Semanario Virtual Caja de Herramientas
 
 

Tierra de nadie

  Mauricio Castaño H.
 

Historiador http://colombiakritica.blogspot.com/

   
 

El sueño de la mayoría pobre es tener vivienda propia. Los sueldos de hambre y la presión del ascenso cultural, hacen que dediquen toda una vida de esfuerzos y ahorros para lograrlo. Van en busca de un territorio, un barrio en donde la violencia no pueda alcanzarlos tan pronto. El poblamiento en Medellín ha sido de manera no planificada, los campesinos llegados y desplazados por la mano criminal, se asientan en las laderas y negocian cualquier montículo de terruño en donde levantar una choza, un tugurio. En los demás barrios, los empresarios del cemento imponen caos y especulación al mundo administrativo y político. La responsabilidad ética se reduce a volverse millonarios en corto tiempo, no importa si tienen que saltar sobre algún cadáver.

Es escándalo el derrumbe de una torre y pronto de la unidad residencial Space, en un exclusivo barrio de la ciudad, el Poblado, y en otras unidades residenciales más amenazan igual suerte, de la empresa constructora CDO, cuyo líder es un reconocido político, ex gobernador de Antioquia y presidente de la prestigiosa compañía que reúne a toda esa ralea SAI (sociedad antioqueña de ingenieros), Álvaro Villegas Moreno, es de la misma cepa de esa sociedad llamada democrática que con su dirigencia a la cabeza, se reduce a prestar sus favores a estos vulgares negociantes. Igual vale para los organismos que controlan el sucio negocio, las llamas Curadurías, encargadas de vigilar que las cosas se hagan bien y no estafen y pongan en peligro la vida de los ilusionados compradores. Nada de control, sucedió que el Curador de ese barrio conocido de ricos, El Poblado, da licencias sin el debido cuidado, gracias a los sobornos, pues no se tiene permitido beneficios sobre lo que se ejerce controles. Se prevé un mayor desastre en ese barrio y en la ciudad por cuenta de estos mercaderes de la construcción y de la política (Editorial de El Colombiano 13.10.13).

Recomendaba a sus allegados en voz baja un ex mandatario de Medellín, se fueran de este mierdero a otro país limpio, en donde no se padeciera esa mafia empresarial que todo lo vende y todo lo negocia, todo lo soborna, sin importar la gente, las vidas. Sólo guardan sus intereses personales y atesorar dinero bien pronto, fieles a la ética empresarial antioqueña. A estas alturas, se está en un territorio de nadie, sólo las mafias del negocio y del crimen o Rentas Criminales como hoy les llaman, son reyes, los demás viven bajo la ilusión y el miedo. A decir verdad, los ricos no viven en Medellín, han migrado al territorio vecino que tiene por nombre Llano Grande, allí fabrican sus grandes casas en terrenos amplios que garanticen lejanías de sus pares. Allí pasan sus temporadas y las demás en otros países según sus inclinaciones: si son bien ignorantes, prefieren el mundo de la incultura y de la obesidad gringa; si se sienten de modales refinados, van donde los ingleses, y si son intelectuales vendidos a la institucionalidad, van a parar al país de los perfumes y de los sabores: Francia.

Poco se espera de una sociedad en donde los empresarios, políticos y administradores, juegan al negocio mal habido, estafando gentes que van vendados camino a sus fábricas con un sueño. Sólo sufren un leve despertar cuando su hábitat de estafa se les viene encima, ese micro universo en el cual nos desplegamos para descansar y reflejarnos en el que nos develamos ante nuestros íntimos. No tenemos dirigencia en quien confiar, nuestro más próximo es sospechoso. Una pregunta nos asiste: ¿hasta cuándo seremos tierra de nadie?

Edición N° 00373 – Semana del 18 al 24 de Octubre de 2013
 
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
   
 
 
comentarios suministrados por Disqus