Diálogo con el ELN, esperanza de paz

  Alonso Ojeda Awad
  Ex embajador de Colombia, Director programa paz Universidad Pedagógica Nacional
   
 

El anuncio que hizo el Presidente de la República Juan Manuel Santos, el pasado martes 10 de junio, acerca del inicio del diálogo exploratorio entre el Gobierno Nacional y el ELN con el fin de acordar una agenda de negociación entre las partes inmersas en el conflicto armado, causó una profunda sensación de alegría en los sectores sociales comprometidos con la búsqueda de la Paz y la convivencia entre los colombianos.

Con el fin de tener una mayor visión y comprensión de esta compleja temática, buscamos al analista y profundo conocedor de este proceso de Paz con los Elenos Carlos Velandia Jagua o Felipe Torres, su seudónimo de lucha, para obtener una información más densa y verídica de estos esfuerzos. Carlos Velandia es un curtido ex militante y ex dirigente del ELN. Durante 10 años fue su vocero político para los diálogos y procesos de Paz, tiempo en el cual estuvo detenido en cárceles colombianas como preso político. Recuperada su libertad marchó al exilio y durante siete años se dedicó a la cualificación académica y política en importantes centros de investigación social como el Instituto de la Paz y Conflictos de la Universidad de Granada,  España y  la Escuela de Cultura de Paz de la Universidad  Autónoma de Barcelona dirigida por el consagrado académico profesor Vicenc Fisas.

Con la habitual gentileza y caballerosidad  que lo distingue, aceptó que en las oficinas del Programa Pedagogía de Paz, de la Universidad Pedagógica Nacional realizáramos una reunión para analizar los avances informativos y esto fue lo que nos contó: “Efectivamente hay un comunicado conjunto que reporta de la búsqueda del Gobierno y del ELN, de los procedimientos y contenidos que los lleven a una mesa de diálogo para poner fin al conflicto armado y crear las bases reales para  que la sociedad,  sin exclusiones y en democracia, se aboque a construir la justicia social para una Paz estable y duradera”.

El Gobierno Nacional y el ELN, informarán al país y a la comunidad Internacional de los resultados parciales del procedimiento de exploración para construir la Agenda que se ha de discutir en mesa formal de diálogo. El anuncio establece los dos primeros temas de la agenda, los cuales se refieren a víctimas y participación de la sociedad. Así mismo, informa de los países que desarrollarán el acompañamiento para el procedimiento de negociación entre el gobierno y el ELN, entre los que se encuentran el Reino de Noruega y las Repúblicas de Cuba, Bolivariana de Venezuela, Ecuador, Brasil y Chile.

En relación al sitio donde se llevarán a  cabo las negociaciones podría ser Ecuador, pero serán las partes comprometidas en este proceso las que definan de común acuerdo el lugar. El estado de la exploración y los logros a la fecha son reflejos de una clara disposición de las partes y de una gran voluntad para poner fin al conflicto armado, pero también para encarar temas tan complejos como el de víctimas, el cual se desarrollará en términos similares a los planteados entre el Gobierno Nacional y la guerrilla de las Farc, en La Habana-Cuba.

Muy seguramente en el desarrollo del tema de participación de la sociedad, propondrá la implementación de procedimientos compatibles con la propuesta de Convención Nacional, que desde el año de 1998 el ELN le hiciera al país. Esta propuesta consiste en un espacio amplio de participación social, diversa, con la sociedad en general representada por campesinos pobres, agricultores, campesinos dueños de tierras, trabajadores, industriales, sindicatos, iglesias, profesores, estudiantes, mujeres, madres cabeza de familia, profesionales, etc. Es un espacio para discutir y analizar la participación de toda la sociedad apuntando a  una convocatoria muy amplia que facilite la realización de una Asamblea Nacional Constituyente.

Frente al anuncio de los desarrollos de la Fase Exploratoria se han venido produciendo muy importantes reacciones, en su gran mayoría positivas, provenientes desde los partidos políticos y movimientos sociales, así como  de organismos Multilaterales a saber: la Organización de Estados Americanos -OEA, la Organización de las Naciones Unidas –ONU, y por parte de las diplomacias de países entre los que se destaca el pronunciamiento del Departamento de Estado de los EE.UU., respaldando el proceso en ciernes con el ELN.

Una gran esperanza vemos en el inmediato futuro porque la ecuación para una Paz única y nacional se ha completado con la vinculación del ELN al proceso de diálogo. Sin embargo, bien vale la pena poner una alerta en el caso de una nueva Asamblea Nacional Constituyente, de tal modo que haya una unidad de todos los sectores que hoy nos unió la necesidad de la paz para que la Constitución del 91 no sea arrasada y por el contrario se conserven los logros alcanzados en relación a la participación ciudadana, los Derechos Humanos, el concepto de equidad: de dar a cada cual de acuerdo a su necesidad y exigir  a cada cual de acuerdo a su posibilidad y otros elementos valiosos que ella contiene  para que en trabajo mancomunado con la institucionalidad sean implementados en toda la dimensión, de la cual aún carece. Mi recomendación es no dejar en el aire ni por un instante los puntos alcanzados en la Constitución Política del 91, dado que fuerzas muy conservadoras puedan llegar a dicha constituyente para presionar y lograr contenidos que signifiquen un retroceso en los logros sociales alcanzados.

El triunfo en la segunda vuelta del presidente Santos, le garantiza la posibilidad real de llevar a feliz término los diálogos con el ELN y con las FARC, quienes con seguridad y prudencia en función de los objetivos propuestos firmarán juntos el ansiado Acuerdo, poniendo final a cincuenta años de lucha armada y violencia en la actividad política nacional.

Edición N° 00404 – Semana del 20 al 26 de Junio – 2014
 
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
   
 
 
comentarios suministrados por Disqus