Marta Ligia Gómez Vélez
  Especialista en Periodismo Urbano, Asesora de Comunicaciones Viva La Ciudadanía
 
   
 

En los medios masivos, ciudadanos y alternativos se hacen públicas las realidades de la construcción social a partir de los lenguajes y los discursos, la intención publicitaria, privada o pública de privilegiar unos u otros es lo que los hace diferentes. Hoy que Colombia se encuentra en medio de los diálogos de Paz, la intención y la fuerza deberían estar enfocadas en lograr la comprensión de lo que eso significa para todo el país y todo eso pasa por elementos de contextos, históricos, educativos y explicativos de lo que pasa hoy en la mesa de negociación, y del camino que podremos recorrer si logramos la firma del acuerdo.

Eso se logra fundamentalmente con la conversación en todas sus formas, con la apuesta de un diálogo colectivo para construir la representación y configuración de nuestras realidades, ideas y valores alrededor de la Paz. Los medios podrían aportar mucho a esa conversación, pasando de la racionalidad privada o de intereses particulares, a una racionalidad comunicativa que se acerca al proceso de concepción del saber como del aprender.

Los medios masivos están condicionados por asuntos de mercado mucho más que los ciudadanos y los alternativos, así que estos tienen un reto importante que pasa por varios asuntos:

- Presentar la información de manera más contextualizada y compresiva para dialogar con los imaginarios mediáticos masivos y mostrar una opción diferente para permítele a sus públicos, es decir a los ciudadanos, encontrar elementos que les permitan entender lo que hoy estamos viviendo y lo que de verdad se está jugando en este proceso para nuestro futuro.

- Formar públicos para que sepan interpelar los mensajes que llegan influenciados por intereses privados y particulares. La expresión es fundamental para crear la compresión de los problemas, porque induce a reflexionar. Sin expresión se estará esperando siempre la misma respuesta que todos conocen. La promoción de ciudadanos capaces de pensar y de participar, activamente en la construcción de una sociedad democrática y en paz empieza entonces, por formar sujetos dotados de esa competencia comunicativa.

- Hacer lobby para promover una transformación en los espacios, finalmente somos ciudadanos, públicos que le dan vida a los medios y solo nos hace falta hacer visibles que hacemos parte de la solución. Presionar para que la información de los medios pase de la racionalidad publicitaria a la racionalidad comunicativa con énfasis en los intereses colectivos.

- Enfocar los medios hacia la paz nos pide que se hagan algunos cambios en los contenidos que hoy se publican, lograr que en sus relatos se vean plasmadas las imágenes completas de las realidades, sin bipolarizar, sin dicotomías, sin crear héroes o villanos, sino enfatizando la importancia de la comprensión y de la complejidad de las circunstancias.

- Poner en práctica un paradigma de la comunicación que se valga de la intersubjetividad: 
– La inclusión del testigo, del participante, de los auténticos protagonistas (como forma de acercarse a una memoria histórica-colectiva útil, como forma de ir más allá de la objetividad y neutralidad del discurso histórico, sirviéndose de una personalización intersubjetiva a través de la individualización representativa y dialógica).

- Generar discursos sociales de cultura de paz. Discursos que constituyan un lugar de encuentro, de reconciliación, de construcción de una memoria educadora viva y en continua construcción.

Los medios de comunicación son unas de las instancias sociales que más le llegan a la gente en todo el mundo. No solamente porque sus formatos son muy atrayentes sino porque su lenguaje claro y directo permite el entendimiento a todo el mundo.

En las sociedades contemporáneas es cada vez mayor la importancia de los medios, en particular de la televisión y la Internet. En primer lugar, son medios de expresión de la opinión. Pero, por otra parte, son medios de influencia sobre la opinión. Hay un proceso de retroalimentación: los medios recogen los movimientos de la opinión, pero a la vez los encauza. Esta influye sobre la forma de actuar o de pensar de las personas, logra modificar la forma en que los hombres conocen y comprenden la realidad que los rodea. Se acepta como reales y se consideran importantes, sólo aquellos acontecimientos que muestran los medios de comunicación. Utilicemos eso a favor de la paz.

Edición 460 – Semana del 21 al 27 de agosto de 2015

   
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
 
 
 
comentarios suministrados por Disqus