Indiferencia e ignorancia sobre la realidad local y nacional

 
  Silvia Carolina Rodríguez Castaño
  Comunicadora Corporación Viva la Ciudadanía – Regional Antioquia
 
   
 

¿Por qué tanta indiferencia ante la realidad nacional?

¿Por qué la gente no quiere saber de política?

Son preguntas que se pasan por mi cabeza cuando tengo algunos encuentros con amigos.

Acercarme al sector social (a nivel personal y profesional) ha generado en mí una mayor conciencia y compromiso con la ciudad y los temas que la atraviesan. Descubro casi todos los días cosas buenas y malas que pasan en muchos aspectos como el social, el económico, el político...

Pero es muy frustrante cuando quiero conversar con mis amigos sobre todo esto que descubro y veo en ellos una indiferencia, ignorancia (no de manera peyorativa) y opiniones muy sesgadas. Muchas no ven noticias, no leen un periódico y en la radio no escuchan los temas que se debaten e informan.

Prefieren estar en su “burbuja de cristal”, allí donde sólo piensan en su auto, compras en el centro comercial, el gimnasio y su trabajo.

Y me pregunto y a la vez les pregunto ¿por qué esa indiferencia ante lo que pasa en la ciudad y/o en el país?

¿Por qué esa resistencia a enterarse y activarse en lo que más que un derecho debería ser su obligación cómo ciudadano?

¿Ser ciudadano es sólo pertenecer a un espacio geográfico? o ¿es hacer parte de la forma social y política con responsabilidades y deberes?

Sé que no se puede ser tan fanático y que sólo se “respire y se coma” siempre la realidad nacional y local (eso se lo dejamos a los periodistas) y que la relación con nuestra situación debe ser moderada, a veces incluso “desconectarse” es saludable, pero no hasta el punto de desconocer lo que acontece en nuestra ciudad y en el país.

Yo veo en ellos miedo a participar, como si reclamar derechos ciudadanos fuera para otros, además piensan que ya hay quien lo hace por ellos.

Lo veo ahora, muy claramente en dos temas importantísimos: las elecciones de este año y el actual proceso de paz.

La cantidad de cambios que se avecinan debieran ponernos en alerta, en discusión y análisis para afrontar las diferentes dinámicas en las que entrará todo el país.

Pero ellos, y creo que representan a muchas más personas en la ciudad, no saben en qué va el proceso de paz, o que está sucediendo en el campo electoral con los partidos y los candidatos.

Saben las cosas solo de nombre, porque de vez en cuando salen en conversaciones con amigos y familiares, pero no profundizan al respecto, se quedan sólo con opiniones o noticias que han sido publicadas de manera mal intencionada o dirigida. Otros si saben de las elecciones, pero porque fueron elegidos jurados de votación y sólo piensan en la media jornada que recibirán de compensación por “regalarle” un domingo al Estado.

Entonces vuelvo a reflexionar y pienso a quien debería echarle la culpa, ¿a los medios de comunicación (no todos)? ¿A nuestra educación? ¿A nuestro entorno? ¿A las ollas destapadas donde se ven cogidos servidores públicos? O ¿lo sumo todo?

Sigo sin entender esa indiferencia, como ese poco interés en procesos tan importantes como los que vive actualmente el país.

Me gustaría poder ver en ellos un atisbo de curiosidad por aprender y enterarse poco a poco de lo que rodea nuestro diario vivir.

Mientras tanto, sigo aprendiendo y tratando de que mi aporte a una mejor sociedad, sea al menos sembrar en ellos como en los gatos, la curiosidad de saber lo que sucede en nuestras calles, nuestra ciudad y nuestro país.

Edición 448 – Semana del 29 de mayo al 4 de junio de 2015
 
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
   
 
 
comentarios suministrados por Disqus