La calidad del educador y una pedagogía social en tiempos de construcción de nuevos relacionamientos ciudadanos

  Bernardo Toro A.
  Ex presidente de Viva la Ciudadanía entre los años 1991 – 1992
(Las ideas aquí expresadas son responsabilidad exclusiva del autor)
   
 

Fragmentos para conversaciones

Fragmento 1. El pasado 12 de febrero se presentó, frente a una nutrida asistencia, el estudio Tras la excelencia docente: cómo mejorar la calidad de la educación para todos los colombianos. Estudio realizado para Fundación Compartir por los investigadores Sandra García Jaramillo, Darío Maldonado Carrizosa, Guillermo Perry Rubio, Catherine Rodríguez Orgales, Juan Esteban Saavedra Calvo. http://bit.ly/1hP9R6H

El estudio es un aporte al debate sobre cómo construir una masa crítica de educadores excelentes que generen aprendizajes de excelencia en los niños de Colombia. Como el lector lo puede verificar, si lee inicialmente el resumen ejecutivo, el estudio tiene varias bondades: es una propuesta sistémica para implementar y alcanzar metas a 15 años, con hitos específicos en el tiempo. Formula un conjunto de políticas y estrategias de implementación para alcanzar las metas formuladas sin olvidar posibles variaciones de los escenarios. La propuesta sistémica contempla las dimensiones de 1) formación previa al servicio 2) Selección 3) Evaluación para el mejoramiento continuo 4) Formación en servicio 5) Remuneración y reconocimiento. Recomiendo a todos los educadores, políticos, administradores, investigadores, líderes gremiales y sindicales del sector, leer y debatir en grupos de trabajo este estudio. Un debate diseñado desde la perspectiva de cómo el educador colombiano contribuye a una excelencia educativa que hace posible un nuevo relacionamiento ciudadano.

Fragmento 2. Muchos colombianos esperamos que las conversaciones de La Habana logren sus objetivos. Esta expectativa conlleva necesariamente todo un trabajo de pedagogía social para construir un nuevo relacionamiento ciudadano a todos los niveles (no veo útil ni conveniente hablar de postconflicto).

En este proceso pedagógico tienen un papel fundamental todos los actores sociales que contribuyen a la conformación de los modos de pensar sentir y actuar de una sociedad: los padres de familia, los educadores, los políticos, los predicadores, los comunicadores, los administradores y los artistas. Ellos son los que convierten las tradiciones, saberes y conocimientos de una sociedad en rutinas diarias (protocolos, procedimientos o prácticas) que son las que forman los valores de una sociedad.

En términos prácticos los valores se forman y se fortalecen a través de los diferentes tipos de rutinas que practicamos en los diferentes espacios de socialización en los que trascurren nuestras vidas.

Los principales espacios de socialización más relevantes y algunos tipos de los valores que forman a través de su rutina son:

  • La familia (los vínculos emocionales, la empatía y el autocuidado en salud y del espíritu).
  • La calle y el grupo de amigos (vivir en redes y aprender a interactuar con los que no conocemos, los extraños).
  • Las organizaciones de barrio y los clubes (la solidaridad, a crear y a proteger los bienes colectivos básicos, la mutua protección y a cooperar).
  • La escuela y la universidad (los valores del saber, aprender a trabajar en equipo).
  • El trabajo y las empresas (la producción, creación de riqueza).
  • Las organizaciones intermedias (asociación e interrelacionar lo micro con lo macro).
  • Las organizaciones políticas (la convergencia de intereses).
  • Las iglesias (la transcendencia).
  • Los medios de comunicación (el significado y el sentido).
  • Las redes sociales (aprender a pedir y dar ayuda).
  • Internet (aprender a hacer hipótesis y preguntas pertinentes para obtener conocimiento del saber acumulado)

Una sociedad coherente y con altos niveles de convivencia (como vimos a Japón después del Tsunami) se logra cuando las rutinas de todos estos espacios están orientadas por un mismo proyecto ético, por un mismo norte colectivo.  En Colombia, este norte ético debe ser El Estado Social de Derecho, es decir, hacer posible la dignidad humana en todos estos espacios. Esta coherencia Ética facilita las transacciones económicas, políticas, sociales, culturales, emocionales y espirituales, y crea condiciones para la riqueza e inclusión.

Cuando las rutinas de los diferentes espacios están orientados por diferentes proyectos éticos la sociedad esta fracturada en su cotidianidad. Es los que suceden, por ejemplo, cuando en la escuela se le enseña al niño el respeto a las diferentes culturas y etnias y cuando llega a su casa la mamá le dice que no quiere que venga con amigos negros o indígenas.  Se generan comportamientos de sospecha y desconfianza del otro extraño o diferente. Se termina solo confiando en el círculo íntimo familiar y de amigos, en deterioro de un comportamiento ciudadano público.

Fragmento 3. El proverbio africano dice: “Se necesita toda una aldea para educar un niño”. Se necesitan todos los espacios de socialización operando éticamente sus rutinas para poder educar un niño en niveles de excelencia. No es suficiente que los profesores sean excelentes, se requiere que los otros actores que modelan los modos de pensar, actuar y sentir de los niños y jóvenes actúen también en niveles de excelencia y con el mismo proyecto ético. Por esto, la formación de educadores en excelencia requiere hacer de la educación un bien público, es decir, un bien de igual calidad para todos. Si seguimos aceptando como normal la existencia de dos sistemas educativos de diferente calidad (el estatal y el privado) no es posible lograr la excelencia educativa. Como dice J. Nash, toda búsqueda de excelencia es excluyente a no ser que sea totalizante. Nos parece normal que nuestros hijos reciban educación de una calidad y que los hijos de “los otros” reciban una educación de otra calidad. Este es un problema de diseño del sistema mismo que aísla a los hijos de las elites de los hijos de los sectores menos favorecidos, lo cual impide que la educación contribuya a la articulación social y más bien fomente la fractura y el distanciamiento social. Si la excelencia es para todos será incluyente. Es difícil alcanzar la excelencia para todos cuando sabemos que cerca del 42% de los educadores oficiales de Bogotá tienen sus hijos en colegios privados. Un indicador robusto de mejoramiento de la calidad de la educación puede ser el porcentaje de hijos de educadores matriculados en el sistema estatal. La calidad de la educación privada está relacionada con la calidad de la educación estatal: si la educación del Estado es excelente, solo podrá sobrevivir la educación privada de niveles excepcionales de calidad. Si la calidad educativa del Estado se deteriora aparecen los colegios privados de dudosa calidad.

Fragmento 4. La investigación y la experiencia educativa nos muestran que hay algunas cosas que podemos hacer y entender ahora para mejorar la calidad del sistema mientras vamos Tras la excelencia docente.

  • Una sociedad comienza a valorar y mejorar la educación cuando no culpa a los alumnos del fracaso escolar. Todos podemos aprender cualquier cosa en cualquier momento si el método y la motivación son los adecuados. Un buen educador es un profesional que sabe y puede identificar el mejor método y el mecanismo de motivación adecuado para que el niño aprenda. El éxito y el fracaso escolar son responsabilidad de los adultos que rodean al niño. Culpar a los niños de fracaso escolar es un obstáculo para el mejoramiento educativo.
  • La profesión del educador no es enseñar, es lograr que todos sus alumnos aprendan lo que tienen que aprender en el momento que lo tienen que aprender y que los aprendan en solidaridad y felicidad. La docencia (dar clase) no es la profesión del educador. El educador es un profesional del aprendizaje en la sociedad.
  • Definir el estudio y aprendizaje en grupo cooperativo como el enfoque pedagógico del sistema educativo colombiano. Colombia es reconocida por sus modelos de aprendizaje en grupo cooperativo como Escuela Nueva o la Enseñanza personalizada en Grupo sin embargo los educadores le siguen dando más valor a la clase magistral, la cual es muy efectiva cuando los niños son similares en edad y estrato social. Si queremos niños que vean la diversidad y la diferencia de pensamiento como un valor, capaces de trabajar en grupo y de crear convergencia de intereses debemos hacer del estudio y aprendizaje cooperativo una característica esencial del sistema educativo colombiano.
  • Saber pedir y dar ayuda: la característica del nuevo líder. Ser competente y feliz en un mundo que demanda múltiples transacciones requiere tener de redes emocionales, sociales y profesionales. Estas redes se forman y se crean a través de aprender a dar y a recibir ayuda de los otros. Cuando yo pido ayuda reconozco al otro y cuando recibo ayuda me reconocen y en este proceso se crea la confianza y el mutuo conocimiento. Así se van formando la redes emocionales que me apoyan en los momentos de crisis (enfermedad, pérdidas afectivas, depresiones, soledades, etc.), las redes profesionales a las cuales puedo recurrir para solucionar problemas de trabajo y las redes sociales que me reconocen en mis roles sociales como educador, medico, abogado, carpintero, etc. El enfoque pedagógico de estudio y trabajo cooperativo en grupo forma persona con capacidad de dar y pedir ayuda.
Edición N° 00388 – Semana del 21 al 27 de Febrero– 2014
 
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
   
 
 
comentarios suministrados por Disqus