VI Congreso de la CUT respalda paz con soberanía,
democracia y derechos laborales

  Carlos Julio Díaz Lotero
  Director general ENS
   
 

Cerca de 1.200 delegados se hicieron presentes en el VI Congreso de la Central Unitaria de Trabajadores de Colombia –CUT-, que deliberó  del 24 al 26 de septiembre en la ciudad de Santa Marta, en representación de unos 510 mil afiliados y 750 sindicatos que hacen parte de esta Central Sindical; 857 de estos delegados fueron oficiales y un poco más de 300 fraternales.

El Congreso contó con la presencia de invitados de organizaciones sociales y del sindicalismo internacional, como la Confederación Sindical Internacional, la Confederación Sindical de las Américas, FNV de Holanda, Programa País de Holanda, CGT de Francia, Forca Sindical de Brasil, UGT de España, AFL-CIO de Estados Unidos, Instituto Sindical de Cooperación al Desarrollo, Internacional de los Servicios Públicos, Confederación de Trabajadores de Venezuela, Industrial, Unión General de Trabajadores del Ecuador, Comisiones Obreras de España y UNI Global.

Deliberaron nueve comisiones para discutir sobre aspectos de política sindical, organizativos, de proyección del trabajo sindical, educación, mujeres, jóvenes y estructura sindical de la Central; todo esto en el marco de una lectura de la situación nacional e internacional y, de manera particular, la situación de los trabajadores.

Las comisiones de trabajo fueron las siguientes:

1. Reforma de estatutos y estructura organizativa

2. Situación política nacional e internacional

3. Perspectiva del movimiento sindical nacional e internacional

4. Política financiera

5. Política educativa

6. Plan de acción estratégico

7. Plan de desarrollo alternativo frente al neoliberalismo

8. Paz, Derechos Humanos y Reparación Colectiva

9. Sistema electoral

El Congreso estuvo precedido de amplios debates regionales con base en las tesis planteadas por los sectores sindicales que se mueven dentro de la CUT, y sobre las líneas de trabajo de las diferentes comisiones.

Los temas más controversiales estuvieron relacionados con la lectura de la coyuntura nacional e internacional, el proceso de paz, las relaciones de la CUT con el gobierno, en parte por el respaldo de sectores del sindicalismo al Presidente Santos en la segunda vuelta; también con la afiliación de la CUT a la Confederación Sindical Internacional –CSI- y su regional la Confederación Sindical de las Américas –CSA-.

En la declaración política del Congreso se valoran positivamente iniciativas como la de los países BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Suráfrica), “que procuran socavar el dominio y control económico y militar norteamericano” al promover una nueva arquitectura financiera y fondos para eventuales préstamos según sus necesidades. Así mismo, ratifica el respaldo de la CUT a los gobiernos democráticos y progresistas de América Latina que se han distanciado de Estados Unidos a la vez que rechazan las agresiones, intromisiones, y desestabilizaciones de toda índole que se hacen con Venezuela, Cuba, Bolivia, Argentina y demás países de la región.

Al Gobierno del presidente Santos se le caracterizó en lo económico y social como una continuidad de  las políticas neoliberales de libre comercio iniciadas desde 1990 y las reformas regresivas que han entregado “nuestros recursos, mercados, sectores productivos nacionales y mano de obra abaratada a los intereses de las grandes trasnacionales y al parasitario capital financiero”.

Frente al tema de la paz, el Congreso definió su respaldo a las negociaciones que se adelantan en Cuba entre Gobierno y las FARC, las que señaló como “muy importante para los trabajadores y el pueblo”, con el convencimiento de que bajo la nueva situación éstos podrán adelantar con más fuerza las movilizaciones y la resistencia civil, a fin de “mejorar las condiciones de vida digna, garantías y derechos laborales. La CUT  se comprometió no solo con su respaldo al proceso de paz, sino también con “su refrendación en correspondencia con el interés de la nación” cuando éste se ponga en consideración de la ciudadanía.

Y en lo que respecta al tema laboral, la CUT ratificó la misma agenda que presentó en el primer mandato del gobierno Santos, cuyos puntos relevantes son:

- Libertades sindicales (derecho de asociación, negociación y huelga) y cese de la violencia contra los líderes y las organizaciones sindicales.

- Restablecimiento pleno de derechos y condiciones de trabajo digno.

- Reparación colectiva al movimiento sindical y construcción de la Mesa de Alto Nivel para la reparación.

- Pronta y oportuna atención a los conflictos laborales y sindicales.

- Una política progresiva para el salario mínimo y los trabajadores del Estado.

- Inspección laboral oportuna y eficaz.

- Elaboración e impulso por la movilización de una propuesta de Estatuto del Trabajo

- Reivindicar y rescatar el derecho de negociación y huelga, que hoy empresarios y gobierno pretenden liquidar en la OIT.

En la declaración política se expresa que para el logro de la agenda “la CUT seguirá trabajando en la construcción de la unidad de acción con los trabajadores y el movimiento popular colombiano, demandando y exigiendo soluciones a la problemática laboral, sindical y social de nuestro país, pero así mismo recurrirá a las herramientas político-sindicales para lograr el restablecimiento y avances en derechos y libertades”. Esto significa que la movilización social no excluye la interlocución con el Gobierno para el logro de los propósitos sindicales.

El Congreso ratificó su afiliación a las internacionales sindicales de las cuales hace parte, así como seguir fortaleciendo “sus relaciones con las diferentes organizaciones internacionales de los trabajadores, enarbolando las banderas del internacionalismo en la Jornada Mundial por el Trabajo Decente del 7 de octubre. Igualmente el 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos, participará en la jornada nacional por la paz, entre otras iniciativas”.

La línea de reforma de estatutos y estructura organizativa genero un gran debate y fue tal la magnitud y diversidad de propuestas que el Congreso tomó la decisión de abordar este tema en un Congreso extraordinario a realizarse dentro de un año. Los temas centrales de debate y sobre los cuales no hubo consenso en la comisión respectiva fueron: la definición de la CUT como una organización de sindicatos de primer grado y rama, la representación en el Congreso solo para sindicatos con 500 o más afiliados, la elección directa del Comité ejecutivo, la representación sin límite de sindicatos de gran afiliación en el comité ejecutivo, los procedimientos de transparencia en las elecciones y el poder y competencias del tribual electoral.

Como conclusión de este VI Congreso, podemos afirmar que la CUT sigue mostrando una gran vida democrática interna y una lectura apropiada del entorno político para ratificar una agenda laboral y sindical sobre temas como: trabajo con derechos, libertades sindicales, diálogo social y negociación colectiva, reparación colectiva al sindicalismo por los daños ocasionados por la violencia antisindical, y cambios institucionales para hacer eficaz la inspección y la justicia laboral.

La CUT le apuesta a una PAZ sostenible y duradera mediante la democracia y una agenda laboral y sindical que haga más equitativo y justo a nuestro país.

Edición N° 00419 – Semana del 3 al 9 de Octubre – 2014
 
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
   
 
 
comentarios suministrados por Disqus