El desequilibrio de la balanza

 
  Amylkar D. Acosta M.
  Director ejecutivo de la Federación Nacional de Departamentos
 
   
 

A consecuencia de la caída de los precios del crudo hay países ganadores, los importadores y países perdedores, los exportadores, entre éstos Colombia. El impacto de la caída de los precios del petróleo y no sólo de este, sino del carbón, el oro y ferroníquel, le ha propinado un duro golpe a la economía colombiana, que se prolongará en el tiempo y le va a costar mucho reponerse del mismo. No obstante que Colombia no es un jugador de las grandes ligas, las exportaciones petroleras representan más del 50% de las exportaciones totales, las cuales se constituyen, junto con las inversiones que atrae al país, en la principal fuente de divisas y como sector se ha constituido en la última década en el principal impulsor del crecimiento de la economía y, de lejos, en la principal fuente de ingresos públicos.

De allí que con la caída de los precios del crudo, que supera el 40% con respecto a junio 16 de 2014, amén del deterioro de los términos de intercambio, se vean notoriamente afectados tanto el sector externo, como el crecimiento del PIB, la afluencia de capitales y, desde luego, las finanzas públicas.

El sector externo es el primero en resentirse con la caída del precio y el volumen de nuestras exportaciones de petróleo. El año anterior las ventas externas de Colombia perdieron con respecto al 2013 US $4.000 millones, al pasar de US $58.824 millones a US $54.795 millones y este año, si la tendencia se mantiene, según lo explicó Javier Díaz, Presidente de la Asociación Nacional de Exportadores (ANALDEX), la reducción podría acercarse a los US $6.000 millones en 2015, para terminar el año “en US $48.000 millones y no en US $50.000 millones, como se espera (si el precio se recupera)”.

Es de anotar que, según el DANE, las exportaciones colombianas sólo han disminuido en los últimos 42 años en 7 de estos (1981, 1998, 2001, 2002, 2009, 2013 y, más recientemente, en 2014). Es más, desde que se llevan registros, las mayores caídas de las exportaciones colombianas se dieron en el año 2009, con una baja del 12% y la mayor en 2001, también como ahora atribuida a la baja abrupta de los precios (cerró el año a US $18.52 el barril) y las exportaciones de petróleo, que fue del 31%. Pues bien, en 2014 la caída acumulada de las exportaciones totales a diciembre 31 fue de 7%, incluidas las no tradicionales que se vieron disminuidas en un 4%. Esta caída se aceleró en el cuarto trimestre del año anterior, registrando una baja del orden del 28.9% y se prolongó en el primer trimestre de este año con el 30.2% (¡!).

Esta tendencia se acentúa, al punto que el déficit en la Balanza comercial, que el año anterior fue del orden de US $6.293 millones (-1.7% del PIB), ya en los primeros cuatro meses de este año se está a punto de alcanzar el nivel récord del déficit alcanzado para todo el año 2014. En efecto, al cierre del mes de abril el déficit de la Balanza comercial sumó US $5.059 millones y ello a pesar de la contracción del 8.1% de las importaciones. Este déficit para el mismo período en 2014 fue de US $1.482 millones, el 30% menor.

Por su parte el déficit en Cuenta corriente de la Balanza de pagos en 2014 fue de US $19.783 millones (-5.2%), superando ampliamente el 3% del año anterior y, al paso que vamos, como lo estima la revista The Economist, dicho déficit para el 2015 puede llegar al 6.4% del PIB, la cifra más alta entre las 42 economías que figuran en la muestra, seguida por Suráfrica con un 5.4%. La proyección oficial en el Plan de Desarrollo Todos por un nuevo país se quedó corta al hacer una previsión del 4.8%. Ya el Gobierno admitió que dado que las exportaciones de petróleo y carbón bajarán US $13.000 millones, un 34%, este déficit se elevaría hasta el 5.6%, así lo reconoció en la más reciente versión del Marco Fiscal de Mediano Plazo (MFMP).

Este abultado déficit de la Balanza comercial y de la Cuenta corriente de la Balanza de pagos, según el Gobierno persistirá, al considerar que las exportaciones tradicionales (hidrocarburos y carbón, fundamentalmente) caerán este año un 34%, pero creen que va a ser financiado, según el Ministerio de Hacienda “con entradas de capital extranjero por un valor de US $18.756 millones, monto inferior en US $5.307 millones al que se registró en el 2014”. Pero, cabe preguntarse qué tan realista es este estimativo del Gobierno habida cuenta del reflujo de capitales desde los países emergentes hacia los centros financieros que viene registrándose a nivel global desde el 2013. En el 2014 los flujos de Inversión Extranjera Directa (IED) disminuyeron 16% en el mundo, hasta US $1.23 billones.

www.fnd.org.co

Edición 454 – Semana del 10 al 16 de julio de 2015
 
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
   
 
 
comentarios suministrados por Disqus