Por qué voto en blanco en las elecciones parlamentarias

  Mauricio Torres-Tovar
  Médico – Salubrista público
   
 

“Porque esta vez no se trata de cambiar un Presidente, será el pueblo quien construya un país bien diferente”
Canción del Poder Popular – Luis Advis / J. Rojas

Las próximas elecciones parlamentarias pueden generar un hecho inédito en el país, si el voto en blanco llega a tener el porcentaje que se predice.

¿Qué explica que en esta ocasión el voto en blanco tenga tanto respaldo, a pesar de ser un recurso que existe hace muchos años en el país? Sin lugar a dudas hay una profunda ilegitimidad del Congreso de la República. En este actual periodo parlamentario se reveló con mucha contundencia que el grueso de parlamentarias/os sirven a redes de parapolítica y de corrupción, a intereses económicos particulares y familiares.

Se han expuesto muy diversos argumentos a favor y en contra del voto en blanco. Desde los que lo rechazan se plantea como una ingenuidad política, un facilismo del elector al no buscar quién puede representarlo bien, un mecanismo que finalmente permite que el Congreso quede capturado nuevamente por los sectores tradicionales de la política.

De parte de quienes lo defienden argumentan que no es posible seguir legitimando a un Congreso desacreditado y que se requiere sentar una posición ciudadana que forcé su cambio. Igualmente, que esta acción se convierta en un hecho político, que se articula con la demanda de una Asamblea Nacional Constituyente, que lleve a un cambio profundo de las estructuras institucionales y de representación en el país.

El voto en blanco es sin lugar a dudas una expresión política consciente de quien lo ejerce bajo el precepto de que no existe en el abanico de posibilidades quien represente adecuadamente sus intereses. Es una posición que se revela más clara, en comparación con aquel que vota sin conocer lo programático de un candidato o simplemente porque su voto responde a las dinámicas clientelares, corruptas y de control militar territorial muy establecidas en el país1.

El voto en blanco es por esta razón una posición política valida, que debe entenderse principalmente como una acción que busca generar una posición política colectiva desde el escenario electoral. De ganar el voto en blanco lo que se está es demandando un cambio profundo en las estructuras de representación política del país.

Desde luego que hay candidaturas que valdría la pena refrendar, por su transparencia, por su capacidad de nuevo liderazgo, por su compromiso con los intereses de los sectores sociales más necesitados; pero sabemos que no es posible cambiar el actual espectro del Congreso por la vía electoral, la maquinaria esta históricamente ajustada.

La propuesta de voto en blanco busca generar un hecho político inédito, que se debe ligar con las dinámicas sociales que demandan justicia social, democracia de verdad y superación de la histórica exclusión política.

Hoy Colombia requiere de una real apertura política que le dé posibilidad al proceso de paz. El voto en blanco puede contribuir a forzar el establecimiento de una Asamblea Nacional Constituyente; demandando a su vez a los partidos progresistas a salir de su énfasis electoral y a superar su fragmentación articulándose decididamente con las dinámicas y demandas de la sociedad.

Por estas razones voy a votar en blanco en las elecciones de Congreso.

Edición N° 00390 – Semana del 7 al 13 de Marzo – 2014

1 Una de las investigaciones hechas en el tema de riesgos electorales revela que de los candidatos al Congreso se encontraron 97 herederos de la parapolítica y 34 aspirantes con vínculos con estructuras ilegales. Igualmente, la Misión de Observación Electoral de la OEA ha planteado que el fraude electoral se aprecia en niveles inéditos de la participación electoral, limitaciones a la competencia electoral, atipicidad en votos nulos y tarjetones no marcados. El riesgo por violencia por acciones unilaterales y presencia de grupos ilegales, violencia política, desplazamiento forzado y violaciones a la libertad de prensa. Igualmente que existe riesgo por las sumas exorbitantes de dinero que mueven las campañas.

 
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
   
 
 
comentarios suministrados por Disqus