Capitalismo y fútbol: ¿caerá Blatter en Zúrich?

 
  Miguel Ángel Herrera Zgaib
  Director del grupo Presidencialismo y Participación
 
   
 

“Hoy es un día triste para el fútbol...No sería apropiado comentar más en este momento”. Ali Bin al Hussein, jordano, candidato a presidencia de la FIFA.

“(Es) otro caso de aplicación ilegal y extraterritorial de la legislación de los EE.UU”. Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia.

No es simple casualidad que a dos días de la asamblea general de la FIFA, en Zúrich, donde se elige el presidente por los siguientes cuatro años, se destapen dos investigaciones, que sacuden los cimientos de la primera organización global privada, la de la fiscalía estadounidense y la suiza. En la primera, ya hay indictments y capturas, y de la segunda se sabe menos.

En los Estados Unidos, ya hubo aceptación de cargos por un riquísimo empresario brasileño, José Hawilla, el dueño de Traffic quien ha devuelto dineros por una suma cercana a los US$25 millones. La malversación, y desviación de fondos detectada es superior a los US$150 millones, y tiene en la picota a quien fuera presidente de la Concacaf, Jack Warner de Trinidad Tobago.

Con él concurren criminalmente otras personalidades de la burocracia del fútbol latinoamericano, entre ellas, Eugenio Figueredo de Uruguay, Eduardo Li, de Costa Rica, el paraguayo Nicolás Leoz, jerarca de la Conmebol, quien recibió coima jugosa de Hawilla.

Hay también implicados de Estados Unidos, en particular, Charles Chuck Blazer, jerarca de la Concacaf, quien fue el “soplón” contactado por el FBI, y quien grabó conversaciones que comprometieron a sus compañeros en la trinca que produce la sacudida en la dirección privada del fútbol globalizada. Pronto se conocerán otros nombres en de Europa, Asia y África.

Pero el escándalo será suficiente para “destronar” al reyecillo de chocolate y crema chantilly. La verdad, con la excepción de la UEFA, y una posible apoyatura de la federación de balompié de Oceanía (OFC), y un reparto de votos en la AFC, la federación asiática, no parece que se muevan más votos para favorecer la candidatura rival, del príncipe jordano, Alí bin Hussain, quien es un vicepresidente de la FIFA.

¿Y Blatter dónde estaba?

“Los próximos meses no serán fáciles para la FIFA…pero lo importante es que podamos restaurar la credibilidad de nuestra organización”. Joseph Blatter

“Ahora, con lo que ha ocurrido, creo que Blatter puede ser derrotado”. Michel Platini.

El vocero oficial de la FIFA, Walter de Gregorio se adelantó a decir que el gran barón, Joseph Blatter está preocupado por lo que se ha “destapado”, pero advierte que él mismo, y la organización que hasta el viernes preside, había ordenado investigar un conjunto de affairs que irán reventando en los siguientes días.

La investigación camina en paralelo en Zúrich, como se ve; pero, no es menos cierto que la estadounidense empezó con anterioridad en New York, al cuidado de Loretta E. Lynch, hoy Fiscal general de aquel gobierno. Y los tentáculos del FBI llegaron hasta el lujoso hotel de Zúrich, en donde fueron apresados los primeros responsables. Con autorización del ministerio de justicia de Suiza. Mientras tanto, en Miami, se incautaron los documentos de la Concacaf.

Tales medidas no ha sido posible aplicarlas a la sede la Conmebol, en Luque, Paraguay, cubierta por extraterritorialidad, gracias a la Ley 1070 de 1977, del Congreso de aquel país. Tendría entonces que derogarse de tal ley, que es un adefesio jurídico, explicable por los poderes de la FIFA, y su afiliada.

La gran piedra de escándalo, que deja escapar su podredumbre, tiene que ver con el modo como se dio a Qatar la sede del campeonato mundial, con una feria de “coimas” así como el modo como se han repartido los contratos para derechos de transmisión que producen las mayores entradas a la caja rota de la FIFA y que algunos calculan, superan los US$5.000 millones.

Amén del reparto descarado de las ayudas y fomento destinados a varios países africanos, que se quedaron en el bolsillo de autoridades internacionales y locales. Ellos explican en parte como se le dio la sede a Sudáfrica, y el gran fiasco que se produjo en este país, después que terminó el campeonato del mundo, que dejó multimillonarias construcciones prácticamente abandonadas.

Este viernes se sabrá

“Nuestra decepción y preocupación con la FIFA…es profunda.” Visa Inc.

Este viernes, sin falta, habrá un ajuste de cuentas interno. Quedará el eco de lo espetado por Maradona, la sentencia anticipada de Michel Platini, quien dijo por estos días que Blatter es un mentiroso, porque dijo que la anterior era su última elección y no lo cumplió.

Ahora Blatetr tiene un rival más poderoso, fortalecido en parte, por esta tormenta, el príncipe Al Hussain de Jordania, quien sin embargo era vicepresidente también. Está el poder del dinero árabe que aceita la caja mayor de las finanzas de los clubes que juegan en Europa, y los países hacen propaganda de empresas árabes en sus camisetas, como Emiratos Árabes y la misma Qatar.

Parece difícil que le vayan a soltar las riendas de la FIFA a un príncipe árabe, aunque tenga el apoyo estadounidense y británico. En verdad, no parece él ser un conocedor del fútbol, pero, sí de los flujos de caja internacionales, el negocio de la pecosa, claro está. Él es  relativamente vecino de Qatar, la piedra que más duele en el zapato de la descuadernada FIFA, porque tiene la responsabilidad de hacer el mundial de 2022.

Ahora se ha añadido el poco claro capítulo de la federación de fútbol de Colombia. En los indictments del distrito judicial de New York, entre los 14 nombrados, aparece Colombia sin indicar nombres. El hecho es que el nombre de Luis Bedoya salió a bailar, y se dice que este país pudo haber recibido US$7.5 millones, que fueron repartidos por la firma Datisa. En todo caso, la investigación conduce estas maniobras criminales hasta 25 años atrás.

De todo anterior ha dicho el vocero De Gregorio, que los mundiales ya decididos se realizarán. En Qatar también, en cuyas obras de construcción se denuncia por otras fuentes, ya perdieron la vida más de 200 obreros, lo que contraviene también todas las normas de la OIT.

En todo caso, la corrupción del balompié mundial supura, y el mal olor cunde por todas las canchas, y alcanza a nuestro país. Le convendría a esta organización global, la todopoderosa FIFA, con pies de barro, ajustarle las “cuarenta” a su máximo responsable. Ya veremos, porque se acabó el tiempo y hoy serán las votaciones. Este sábado habrá cajas destempladas, o felicidad para nuevos ocupantes del trono que rige la redonda en el mundo.

Edición 448 – Semana del 29 de mayo al 4 de junio de 2015
 
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
   
 
 
comentarios suministrados por Disqus