Ellos ruedan, saltan, corren

  Álvaro González Uribe
  Abogado y columnista / @alvarogonzalezu
   
 

Ellos corren, ruedan, suben y bajan, veloces y fuertes y felices, en las carreteras y vías de todo el mundo, en pistas, en calles y en senderos agrestes; saltan una y dos veces, saltan triple; meten ese balón en un arco, impiden que otros lo metan en su portería y también se distribuyen ese balón con acierto y se mueven como danzando en las canchas, gambetean, cabecean y su inteligencia les dice dónde ubicarse.

Ellos con un arco lanzan una flecha o se lanzan desde las alturas al agua; ellos le pegan a la pelota pequeña o mediana con una raqueta o con un taco y la ponen en el lugar adecuado; ellos levantan pesadas pesas o luchan en artes milenarias; ellos conducen vehículos raudos; ellos compiten contra otros, solos o en equipos; ellos funden mente con cuerpo.

La mayoría no tiene más de 25 ó 30 años. Son jóvenes criados en diversos lugares y condiciones de esta Colombia amarga sobre la que ellos producen y nos regalan mieles; sobre esta Colombia seca de hoy que ellos humedecen con valerosas gotas de sudor y también con lágrimas de tristeza, frustración y alegría porque igualmente son sentimientos y alma y espíritu.

Son nuestros muchachos y muchachas deportistas, que nos hacen gozar en esta Colombia afligida; que nos levantan el ánimo en este desánimo; que nos hacen sentir, anunciar, degustar la paz fugazmente o por varios días; que nos regalan alegría; que nos levantan la autoestima; que se entregan al amarillo, al azul y al rojo; que nos hacen pensar que sí podemos salir de tantos problemas, de las adversidades, de las penas, de la desesperanza.

Esos deportistas son importantes para esta tierra, ¡no son circo!; son ejemplo de vida y de logros para todos en todo. Algunos surgen en medios pródigos para nacer y criarse y formarse, pero la mayoría crecen y se forman entre las dificultades, la escasez, la violencia, la pobreza. Pero ellos, unos y otros, saben que el colombiano es capaz, que no tiene nada que envidiarle a nadie de ningún otro país del mundo.

Son ellos, hombres y mujeres jóvenes, nuestros ciclistas, futbolistas, atletas, tenistas, patinadores y practicantes de decenas de deportes.

Son ellos. Muchos han vivido en entornos de violencia y de crimen pero han salido indemnes y sus cicatrices son mapas de rutas a la gloria. Muchos han sufrido directamente la violencia, esa violencia que no quiere deportes ni estudio ni trabajo ni risas, que solo quiere atajos, riquezas y poder absurdo pero que solo deja muerte, destrucción y dolor. Se sobreponen, creen en ellos así otros no crean en ellos. Suben muy alto, llegan muy lejos y así nos hacen sentir a nosotros sus coterráneos.

Son James y Catherine, Mariana y Mariana, Falcao y Nairo, Rigoberto y David, Julián y Yuri, David y Alejandro, Carlos Mario y Éder, Santiago y Óscar, Paola y Camilo, Jackeline y Juan Fernando, Juan Guillermo y Sergio Luis, Carlos y Sebastián, y cientos de nombres y más nombres frescos, jóvenes y con alma de Colombia nueva.

Son ellos con su disciplina, con su vigor, con su voluntad, con su inteligencia, con sus capacidades, con su habilidad, con su colombianidad, con su amor por lo que hacen, con su indiferencia ante los comentarios de baja calaña o a las dificultades, con tantas fortalezas que adquieren desde pequeños no sabe uno de dónde.

Son ellos, esos jóvenes que muestran el nuevo camino de Colombia, la realidad que todos podemos ser y que pudimos ser de haber pensado diferente; son ellos, esos jóvenes, quienes nos dicen con su velocidad, con sus saltos, con sus goles, con sus atajadas, con sus raquetazos, con sus piernas y su puntería que podemos ser otro país en su campo y en todos los campos.

Benditos deportistas, no importa que por una u otra razón algunos los critiquen, hasta para eso tienen coraza y además lisa e indiferente. Benditos Nairos, James, Marianas, Catherines, Falcaos; grandes colombianos: banderas, faros, ejemplos, hacedores de caminos por donde esperamos Colombia salga adelante. Los queremos muchachos, ustedes son la cara limpia de este país.

Edición N° 00410 – Semana del 1º al 7 de Agosto – 2014
 
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
   
 
 
comentarios suministrados por Disqus