Por fin comenzarán las excavaciones en La Escombrera

 
  Yhoban Camilo Hernández Cifuentes
  Agencia de Prensa IPC
 
   
 

Después de 13 años de lucha, las víctimas que buscan a sus familiares desaparecidos en las escombreras de la Comuna 13 de Medellín por fin verán comenzar las excavaciones en el terreno, donde se estima que hay entre 80 y 90 personas sepultadas por diferentes actores armados.

La diligencia judicial estará a cargo de la Fiscalía y comenzará el lunes 27 de julio de 2015 en el sector de La Arenera, donde el ex paramilitar del Bloque Cacique Nutibara, Juan Carlos Villada, alias “Móvil 8”, señaló tres lugares en los cuales él y sus hombres habrían sepultado a unas 50 personas.

El sitio de la excavación es el polígono número uno. Allí será necesario remover 24 mil metros cúbicos de tierra y cavar hasta una profundidad de 8 metros para encontrar suelo natural, indicó Caterine Heyck Puyana, directora de Articulación de Fiscalías Nacionales Especializadas.

En este polígono el proceso de búsqueda y prospección arqueológica durará cinco meses, al cabo de los cuales se esperan recuperar los restos de las primeras víctimas. De fracasar en el intento inicial, se continuará la búsqueda en los otros sitios.

Para que el proyecto sea integral, las labores estarán acompañadas de un plan de atención psicosocial a los familiares de las víctimas; de un proceso de identificación y exhumación de restos; y de un ejercicio de memoria histórica para reconstruir el relato de lo que ha ocurrido en la Comuna 13, occidente de Medellín.

“Este es un hecho muy importante para la ciudad y para el país en un momento en que el tema de la paz y la reconciliación están al orden del día en Colombia. No podíamos pasar por alto el clamor de la comunidad que durante tanto tiempo ha insistido en desenterrar la verdad oculta en lo que se conoce como La Escombrera. Por eso, [se hace] este esfuerzo interinstitucional entre Alcaldía, Fiscalía, Gobierno Nacional y comunidad”, concluyó Jorge Mejía, consejero para la Reconciliación, la Convivencia y la Vida de la Alcaldía de Medellín.

Pero las víctimas y sus representantes sienten que ese clamor no ha sido atendido por completo, pues con dolor ven como La Escombrera continúa funcionando; recibiendo cada día más desechos que se acumulan sobre los cuerpos de sus seres queridos.

‘Una gota de esperanza en un mar de impunidad’

Saber que finalmente se materializa un proceso de búsqueda en las escombreras es algo que “nos da una inmensa satisfacción porque, aparte del dolor que sentimos, a muchas mujeres se nos acabará la incertidumbre de [preguntarnos] ¿Dónde estará? ¿Cómo estará?”, expresa Margarita Restrepo, integrante de la organización Mujeres Caminado por la Verdad, que reúne a 143 madres, esposas, hermanas e hijas, quienes buscan a sus familiares desaparecidos en la Comuna 13.

Margarita busca a su hija Carol Vanessa Restrepo, desaparecida desde el 25 de octubre de 2002 cuando la Policía y el Ejército desarrollaron la Operación Orión, durante la Alcaldía de Luis Pérez Gutiérrez.

En esa época “el sector de La Escombrera y La Arenera se convirtió en un lugar estratégico respecto a todo lo acontecido en la Comuna 13, especialmente en el tema de las desapariciones forzadas —indica un comunicado de la Corporación Jurídica Libertad—, pues ha sido señalado como un sitio donde se presume se realizaron entierros clandestinos de personas que eran detenidas o sacadas de sus viviendas por paramilitares del Bloque Cacique Nutibara que actuaron en connivencia con miembros de la Fuerza Pública durante las operaciones militares del 2002 (Mariscal y Orión) y posterior a ellas, como lo han señalado excomandantes paramilitares, entre ellos Diego Fernando Murillo Bejarano, alias don Berna. Dichos operativos estuvieron dirigidos por el entonces comandante de la IV Brigada, ex general Mario Montoya Uribe y el coronel de la Policía Metropolitana del Valle del Aburra, Leonardo Gallego Castrillón, y fueron autorizados directamente por el ex presidente de la república Álvaro Uribe Vélez.”

Al momento de su desaparición, Carol Vanessa tenía 17 años, cursaba el grado noveno de bachillerato y había salido de su casa para encontrarse con otros dos compañeros de su colegio, Cristian Adrián Castrillón Castrillón y John Jairo Durango Machado, quienes también desaparecieron.

La lucha no ha sido fácil pero la búsqueda ha sido incansable. Por eso, ahora que inicia la prospección arqueológica, las víctimas ven el proceso como ‘una gota de esperanza en un mar de impunidad’. Y bajo este lema, el lunes 27 de julio a las 9:00 a.m. realizarán un acto simbólico en memoria de los desaparecidos de la Comuna 13, previo al inicio de las excavaciones en La Arenera.

Allí el Padre Javier Giraldo, defensor de Derechos Humanos, presidirá una ceremonia religiosa y hará una reflexión sobre el significado del proceso. Además, varios jóvenes de la comuna harán acciones culturales y de resistencia.

El acto es liderado por la organización Mujeres Caminando por la Verdad en coordinación con la Fiscalía General de la Nación, la Alcaldía de Medellín, el Museo Casa de la Memoria y la Unidad para la Atención y Reparación a las Víctimas.

Comienza la búsqueda pero aún no cierran La Escombrera

El inicio de las excavaciones en La Escombrera es resultado de la insistencia de las víctimas que, venciendo el dolor, salieron a la calle, hicieron plantones y convocaron vigilas por la memoria: para recordar a sus seres queridos, exigir que los buscaran y pedir que se desenterrara la verdad.

Eso piensa Adriana Arboleda, abogada de la Corporación Jurídica Libertad, quien agrega que en este reclamo social fue importante “una decisión de la Sala de Justicia y Paz del Tribunal Superior de Medellín, que en el auto del 04 de septiembre de 2013 solicitó a la Alcaldía y a la Fiscalía que cerraran La Escombrera e iniciaran la búsqueda. Eso posibilitó la instalación de la mesa interinstitucional que ha generado este proceso.”

Pero aunque ahora comenzará la búsqueda, aún no se cumple con el cierre del lugar. Para entender el problema, hay que saber que cuando se menciona La Escombrera en realidad se habla de una zona que comprende: una arenera de la Constructora El Cóndor, con títulos mineros a 50 años; y dos escombreras, una de Agregados San Javier, que cerró en 2010, y otra de Bioparques S.A. que termina su vida útil en 2015.

“Entonces las excavaciones inician en la arenera, pero La Escombrera que está al lado y que es administrada por Bioparques, sigue activa. Nosotros hemos dicho que para el cierre debe haber una decisión administrativa de la Alcaldía y judicial de la Fiscalía, pero están dilatando el cierre para que expire el contrato que se otorgó [a dicha empresa].”, denunció Adriana Arboleda.

Para la abogada, la situación genera mayor impunidad porque cuantos más escombros se arrojan más se dificultad a futuro la labor de excavación y búsqueda de cuerpos. Es como botar desechos para tener que retirarlos de nuevo, con el agravante de que allí se debería estar buscando a más víctimas.

Por eso el pasado 15 de julio cuando se anunció oficialmente el inicio de las excavaciones, la organización Mujeres Caminado por la Verdad hizo un nuevo llamado a las autoridades para que cierren La Escombrera ubicada en el sector El Salado que, pese a sus reclamos, continúa activa “garantizando el derecho particular por encima de los derechos de las víctimas.” Ver comunicado con las peticiones

El comienzo de las excavaciones es apenas eso: un inicio, un paso en la lucha de estas víctimas que han recorrido un sendero escarpado y que por fin comienzan a ser escuchas y atendidas. En ese proceso, quince mujeres de la organización Mujeres Caminando por la Verdad han muerto esperando el cierre total de La Escombrera, esperando la verdad y, sobre todo, esperando a sus desaparecidos.

Edición 456 – Semana del 24 al 30 de julio de 2015
 
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
   
 
 
comentarios suministrados por Disqus