Propuestas de reforma a la elección, período,
y régimen de inhabilidades e incompatibilidades del Procurador General de la Nación

  Carolina Villadiego Burbano·
   
 

El Congreso tramita una reforma constitucional que pretende generar un reajuste institucional y un re-equilibrio entre los poderes públicos. Se ha dicho que la reforma es necesaria porque la introducción de la reelección presidencial generó un desequilibrio institucional. Por eso, en esta legislatura el Gobierno y varios congresistas presentaron proyectos de reforma en ese sentido. El 16 de septiembre se radicó la ponencia para primer debate en la Comisión Primera del Senado, y se acumuló el proyecto del Gobierno con cinco proyectos más presentados por los congresistas. Aunque la ponencia tiene varias propuestas de modificación a la estructura del Estado, en este texto me concentró en tres reformas relacionadas con la elección, período, y régimen de inhabilidades e incompatibilidades del Procurador General de la Nación.
 
Una primera reforma pretende modificar el método de elección del Procurador. En la actualidad, el Procurador es elegido por el Senado a partir de una terna de candidatos integrada por el Presidente, la Corte Suprema y el Consejo de Estado. Desde hace años se ha dicho que la participación de las altas cortes en la nominación y elección de funcionarios del Estado generó su politización y desprestigio. Por ello, se ha sugerido que se les deben quitar dichas funciones, aunque quitárselas, requiere asignárselas a alguien más. La propuesta es que el Procurador siga siendo elegido por el Senado, pero no a través de una terna de candidatos propuesta por el Presidente y las Cortes, sino por medio de una lista de elegibles conformada previa convocatoria pública, y a través de un proceso de selección transparente, publico, con participación ciudadana y que garantice la equidad de género. La ponencia modifica la propuesta inicial del Gobierno que establecía que el Procurador fuera elegido por el Senado de una terna integrada por el Presidente, que generó varias críticas.

La segunda reforma que se propone es prohibir la reelección del Procurador –en el mismo sentido de prohibir la reelección de otros altos funcionarios del Estado-. Su motivación es que esto evitaría el uso del poder disciplinario como mecanismo de presión para obtener la reelección. También, se motiva en que no solo la reelección presidencial generó desequilibrios en el Estado, sino también la reelección de otros altos funcionarios, como por ejemplo el Procurador.

La tercera propuesta es aumentar el régimen de inhabilidades e incompatibilidades del Procurador, para que una vez éste deje su cargo, no pueda ser Contralor, Fiscal, Registrador, Magistrado de las Altas Cortes, miembro de dos instituciones creadas por la reforma (Tribunal de Aforados y Tribunal Disciplinario), ni aspirar a cargos de elección popular sino después de cuatro años de haber dejado de ser Procurador. De esta forma, se pretende cerrar la “puerta giratoria” entre altos cargos de determinadas instituciones del Estado.

En conclusión, el proyecto de reforma de re-equilibrio de poderes y reajuste institucional contiene cambios importantes en relación con el Procurador. Pero, el gran reto es que la reforma logre un equilibrio –y no un mayor desequilibrio- entre los poderes públicos. No es tan claro si ello se consigue con todas las propuestas planteadas. Por ejemplo, la modificación a la elección del Procurador deja en manos del Senado el control absoluto de su elección, aunque ésta parta de una lista de candidatos conformada a través de una convocatoria pública. Sin embargo, la prohibición de su reelección y el aumento del régimen de inhabilidades e incompatibilidades, genera mayores salvaguardas para evitar la posible politización del Procurador. Así, el debate de las reformas requeridas para el re-equilibrio entre los poderes públicos está abierto. Pero, se debe tener claro que cualquier nuevo diseño que se planteé, no debe generar mayores desequilibrios.

· Abogada con Maestría en Derecho de la Universidad de George Washington  y en Ciencia Política y Sociología de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales -FLACSO. Investigadora de Dejusticia en el área de sistema judicial.

Edición N° 00417 – Semana del 19 al 25 de Septiembre – 2014
 
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
   
 
 
comentarios suministrados por Disqus