La paz ad portas

  Alonso Ojeda Awad
  Ex Embajador de Colombia en Europa
   
 

Un conjunto de acontecimientos generados en los últimos días en relación con los diálogos de Paz, nos han dejado sorprendidos y llenos de esperanzas. No es para menos. Son cuatro hechos contundentes, que sí los sabemos leer, nos hablan de pasos agigantados hacia la firma de los Acuerdos de Paz, los hechos por destacar son:

Primero. Arribo de Comisión de la Fuerza Pública a La Habana. Estuvo compuesta por generales activos con la orientación de reunirse con los dirigentes de las FARC, constituyéndose en un profundo dinamizador del proceso de Paz. Los viejos y curtidos enemigos de ambas orillas, que se confrontaron militarmente en las selvas colombianas, se transformaron en verdaderos estadistas en la mesa de negociación. Supieron valorar la dimensión de las palabras, concretar los planteamientos políticos y sociales, y afinar las propuestas que le permitan al país entrar en un verdadero proceso de reconciliación. Ellos, militares y guerrilleros, han sentido la enorme responsabilidad que recae sobre sus hombros y con grandeza, que será recordada por la historia. Depusieron los odios y vieron en sus antiguos enemigos a colombianos de carne y hueso, luchando cada uno por sus propias convicciones; sin embargo, pudo más el ideal de Paz y Reconciliación, orientando sus esfuerzos hacia la construcción de propuestas para el cese bilateral del fuego y la dejación de las armas, como antesala a la firma de los Acuerdos de Paz. Anuncio importante que hizo el presidente Juan Manuel Santos en su viaje a Madrid (España), donde recibió el apoyo internacional a través del rey Felipe VI de España y abrió las compuertas para nuevas y audaces propuestas.

Segundo. Anuncio del acuerdo para iniciar el desminado en acciones conjuntas entre el Gobierno y las FARC. El drama de minas “quiebrapatas” como dolorosamente se les conoce en el argot popular, es de una dimensión trágica inconmensurable, por la larga cadena de muertes, orfandad y viudez  que deja. Desde 1990 suman más de 11.043 víctimas –sin contar los mutilados–; de éstas, 4.226 son civiles, de los cuales 864 son niños y 246 son niñas1. Este es un verdadero paso en el desescalamiento de la violencia y lucha armada que vivimos y más cuando nos informamos que miembros de la guerrilla –sin armas ni uniformes–, van a incorporarse a los equipos del gobierno nacional que deben sacar adelante tan gigantesco esfuerzo. Fue precisamente el Ex Ministro y jefe de la delegación del Gobierno: Humberto de la Calle, quien informó a la opinión nacional e internacional que “será un trabajo en el que participarán miembros de las FARC, sin uniforme, sin armas y previa suspensión temporal de las órdenes de captura de acuerdo con la ley”.

Tercero. El Presidente Juan Manuel Santos ordena a las Fuerzas Militares suspender todo bombardeo contra los campamentos de las FARC, dando forma concreta al desescalamiento gradual en que han estado comprometidos. Según el Presidente, su vigencia es de un mes, mientras tanto se continuará analizando y monitoreando el cese al fuego unilateral que decretó las Farc, desde la anterior Navidad. Con este hecho, el Ejecutivo dio un mensaje claro: “se avanza a pasos agigantados hacia un Cese Bilateral del fuego, esperanza concreta de Paz para nuestra angustiada sociedad”. La única parte disonante en este tema específico es que, por no haber avanzado los diálogos con el ELN, esta suspensión de bombardeos no cobijara a esta organización guerrillera. Es el momento para insistirles al gobierno y al ELN no dilatar más la formalización de los diálogos de Paz y comenzar a cumplir una agenda que incluya los puntos que se han aprobado en La Habana. De esta forma los avances de Paz tendrían una presencia generalizada en el amplio contexto geográfico colombiano.

Cuarto. Creación de una Comisión Asesora para la Paz. Dicha Comisión fue constituida por el Presidente Santos –investido de la autoridad que le concede la democracia colombiana–, con el fin de que lo acompañe en la culminación definitiva de los diálogos de La Habana con la firma de los Acuerdos de Paz. Muy seguro se debe sentir el Presidente con el avance acelerado de los últimos puntos del Acuerdo, cuando decide convocar a representantes emblemáticos de diferentes sectores y organizaciones sociales para recoger las últimas impresiones y darle los toques finales al histórico Acuerdo. El Presidente dijo: “El proceso de Paz entra en una etapa definitiva y es ahora cuando necesitamos unirnos y cuando más se necesita de todos los colombianos para sacarlo adelante”. Convocó a dirigentes importantes de la sociedad colombiana, comenzando por Andrés Pastrana –ex presidente de la república–, Clara López –presidenta del Polo Democrático–, Antanas Mockus –Ex candidato presidencial–, Cardenal Rubén Salazar –Arzobispo de Bogotá–, Carlos Raúl Yepes –representante de los banqueros y presidente de Bancolombia–, Julio Roberto Gómez –representante de los sindicatos y presidente de la CGT–, General (r) Rafael Zamudio –representante de ACORE y ex ministro de la Defensa–, Vera Grabe –ex guerrillera del M-19 y lideresa de la Paz–, Paula Moreno –en representación de las comunidades afrocolombianas y ex ministra de cultura,– Ati Quigua –lideresa de las comunidades indígenas– y la ex candidata presidencial, Martha Lucia Ramírez. Estos colombianos tendrán el honroso papel de acompañar al presidente Santos en la firma de los Acuerdos que ponga fin a la violencia como justificación política. Un esfuerzo que ya estamos a menos de cien metros de alcanzar.

Cuatro hechos que se han desgranado como una cascada de buenas noticias, nos muestran el ritmo y la aceleración que ha tomado el proceso de Paz, nos hace sentir que el agua está a punto de hervir, hechos estos, que unido a los anteriores acuerdos, suman en la cantidad y en la calidad cada vez más contundente, que llevan a que se reúnan las condiciones para que se pueda dar el gran salto cualitativo de la PAZ.

Edición 439 – Semana del 20 al 26 de marzo de 2015

1 Fuente. Programa Presidencial de Acción Integral contra las Minas.

 
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
   
 
 
comentarios suministrados por Disqus