán caracterizar por un aumento en la marcada pugnacidad que sobre estos temas expresan cada vez que hay oportunidad, los actores políticos de la vida nacional.

No lograr la firma de un acuerdo de paz en estos momentos significaría que aplazaríamos nuevamente las conversaciones para diez años más tarde como cíclicamente ha venido ocurriendo con el incremento de cifras de muertos, atentados a la infraestructura,  deterioro en las condiciones de vida de los colombianos y aumento exagerado del presupuesto militar.

Por eso queremos hacer desde la Universidad Pedagógica Nacional un nuevo llamamiento por la paz que estimule los corazones de hombres y mujeres, amantes de la convivencia y de la justicia social y que posibilite, más temprano que tarde, la terminación del análisis y discusión de la agenda en La Habana; podamos ver el inicio del silenciamiento de los fusiles y el surgimiento de nuevas organizaciones políticas que expresen su inconformidad y rechazo por el sistema económico vigente, pero que lo hagan exclusivamente a través de la lucha política, electoral y nunca más por las vías de la violencia.

Edición N° 00369 – Semana del 20 al 26 de Septiembre de 2013
 
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
   
 
 
comentarios suministrados por Disqus