Cuba 2014, la máxima prueba del socialismo del Siglo XXI

  Miguel Ángel Herrera Zgaib
  Profesor asociado Ciencia Política – Universidad Nacional de Colombia
   
 

Dos hermanos, Fidel y Raúl, cambian la ruta de otras historias legendarias pero trágicas de hermanos célebres. Bástenos recordar a Caín y Abel, antes Rómulo y Remo, y después José y sus hermanos, inmortalizada en la saga escrita por Thomas Mann.

La isla de Cuba, su revolución luchada y conquistada en 1959, la hizo la “oveja negra” en todo un continente dependiente de la voluntad extranjera. Pero, al mismo tiempo, le dio razón de ser a su enseña: Cuba, territorio libre en América, aunque su independencia hubiese sido puesta en entredicho con el crucial episodio de la crisis de los misiles, en tiempos de Kennedy, Kruschev, Castro y el Ché.

La mediación vaticana

Ayer, después de un año de incubación, en los salones de un estado milenario, El Vaticano, bajo el cobijo del primer papa latinoamericano, el jesuita Francisco, y con el auxilio del gobierno canadiense que no caminó la misma ruta de los Estados Unidos a lo largo de este medio siglo con el Estado cubano, hubo el desenlace querido por millones de seres.

Ocurrió a través de la llamada telefónica que unió a dos presidentes, Barack y Raúl, para anunciar a todos los rincones de la tierra que se reanudarán las relaciones diplomáticas entre los dos países, poniéndole término a una estupidez consentida, a través de un sinnúmero de excusas.

Este 17 de diciembre vino saludado por la liberación de espías de lado y lado. Uno, el estadounidense Alan Gross, “desmuelecado” y sonriente, quien celebrará la navidad con su familia, y los tres cubanos de cinco, que habían sido condenados por espionaje del gobierno estadounidense. Y por quienes se libró una campaña a través de todos los continentes. Dos ya estaban de regreso en la isla, por pena cumplida, y los tres ya fueron recibidos como héroes en La Habana.

Un disidente nieto del Ché

El mismo día del diálogo entre antagonistas glocales, un nieto del Ché, de vocación anarquista no reparaba razones para hacer la crítica pública al orden revolucionario, que se ha esforzado por establecer el socialismo a 90 millas de la Florida. Allí, buena parte de los cubanos del éxodo del Mariel, y de los que salieron cuando huyó Batista, y cuando se instauró una Cuba socialista, luego de la invasión de Bahía Cochinos, han deseado la caída del régimen.

Desde ayer, el mundo que conocimos, dejó de ser el mismo. Si lo anunciado se concreta, y el embargo deja de existir, son asuntos que a partir del año 2015, enfrentará a la mayoría del congreso estadounidense, en manos republicanas, con el presidente Barack Obama, quien enderezó la economía, y está dedicado a dar pasos significativos en política interna e internacional.

¿Tregua unilateral indefinida?

Las reacciones no se han dejado esperar de lado y lado. La derecha y la izquierda ideológicas, porque no hubo ni habrá fin de las ideologías, como lo quería el remiso Daniel Bell, improvisan sus discursos y repiten letanías y lugares comunes. Pero, hay un cambio de rumbo.

Desde La Habana también, el mismo día, las FARC-EP han hecho un anuncio novedoso y crucial. Han dado la orden a su ejército de una tregua indefinida, a no ser que sean objeto de agresión por parte del ejército o la policía nacional.

Hace días que Timochenko habló de armisticio. Es una palabra que se corresponde con los escenarios de la guerra convencional, donde hay fuerzas antagónicas enfrentadas, y ninguna derrotada. Antes, los partidarios de la paz, han reclamado primero, el acuerdo humanitario, y luego el cese bilateral del fuego. Ninguna de las dos fórmulas defendidas por la sociedad civil de los de abajo prosperó.

El presidente Santos y los negociadores del gobierno tienen ahora el balón en su campo.  Ahora el presidente ha rechazado la fórmula, diciendo que es una flor rodeada de espinas, y en reciprocidad inmediata, Iván Márquez ha recitado los versos de José Martí, que hacen parte de las célebres tonadillas de “Guantanamera”.

Están también las voces, al unísono, del procurador y el senador Uribe, quienes rechazan, “por sus pistolas”, la decisión de cese unilateral al fuego dispuesta por la insurgencia subalterna a partir del 20 de diciembre. Del otro lado de la mesa está Unasur, que ha aceptado hacer la tarea de veeduría de respeto a las condiciones de no agresión por parte del gobierno exigidas por las FARC-EP.

El país, las víctimas de la guerra, celebran la posibilidad que cesen los enfrentamientos letales y la cifra de inválidos en una guerra estúpida. Sin pecar de ingenuos unos y otros, y sin aceptar de antemano que la fórmula de tránsito a la paz tenga que ser el armisticio.

En un país confesional como lo es Colombia, los creyentes laicos y religiosos tienen nuevos temas para tratar durante la novena de aguinaldos, sin tener que acudir a la pólvora, y al odio estéril. Estamos asistiendo a una inesperada natividad, sin reyes magos, pero, con nuevas bajas de parte y parte, soldados, policías, guerrilleros y hasta civiles. Colombia reclama alegría en lugar de seguir vistiendo luto a costillas de terquedad asesina.

Edición N° 00430 – Semana del 19 de Diciembre al 23 de Enero – 2015
 
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
   
 
 
comentarios suministrados por Disqus