El agua es vida

  Amylkar D. Acosta M.
  Director Ejecutivo Federación Nacional de Departamentos
   
 

“El 22 de marzo… entra la primavera”... Así empieza una de las tonadas de nuestro rico y fantástico folclor vallenato, letra y música de Leandro Díaz y precisamente por ello mismo, la comunidad internacional celebra en esta misma fecha el día del agua, como principio de la vida que es, imprescindible para la subsistencia de todas las especies vivientes sobre el planeta Tierra. Allí donde hay agua hay vida, ello explica los denodados esfuerzos de los científicos por comprobar si en otros astros hay agua, porque de allí se seguiría como corolario su existencia, así sea en estado embrionario. La superficie terráquea asemeja un archipiélago, circundado por doquier por los océanos, los ríos y sus afluentes, así como de complejos lagunares.

El volumen total del agua de la tierra es de 1.460.000.000 km3 y cubre el 71% de la superficie del globo terráqueo. El 97.52% del agua existente es salobre y de escasa utilidad para el consumo humano; 1.76%, aproximadamente, se encuentra en los casquetes polares y en las profundidades de la tierra; el 0.4% se encuentra en los ríos, lagos, depósitos naturales, ciénagas, en la atmósfera, en organismos vivos y de ésta escasamente el 0.1% es agua dulce apta para el consumo humano.

Fenómenos como el progresivo calentamiento global, han venido convirtiéndose en un dolor de cabeza para la comunidad internacional, por su impacto aterrador. El volumen de agua potable por habitante actualmente es menor del 50% del de 50 años atrás. No obstante, desde 1990 hasta la fecha más de 2.000 millones de habitantes del mundo han podido acceder al servicio de agua potable, gracias a que 116 países alcanzaron la meta de los Objetivos del Milenio relativa al agua. Hoy en día más de la mitad de los habitantes de la tierra (4.000 millones) tienen asegurado el abastecimiento del preciado líquido a través de la red de acueductos. Aún más de 748 millones habitantes carecen de acceso fácil y oportuno del mismo, el 90% de ellos en las zonas rurales,

Se estima que cada año mueren 4.600,000 niños menores de cinco años por enfermedades infectocontagiosas atribuibles a la falta de acceso al agua potable y a la carencia de saneamiento básico; cada cuarto de hora perecen mas de cien personas en el mundo por enfermedades de tipo diarreico, por falta de agua potable. De disponerse de un adecuado abastecimiento de agua de calidad se podría reducir la incidencia de algunas de esas enfermedades y hasta la muerte prematura de muchos niños en un 75%.

Colombia está aprisionada en la paradoja de ser el cuarto país con mayor disponibilidad de agua por unidad de superficie, después de la antigua Unión Soviética, Canadá y Brasil; y, al mismo tiempo, es el país en donde el ímpetu destructivo y depredador del ecosistema ha adquirido caracteres más dramáticos. Aunque se ha reducido la deforestación, en los últimos 15 años se arrasaron 600 mil hectáreas de bosque húmedo tropical. Pese a ello, actualmente la oferta hídrica en Colombia sobrepasa los 57.000 m3 anuales per cápita, rebasando con creces los 14.000 m3 promedio estimado por cada habitante de la Tierra por la ONU.

Colombia no ha escapado al sombrío panorama que delatan las estadísticas a escala mundial y hasta hace muy poco acusaba una gran precariedad en el abastecimiento de agua potable. Casi ninguno de sus municipios menores, que representan más del 80%, contaba con plantas de tratamiento para potabilizar el agua para consumo humano en 2007. Precisamente la décima Meta de los Objetivos del Milenio, al que se comprometió Colombia, era reducir para este año en un 50% el porcentaje de personas que carezcan de acceso sostenible al agua potable. A Colombia, desafortunadamente, no le alcanzó el tiempo para lograrlo y aunque, como lo reconoció Fabrizio Hochschild, Coordinador residente de la ONU: “avanza en la dirección correcta, pero no a la velocidad necesaria”.

www.fnd.org.co

Edición 440 – Semana del 27 de marzo al 9 de abril de 2015
 
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
   
 
 
comentarios suministrados por Disqus