Fernando Valencia Rivera1
 
   
 

Desde hace más de un año existe en Antioquia un espacio de articulación para el trabajo en favor de la paz y de apoyo al actual proceso de negociaciones y acercamientos con las guerrillas de las FARC y el ELN. Voces de Paz, como se ha denominado este lugar común de instituciones públicas, organizaciones sociales y academia, convoca a unos 25 actores que incluyen mujeres, reintegrados, víctimas, ONG, universidades y entidades públicas de los diferentes órdenes territoriales2.

Para precisar su trabajo, Voces de Paz ha definido que en el corto plazo se enfocará en promover la movilización social para la difusión, refrendación e implementación de los acuerdos de La Habana y los que eventualmente surjan con el ELN, y que en el largo plazo trabajará por la superación de las causas del conflicto armado y la implementación de garantías de no repetición.

En esta mesa se concibe la paz como proceso y se asume que para el efecto debe emprenderse la construcción de paz territorial, entendida no solo como la implementación localizada de las medidas que se deriven de estas negociaciones, sino ante todo como el desarrollo de escenarios, sujetos y medios para el trámite de la paz en contextos regionales, según sus particularidades; de forma tal que permita formular iniciativas pertinentes que sumen al proceso nacional de reconciliación.

Voces de Paz ha realizado encuentros con víctimas para fortalecer la capacidad de incidencia de este actor social, ha construido una propuesta para los candidatos a gobernación y alcaldías y ha propiciado foros con éstos en los que además de darles a conocer la situación y las iniciativas que se aspira sean incluidas en sus programas de gobierno y ofertas políticas, se han suscrito compromisos para promoverlas y se ha ofrecido la colaboración técnica de las instituciones de la Mesa para que los temas sean debidamente formulados.

Durante el debate para la adopción del Plan nacional de desarrollo la mesa formuló observaciones y propuestas en relación con su objeto, las cuales fueron validadas con la Asamblea Departamental en una de sus sesiones ordinarias y presentadas en diferentes instancias previstas durante la aprobación del plan.

Desde esta alianza se está promoviendo la creación o reactivación de los Consejos de Paz y la formulación de programas territoriales de paz, así como medidas contra la inequidad, a manera de garantías de no repetición; se ha realizado un seminario sobre justicia transicional y un foro departamental de tierras en el que a partir de una reflexión sobre la restitución y el problema rural se acordó la conformación de un espacio de diálogo social sobre el tema; y para los próximos días se está convocando un foro nacional sobre los aprendizajes de la ley de Justicia y Paz, y otro sobre la Comisión de la verdad convenida por las partes en La Habana, en los que se espera extraer los principales aprendizajes para formular una serie de recomendaciones que contribuyan a fortalecer los marcos de verdad y de justicia transicional en el actual proceso de La Habana y en el que seguramente se implementará con el ELN.

En su dinámica ordinaria, Voces de Paz desarrolla también una agenda interna en la que además de los asuntos operativos cumple en sus reuniones con un programa de actualización sobre los principales temas del proceso y de la paz.

Además de la variada gama de integrantes, que articulan sus equipos de comunicaciones y promueven y financian conjuntamente las actividades, la mesa cuenta con una amplia red de contactos y tiene como sede de su operación el Museo Casa de la Memoria, lo cual facilita una convocatoria plural y garantiza la vinculación permanente de las víctimas como actor fundamental para la paz. El espacio no cuenta con una financiación específica pero su dinamización ha sido posible gracias a una secretaría técnica provista por el Museo, y a que en la elaboración de análisis y en la organización de los eventos participan todas las instituciones.

Voces de Paz representa no solo la confluencia de actores alrededor del tema de la paz, sino también la posibilidad de participar desde las regiones en la construcción de paz, donde a partir de escenarios concretos se enriquezca la formulación de los acuerdos y la metodología para su implementación. No es el único y tal vez ni siquiera el más importante escenario con este propósito, pero constituye un importante aporte a la movilización ciudadana y al compromiso institucional por la paz, y ante todo la evidencia de que la suma de esfuerzos para la acción concreta produce valiosos resultados.

1 Abogado, docente de análisis político U de A, director regional de Viva la Ciudadanía.

2 Gobernación de Antioquia (Preparémonos para la Paz-Dirección de Atención a Víctimas y Derechos Humanos). Alcaldía de Medellín (Consejería para la Vida, la Reconciliación y la Convivencia - Unidad Municipal de Atención a Víctimas- Museo Casa de la Memoria-Oficina para la Resiliencia- Paz y Reconciliación). Unidad Nacional para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas. Mesa Departamental de Participación de Víctimas. Mesa Municipal de Participación de Víctimas de Medellín. Mesa Departamental de Víctimas. Corporación Región. Instituto Popular de Capacitación (IPC).  Universidad Autónoma Latinoamericana – Unaula. Redepaz. UPB. Universidad Católica del Norte. PNUD.  Agencia para la Cooperación e Inversión de Medellín-ACI.  Agencia Nacional para la Reintegración –ACR.  Viva la Ciudadanía. Instituto de Estudios Políticos U de A. Seminario Permanente e Itinerante Paz y Posconflicto. Departamento de Sociología de la U de A. Escuela Nacional Sindical. Conciudadanía. Mujeres que Crean. Fundación Forjando Futuros.

Edición 462 – Semana del 4 al 10 de septiembre de 2015
   
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
 
 
 
comentarios suministrados por Disqus