La importancia de construir una Región Central

  Alberto Anaya Arrieta
  Economista – Mg en Teología
   
 

Innumerables son las ventajas de construir una asociación regional como la que se está adelantando en la Región Central del país, con el Distrito Capital y los departamentos de Cundinamarca, Boyacá, Meta y Tolima. Las autoridades administrativas y políticas de estas entidades territoriales, han mostrado entusiasmo y compromiso con la realidad de una Región Administrativa de Planificación Especial, que vele por los intereses colectivos de una sociedad, que construya una asociatividad territorial concertada, que apunte a fortalecer sus intereses problemáticos y las variables sociales, políticas, económicas, ambientales y territoriales, y que formule y defienda una política pública de integración regional, haciéndola más humana, equitativa, competitiva y en consecuencia “construyendo juntos la sostenibilidad” regional.

En este sentido, todos los procesos participativos de educación y de gestión, que fortalezcan la revisión, coordinación, evaluación y reflexión, desde una mirada y actividad pública institucional y de la sociedad civil y política, deben ser no sólo el instrumento, sino la prioridad fundamental del Estado y de la sociedad. Deben ser el instrumento que permita avanzar y profundizar en los procesos de concertación y construcción de políticas públicas regionales, con más evidencias y fortalezas, encaminadas a iniciar verdaderas y amplias transformaciones participativas y coordinadas, de desarrollo locales sostenibles, procurando y materializando siempre el interés y beneficio mutuo entre Estado-sociedad-empresarios-ecosistemas; como el conjunto de un sistema que cohabita en el corazón de las entidades territoriales de la Región Central. Este, debe ser el espíritu que esté acompañando permanentemente a la RAPE Región Central: un territorio apto y dispuesto para la paz.

Hablar de la construcción de una asociación regional, no significa que es cualquier proceso el que se está construyendo. La Región Central es toda una plataforma de coordinación y articulación de desarrollo regional que evidenciará la interactuación de esos actores del conjunto, en favor de la economía y el bienestar de las personas que viven en los 316 municipios1 de los cuatro departamentos, más el distrito capital. Esta primera asociación territorial le aportará al país el 40% de la riqueza nacional, es la más competitiva de Colombia en términos de fortaleza económica, calidad de la mano de obra, finanzas públicas, capacidad institucional e infraestructura, y es uno de los principales destinos para inversión extranjera directa y el principal mercado de Colombia al representar el 29.44% de la población nacional. Así mismo, lidera la exportación de bienes no tradicionales, lo cual demuestra su grado de diversificación y el progresivo predominio de las actividades del sector servicios dentro de su economía.2

En consecuencia, la Región Central se constituirá en una causa para reivindicar, además de los cinco ejes estratégicos consignados en el documento técnico de soporte, a las 13.870.501 personas y un área de 158.183 Km2, que representa el 13.85% de la superficie de Colombia3; así mismo, se constituirá en una oportunidad, por su proximidad a los grandes centros económicos (economía de aglomeración), para impulsar y fortalecer significativa y sustancialmente, el crecimiento y desarrollo de las industrias y de los grandes proyectos de emprendimiento, minimizando (hasta desaparecer) los índices de extrema pobreza de sus gentes.

Con la RAPE, los conflictos de tierras y usos del suelo deberán tener un tratamiento distinto al tradicional, teniendo en cuenta que este tema ha sido un factor que ha generado violencia en el país y en especial en esta región, es decir, se hace necesario avanzar en una propuesta inclusiva de reforma agraria; también, será la oportunidad para evaluar la viabilidad de la continuidad de los proyectos que degradan los ecosistemas, la oportunidad de revisar y ajustar estas iniciativas públicas y privadas, a la luz de los esfuerzos que viene haciendo la comunidad internacional para disminuir los riesgos e impacto de una catástrofe natural, sin caer en el fundamentalismo ambiental. Además de los recursos propios para el financiamiento de sus proyectos, que surjan de la planificación de los cinco ejes estratégicos, la RAPE deberá gestionar recursos con la nación, la banca multilateral y las agencias de cooperación internacional.

La RAPE se constituye en un sueño y esperanza para aquellas entidades territoriales que han vivido en la miseria y el abandono histórico del Estado, se constituye así mismo en la esperanza y el sueño de mejorar la calidad de vida de sus habitantes. La Región Central, será un espacio donde se construyan experiencias territoriales para la equidad social, la paz, la seguridad ciudadana y la reconciliación. La RAPE Región Central hará parte de “los nuevos centros y nodos en donde se gestan y producen las grandes transformaciones del mundo contemporáneo”4.

Edición N° 00413 – Semana del 22 al 28 de Agosto – 2014

1 Meta con 29 municipios, Tolima cuenta con 47, Cundinamarca con 116 y Boyacá con 123.

2 http://www.bogotahumana.gov.co/index.php/noticias/comunicados-de-prensa/

3 Bogotá: 1.587 km² Cundinamarca: 24.210 km² Meta: 85.635 km² Boyacá: 23.189 km² Tolima: 23.562 km² http://www.todacolombia.com/departamentos/

4 RAPE Región Central territorio para la paz. Documento Técnico de Soporte (DTS).

 
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
   
 
 
comentarios suministrados por Disqus