El poder tras el poder

 
  Jharry Martínez Restrepo
  Analista en proceso político y elecciones,
Corporación Viva la Ciudadanía – Regional Antioquia
 
   
 

Las últimas dos semanas han sido las más vertiginosas para Antioquia en lo que a la contienda política se refiere. La lucha por la gobernación del departamento se ha convertido en una verdadera guerra de titanes en donde los inesperados anuncios, la renuncia pública de respaldos, la cancelación de reuniones y las insistentes declaraciones de los candidatos evidencian lo que ya las nuevas alianzas, el secretismo, las reuniones de emisarios y las sutiles indirectas habían presagiado. El Uribismo, el Fajardismo y el Santismo juegan sus fichas al mejor estilo ajedrecista para llevarse el tan anhelado tesoro que significa políticamente estar en la gobernación de Antioquia. Sin embargo ha aparecido otra fuerza capaz de enfrentar la partida con cualquiera de los tres o mejor aún capaz de hacer enfrentar a los tres con nuevas reglas y nuevo tablero.

Hasta hace dos semanas estaba todo medianamente claro en las aspiraciones a la gobernación. El expresidente Álvaro Uribe Vélez se paseaba por todo el departamento alzando la mano de su candidata Liliana Rendón, invitando a votar por ella, resaltando su capacidad de gerencia, su buena gestión pública y promoviendo a una mujer que piensa en las mujeres del departamento como gobernadora (Rápido se le olvidaron las desafortunadas declaraciones de la entonces senadora sobre violencia de genero). Por su lado Federico Restrepo había asumido la tarea de aliarse con Federico Gutiérrez (Candidato a la alcaldía de Medellín) en un equipo que llamaron “Los Federicos” y que, como ambos van por grupo significativo de ciudadanos, Compromiso por Antioquia el primero y Creemos el segundo, les servía de plataforma para la recolección de firmas; mucho fue lo que los vimos en caminatas juntos asumiendo el compromiso de trabajar unidos por el departamento y el municipio. Finalmente a Luis Pérez Gutiérrez se le ha visto también de campaña, eso sí menos en la calle y más en las oficinas de los partidos, de los líderes políticos y de quienes ostentan (o dicen ostentar) el tan anhelado fortín electoral de Antioquia, tratando de encontrar en las alianzas políticas y en las maquinarias electorales el respaldo que no ha alcanzado entre los antioqueños que aún recuerdan su gestión como alcalde de Medellín cuando la ciudad enfrentó acciones como la terrible operación Orión a mando del general Mario Montoya en la que según algunos analistas se benefició a grupos paramilitares, la politización de EPM, el escándalo de la Vajilla, el despilfarro de dineros públicos y un largo etcétera de escándalos.

Sin embargo este escenario se vino abajo con tan solo una llamada y una declaración, dicen que el grupo empresarial Antioqueño – GEA, también conocido como el Sindicato Antioqueño, llamó al partido Centro Democrático para decirle que ellos no estaban dispuestos a apoyar a Liliana Rendón como candidata del partido y que invitaban a que se pensara mejor en una alianza estratégica con Federico Restrepo a quien veían con buenos ojos y como una opción para enfrentar a Luis Pérez. Y se armó la grande, algunos Uribistas inconformes con la representación de la candidata inmediatamente publicaron carta pidiendo que se pensara en otra opción, Álvaro Uribe detuvo su acompañamiento público, silenció sus declaraciones sobre Liliana Rendón y hasta se le vio claramente molesto cuando un periodista de Hora13 noticias se atrevió a preguntarle por el tema, según la Silla Vacía hasta posible que se haya desarrollado alguna reunión para mirar los posibles alcances de una alianza entre el Centro Democrático y el Fajardismo. Por su lado Federico Restrepo luego de varias alusiones hechas por el candidato a la alcaldía de Medellín Alonso Salazar decidió replantear su alianza de “Los Federicos” y ahora se presenta como la llave de Alonso, por supuesto con el visto bueno de Sergio Fajardo, líder histórico de ambos candidatos; revuelo causó pues la volteada de Federico Restrepo, al punto que en alguna de las muchas veces en las que se le pregunto a Federico Gutiérrez por el desplante solo atinó a decir que no entiende lo que paso pero que su compromiso es con la gente, mejor dicho lo dejaron vestido y alborotado.

Pero ¿Qué será que tiene la GEA que fue capaz de hacer tastabillar hasta al expresidente Álvaro Uribe Vélez? Pues es ni más ni menos el conglomerado empresarial más grande de Colombia con más de 125 empresas reunidas en tres grupos: Grupo Nutresa (dueño entre otros de la Nacional de Chocolates y Colcafé), Grupo Argos (el conglomerado cementero más grande de Colombia) y Grupo Sura (Bancolombia, Suramericana y Protección, entre otros). El apoyo de GEA es el impulso económico y social que cualquier candidato desearía y por el cual están dispuestos a cambiar de la noche a la mañana de alianza, de candidato y ¿porque no? Hasta de partido.

Esta historia apenas comienza y será solo hasta el próximo 25 de julio que sabremos cómo quedan distribuidos los poderes y las candidaturas a la gobernación de Antioquia. Mientras tanto solo somos testigos de una candidata a quien hasta la foto en la sede del partido le quitaron pero que aún sigue convencida que es la opción del Centro Democrático porque como ella mismo lo dijo “A mí me tienen es que sacar”, un Federico Restrepo tratando de disimular lo innegable y es que se equivocó en su primera alianza y esta jugada le llego justo en una coyuntura que lo deja mal parado y a un Luis Pérez al que se le sumo a su ya larga lista de contradictores un poderoso adversario.

Amanecerá y veremos, cómo termina este novelón en Antioquia donde al parecer aun los que ponen la plata, ponen las condiciones.

Edición 454 – Semana del 10 al 16 de julio de 2015
 
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
   
 
 
comentarios suministrados por Disqus