Las amenazas recientes: la impunidad rampante

  Antonio Madariaga Reales
  Director Ejecutivo Corporación Viva la Ciudadanía
   
 

Fueron tres amenazas de muerte en sólo treinta horas, cada una de ellas más agresiva que la anterior, más soez, más brutal. Su hechura corresponde a muchas otras que hemos conocido a través de los tiempos. Repletas de errores de ortografía, de adjetivos impublicables, homofóbicas, rastreras; pero esta es la anécdota, lo de fondo es que los defensores y defensoras de derechos humanos; los líderes y lideresas de organizaciones sociales y los y las trabajadoras por la paz estamos sometidos permanentemente a agresiones de todo tipo, a estigmatizaciones.

Según cifras de la Escuela Nacional Sindical en 2013 se registraron, al menos 26 homicidios de trabajadores sindicalizados, 13 intentos de homicidio, 149 amenazas, 28 casos de hostigamientos y 13 detenciones arbitrarias. En general de los casi tres mil sindicalistas asesinados en Colombia en los últimos 30 años cerca del 70% de ellos pertenecen a la Federación Colombiana de Educadores FECODE, al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Agricultura SINTRAINAGRO y a la Unión Sindical Obrera USO

Según cifras del programa Somos Defensores, en el primer semestre de 2014 se produjeron 194 agresiones, entre ellas 30 homicidios, a las personas de defensoras y defensores de derechos humanos.

Según cifras de las organizaciones de mujeres hay 4.672 mujeres reconocidas como víctimas de violencia sexual en el marco del conflicto.

Las agresiones a víctimas del conflicto armado, en particular a reclamantes de tierras, también son alarmantes. Human Rights Watch en 2013 señalaba 17 atentados con 21 personas asesinadas, 80 denuncias de amenazas.

Por las razones anteriores nosotros nos tomamos las amenazas muy en serio y nos preguntamos ¿qué tienen en común las cifras? Tienen en común la impunidad. Las amenazas se repiten, las denuncias se interponen, las declaraciones de rechazo proliferan, pero al fin de cuentas las investigaciones se quedan en las etapas preliminares y no se producen resultados.

Hemos avanzado en normatividad, hemos avanzado en diseños institucionales, pero no avanzamos en lo fundamental: eficacia y eficiencia y por tanto en resultados.

Inclusive hemos avanzado en la definición conjunta de agendas con sectores del Estado, hemos establecido espacios, mecanismos y formas de interlocución entre el gobierno y la sociedad civil pero no hemos logrado que sean efectivamente asumidos por el gobierno en su conjunto y de manera especial por las autoridades locales, en una lógica de centralidad de los derechos humanos. De manera particular y en relación con las fuerzas militares, el mantenimiento de la doctrina del enemigo interno y los repetidos intentos por la ampliación del fuero penal militar son pésimos mensajes en el esfuerzo por la construcción de un Estado Democrático de Derecho, respetuoso delos Derechos Humanos.

Un Estado Democrático de Derecho como se propone en relación con los Derechos Humanos en los lineamientos de política pública construidos con la participación de más de 19.000 personas de todas las regiones del país y que ofrecen no solo un diagnóstico preciso, también una propuesta bastante completa de estrategias y acciones para hacer efectiva la promesa de la Constitución del 91. Santos II debería en este terreno abrevar en lo obtenido durante los tiempos de Santos I.

Por otra parte, en estas amenazas hay un elemento nuevo. Nos amenazan por estar trabajando por la paz. Esa es una decisión inquebrantable de Viva la Ciudadanía. Consideramos que no solo es necesario e imprescindible, sin que estamos ante una oportunidad preciosa, la mejor en mucho tiempo, para poner fin al conflicto armado interno que es el telón de fondo de muchas de las violaciones a los derechos humanos descritas arriba, telón de fondo de la antidemocracia y el autoritarismo.

Por todo ello continuaremos en nuestro esfuerzo por la construcción/fortalecimiento de un movimiento social por la paz y por una política pública de derechos humanos que haga posible su realización y goce efectivo. Les ponemos atención a las amenazas, nos preocupan, nos preocupa la impunidad y la poca eficacia de quienes deben protegernos, pero, ¡seguimos adelante!

Edición N° 00416 – Semana del 12 al 18 de Septiembre – 2014
 
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
   
 
 
comentarios suministrados por Disqus