El Peor de los Hombres es Bueno

 
  Mauricio Castaño H.
  Historiador – http://colombiakritica.blogspot.com/
 
   
 

La agresión es dolor propio que produce la espina que se tiene clavada y el bufar que nos aterroriza es tan sólo el escape del sufrimiento infringido. En el cuadro de Carpaccio, San Jorge vence al dragón, entonces la ciudad descansa asolada por la fiera, la violencia es domada, domesticada, gestionada. La bestia representa la violencia colectiva, la violencia de todos. Igual sucede con el león de San Jerónimo, los monjes huyen aterrados al notar la presencia de la fiera, el Santo sin arma alguna se acercó al terrorífico animal y vio una espina en medio de sus garras, se la extrae de la pata, la fiera se calma, el dolor se va con su fiereza, ya no sufre. Seguimos a Michel Serres.

El león se amansa, está tranquilo, es domesticado, sigue como cachorrillo a su amo. La lección es bien sencilla: nada de espinas en sus pezuñas, más bien, sus garras mismas son espinas que le hacen sufrir. Todos los dragones de la vida son princesas que piden socorro. Cuando los enemigos se acercan, producen miedo al dejar ver sus dientes y sus garras son su amenaza. La Revelación: sus garras son espinas que producen sufrimiento y sus alaridos que causan miedo son tan solo alaridos de su propio dolor. Todos los dragones de su vida no son sino princesas que piden auxilio.

Igual sucede con la historia religiosa del buen samaritano que significa el enemigo público número uno. En nuestros días equivale decir el buen nazi, el buen paramilitar, el buen guerrillero, el buen ultraderechista, el buen ultraizquierdista. Todos los hombres son buenos por naturaleza, el sufrimiento que infringen es su propio dolor que les produce la espina que llevan por dentro y sus alaridos que nos causan miedo, tan solo son su propio dolor. Solución: sacar su espina para aliviar su dolor. “Quiere decir sea cual sea el enemigo sea cual sea la violencia que despliega contra nosotros es bueno.” El peor de los hombres es bueno a pesar de todo.

La temible fiera de lo peor de la condición humana, la capacidad de hacer maldad, de hacer daño es tan sólo su propio sufrimiento que demanda alivio de los otros que posiblemente le temen. Pienso en todo el baño de sangre, en ese cóctel de violencia que ha vivido, que vive Colombia y en los odios permanentes que hacen las veces de combustible para seguir las rebatiñas, ello es tan sólo la creación de fantasmas de monstruos, allí tan sólo hay seres humanos que sufren. Es difícil el perdón ante la barbarie pero fácil cuando se comprende que el peor de los hombres es bueno.

La voluntad política en Colombia busca la solución del conflicto con las guerrillas izquierdistas, sus opositores no quieren ver la espina que llevan enterrada estos hombres y que demandan consuelo; Todos los dragones de su vida no son sino princesas que piden auxilio. Las bestias henchidas de poder tan solo son corderos disfrazados. Los grandes hombres ingeniosos no estaban equivocados cuando sin cesar enseñaron que todos los hombres son buenos por naturaleza. Las polémicas como las dualidades son hijas de la guerra, la cultura de paz viene a bien en la mortandad que no nos deja crecer, se precisa desenterrar la espina que nos aflige.

Edición 452 – Semana del 26 de junio al 2 de julio de 2015
 
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
   
 
 
comentarios suministrados por Disqus