Semanario Virtual Caja de Herramientas
 
 

Nueva ola de protestas por el derecho a la salud en Colombia

  Mauricio Torres-Tovar
  Médico militante por el derecho a la salud
   
 

Durante esta semana y la anterior se ha sentido nuevamente el incremento de la protesta social en el país producto de la situación en que se encuentra el sector salud y por la indignación que produce el proyecto de ley 210 que se encuentre en segundo debate en el Congreso de la República, el cual de ser aprobado va a profundizar el modelo de ley 100 y no va a dar salida a la crisis de la salud.

Las protestas se vienen dando de diversas maneras: plantones, marchas, cacerolazos, asambleas permanentes, debates públicos, difusión de información por redes sociales, peticiones de rechazo a través de plataformas virtuales, entre otras.

En este sentido, se puede decir que estamos en un nuevo ciclo de protestas en Colombia demandando la realización de la salud como derecho humano y no como mercancía y negocio, que viene engalanando las calles de las ciudades con pancartas y de manera particular las está tiñendo de color blanco, dado que los principales participantes son los estudiantes de las áreas de la salud, tanto de pregrado como de posgrado.

Pancarta 1: “Cuando una ley es injusta, lo correcto es desobedecer”

Esta vez la gota que ha rebosado el vaso es el proyecto de ley 210 que busca rediseñar, por tercera vez, el sistema general de seguridad social en salud, pero que tal como está estructurado no aborda las causas estructurales de la crisis de la salud que son principalmente la intermediación financiera de las aseguradoras, el establecimiento de barreas económicas, administrativas y geográficas que imponen estas aseguradoras, el énfasis en la atención a la enfermedad individual y no en la promoción y la prevención, los déficits financieros de la red pública hospitalaria, la pérdida de calidad en la formación del talento humano en salud, la falta de oportunidad y de la calidad en la prestación de los servicios de salud que ha generado un enorme costo en enfermedad, sufrimiento y muerte en la sociedad.

Son muchos los debates que se han generado, que vienen permitiendo aclarar qué significa este proyecto de reforma, cuáles son sus propuestas principales, porque no es defendible y sí por el contrario necesario rechazarlo.

Pancarta 2: “Lucha por tus derechos”

De manera particular en esta nueva ola de protestas sociales en salud, han sido los estudiantes de pregrado y posgrado (residentes) lo que han liderado el llamado a la movilización y han generado las marchas blancas, inyectándole un aire juvenil a la protesta.

La pregunta que surge acá es ¿por qué en esta ocasión los estudiantes de las áreas de la salud están tan involucrados en la protesta? Dos pueden ser las respuestas. De un lado un artículo del proyecto de ley, que ya hábilmente fue retirado por el Gobierno Nacional, que estipulaba que la formación y titulación de especialistas en salud no sólo se podía hacer por las universidades, sino directamente por los hospitales sin necesidad de aval de una Universidad o una Escuela de Medicina.

La otra, es que esta propuesta de reforma no resuelve el tema de la precarización laboral y la subordinación administrativa de los profesionales de la salud, asunto que desde hace un buen tiempo ha colocado a los gremios médicos y de otras profesiones de la salud en la orilla de los sectores que demandan un cambio estructural a la Ley 100.

En esta ola de protestas el acuerdo de los diversos sectores que la impulsan y se comprometen en ella, esta alrededor de exigir al Gobierno Nacional que retire el proyecto de reforma de ley en salud, en tanto no resuelve la profunda crisis de salud que vive el país hace varios años.

Pancarta 3: “Ni ley 100, ni reforma. Queremos salud pública y de calidad”

Es claro que el clamor es porque se retire el proyecto de ley actual, pero bajo la comprensión que al retirarlo no se resuelve la situación de crisis y por lo tanto se sostiene la demanda de la configuración de un nuevo sistema de salud en el país que efectivamente garantice el derecho a la salud, coloque el acento en la salud pública y brinde una salud digna al conjunto de la población.

En este aspecto, lo indignante es el desconocimiento del Gobierno Nacional y del Congreso de la República de las iniciativas que han presentado los sectores sociales que pueden dar salidas a la crisis de salud, pero que sin lugar a dudas afectaría los intereses económicos de los empresarios de la salud hoy concentrado en las aseguradoras privadas de salud y respaldados por los altos funcionarios del gobierno nacional y por la mayoría de parlamentarios del Congreso.

Pancarta 4: “Trató de acabar el agro y lo vencimos. Trató con la educación y lo vencimos. Ahora trata con la salud ¡¡Lo venceremos!!!”

Para la sociedad debe ser claro que el escenario con el que hoy se cuenta para poder generar el cambio necesario en el sector salud es el de la movilización y protesta social. Los escenarios del Gobierno Nacional y del Congreso de la República están cerrados, desde allí no va a ser posible avanzar en una perspectiva distinta a la salud como negocio, en tanto existe un triángulo de poder económico y político muy sólido entre las aseguradoras privadas de salud, el Gobierno Nacional y el Congreso de la República.

Por esto, y tal como lo ha venido mostrando y enseñando las protestas dadas en el año anterior por la defensa de la educación pública y las de este año en defensa del agro nacional y del campesinado, sí es posible detener medidas gubernamentales que van en contravía de los derechos sociales, por lo que se hace necesario sostener y profundizar la protestas en salud.

Ya hemos vivido momentos importantes en la intensidad de la movilización en salud como fue la de finales del año 2009 y comienzos del 2010 en contra de la llamada emergencia social en salud, o las que vivimos alrededor de la configuración de la propuesta de la Ley estatutaria en Salud en el año 2012. Pero necesitamos tener conciencia de que ahora debemos mantener la ola de protesta, aún en el escenario posible de que se retirará el proyecto de ley, dado que la apuesta de gran calado es el quiebre definitivo de la Ley 100.

El reto es involucrar cada día más al conjunto de la sociedad, ganarnos su comprensión e indignación. Por esto bienvenidas todas las formas innovadoras de la protesta, bienvenidos las y los estudiantes que amplían la movilización, bienvenidas las iniciativas desde las diversas redes sociales, bienvenidas las peticiones virtuales por retirar el proyecto de ley y establecer un nuevo modelo de salud.

Debemos estar seguros que de sostener, incrementar y profundizar la ola de la protesta social en salud que tenemos en este momento, podremos vencer y conquistar la aspiración de otra-nueva política de estado que geste un modelo y un sistema garante del derecho a la salud para todas y todos y que permita que la sociedad retome la salud en sus manos.

Edición N° 00376 – Semana del 8 al 14 de Noviembre de 2013
 
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
   
 
 
comentarios suministrados por Disqus