Elecciones parlamentarias: un análisis necesario

  Alonso Ojeda Awad
  Ex embajador de Colombia, Director
Programa de Paz de la Universidad Pedagógica Nacional
   
 

Es bueno reconocer que el Congreso de la República sufrió una aguda reconfiguración en las elecciones parlamentarias del pasado domingo. La llegada de 19 senadores “purasangre” uribistas pronostica un ambiente tormentoso en la próxima legislatura.

El nuevo senador Álvaro Uribe Vélez, llega “cargao de tigre” decidido a pasarle cuenta de cobro al presidente Santos, quien fue su subalterno más importante, en su condición de Ministro de la Defensa, pero quien decidió romper,  con el padre – en la mejor interpretación freudiana – y echar por la calle del medio, comprometiéndose a llevar a término el ansiado proyecto de paz que espera la sociedad colombiana  arribe pronto a feliz puerto.

Hay que destacar que en este duro “tete a tete” entre las fuerzas uribistas del Centro Democrático y el Partido de la U del presidente Santos, este último se llevó los aplausos al sacarle al primero una significativa ventaja. Con este hecho quedó demostrado que quienes van a llevar el peso firme de la conducción en el Congreso serán las fuerzas aliadas al proyecto de Santos y donde sobresale como primer desafío el conducir hasta el posconflicto y la paz, las esperanzadoras conversaciones que se llevan a cabo en La Habana, entre los delegados del Presidente y los representantes de las FARC-EP.

El Partido Liberal, conservó sus fuerzas en el Senado, pero aumentó considerablemente el número de sus miembros en la Cámara de Representantes. Horacio Serpa ratificó su condición de máximo dirigente del partido liberal al obtener su nombre un respaldo de más de 140.000 votos. Con esto demostró que tendremos un dirigente socialdemócrata, con toda la fuerza y el respaldo del pueblo, para hacer realidad las aplazadas reformas sociales, en la salud, la educación, la justicia y el  campo, que desde hace años piden su aprobación.

El Partido Conservador, obtuvo 19 senadores. Es significativo este repunte sobre todo tratándose de un partido que presenta una profunda división. Dicen los versados en la materia que el grupo de estos senadores se comprometerán con la reelección del presidente Santos y sólo unos poquitos estarán en las toldas de la candidata conservadora a la Presidencia de la República.

Cambio Radical, logró una buena votación, mejorando el número de senadores que tenía. Sin duda, el nombramiento de su fundador y jefe German Vargas Lleras como candidato a la Vicepresidencia de la República y como segundo al mando de Juan Manuel Santos le dio a su partido  un fuerte empujón que supieron aprovechar en forma audaz. La política de vivienda le reportó estos significativos guarismos electorales.

La Alianza Verde, tuvo su máxima expresión electoral en la figura, fenómeno de la política, Claudia López, quien junto con Antonio Navarro Wolf obtuvo sus más copiosas votaciones. Aunque se esperaban mejores resultados por ser los herederos del movimiento que fundara y encabezara en las pasadas contiendas electorales el Ex. Rector Antanas Mockus.

El Polo Democrático, sufrió una significativa caída electoral si lo comparamos con los días de triunfos que encabezaron, entre otros, el Ex. Magistrado Carlos Gaviria, Lucho Garzón y el actual alcalde de Bogotá Gustavo Petro. Quizás, esto se debió a los recurrentes fraccionamientos que ha caracterizado a la Izquierda Colombiana y a la desastrosa administración de Samuel Moreno Rojas.

Opción Ciudadana, obtuvo en el hijo del ex Coronel Hugo Aguilar y hermano del actual gobernador de Santander, Mauricio Aguilar, una de las más altas votaciones. Sobre este partido la opinión nacional tiene fuertes reservas sobre su desempeño ético.

Así las cosas el presidente Santos tiene asegurada las mayorías legislativas en el próximo periodo del Congreso lo que le va a permitir sacar adelante los diálogos con las FARC y a la vez iniciar las conversaciones con el ELN, que desde hace un tiempo viene pidiendo pista.

En relación a la reelección todo parece indicar que el presidente se reelegirá en la primera vuelta ya que tiene todos los factores políticos a su favor. La gran amenaza que planteaba el Centro Democrático, que llegó a decir que sacarían 35 senadores, sólo resultó ser una bravuconada, quedando reducido a 19 senadores y con una baja presencia en Cámara de Representantes.

De este modo, se despejan los caminos hacia la paz y se abre la necesidad de iniciar las reflexiones y acciones para asumir el posconflicto.

Edición N° 00391 – Semana del 14 al 20 de Marzo – 2014
 
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
   
 
 
comentarios suministrados por Disqus