Ética y disidencia sexual y de género

  Karina Camacho Reyes1
  Colectivo de Pensamiento y Acción Mujeres, Paz y Seguridad
– Corporación Viva la Ciudadanía
   
 

El Colectivo de Pensamiento y Acción Mujeres, Paz, y Seguridad, y por lo tanto el Pacto Ético por la Paz, tienen entre sus apuestas más importantes la pluralidad y la equidad, en consecuencia concibe como una postura ética para la construcción de la paz el reconocimiento de los derechos de las mujeres lesbianas, bisexuales, trans, de los hombres gais, bisexuales, trans, de las personas intersex, y de todas aquellas personas que se apartan de la norma heterosexual y de las construcciones binarias del género.

Las construcciones sociales de género dejan como única posibilidad válida el construirse como hombres a los machos y como mujeres a las hembras, dejando de reconocer otras posibilidades como los tránsitos entre los géneros, las resignaciones sexuales, o los estilos y formas de vida que pretenden ponerse por encima de las etiquetas; de la misma manera, las construcciones sobre la orientación sexual hace que pensemos en lesbianas, gais, bisexuales y asexuales como personas enfermas, delincuentes o pecadoras.

Entender que las posibilidades únicas se configuran en imposiciones, ayuda a identificar que el no reconocimiento de las orientaciones sexuales no heterosexuales y las identidades de género no hegemónicas es un ejercicio homogeneizante y jerarquizador de violencia que debe erradicarse si realmente se quiere avanzar en la construcción de una ética y una paz integral, estable y duradera.

Además de las violencias que contra las personas de los sectores LGBTI se ejercen desde distintos ámbitos de la sociedad, en lo que respecta al conflicto armado colombiano, se necesita reconocer que este ha intentado exterminar o normalizar todo intento de disidencia sexual y de género; y respondiendo a este reconocimiento, los esfuerzos para la reconciliación y la educación para la paz se necesita avanzar en aspectos como:

- Identificar los imaginarios y prejuicios que sustentan la discriminación, y en consecuencia transformar toda práctica excluyente contra la disidencia sexual y de géneros.

- Reconocer y ayudar a que se reconozca la humanidad y los derechos de las personas con orientaciones sexuales e identidades de género no hegemónicas en equidad con las personas heterosexuales y cisgénero.

- Reclamar al Estado el reconocimiento de la riqueza de la multiversidad sexual y la garantía plena de los derechos, especialmente mediante el desarrollo de las Políticas Públicas LGBTI y la inclusión de programas en los Planes de Desarrollo, todo ello en los niveles nacional, departamental, y municipal. Estas políticas y programas han de ser diseñados, ejecutados, y acompañados de la manera más ética, participativa, y transparente.

- Rechazar toda forma de violencia, procurar la justicia y exigir la transformación y apoyar los esfuerzos por la transformación hacia las relaciones equitativas y la dignificación de lesbianas, gais, bisexuales, trans, e intersex.

Por último queremos saludar y reconocer el trabajo de quienes se han dedicado o han incluido entre sus esfuerzos las agendas contra la discriminación, entre ellas las mujeres y organizaciones de mujeres que han posicionado el tema de los derechos de las mujeres en las negociaciones de La Habana, quienes han permitido muy generosamente a organizaciones LGBT presentar sus denuncias y propuestas.

A estas últimas –las organizaciones del movimiento LGBT-, además de reconocer sus logros, queremos invitarlas fortalecer el reconocimiento de las afectaciones que dentro de los sectores LGBTI tienen las mujeres y en consecuencia a procurar la equidad de género tanto en el nivel organizativo, como en las transformaciones institucionales y sociales que procuran.

Para finalizar, compartimos nuestro entusiasmo por las crecientes cercanías entre los movimientos sociales por la paz, el LGBT y otros tantos que nos ayudan a comprender que la constricción de la paz pasa por un pacto ético para erradicar en las organizaciones sociales y en el país toda forma de discriminación.

1 Con la colaboración de Zayury Tibabuiza, Colectivo de Pensamiento y Acción Mujeres, Paz y Seguridad

Edición 442 – Semana del 17 al 23 de abril de 2015
 
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
   
 
 
comentarios suministrados por Disqus