Miguel Ángel Herrera Zgaib
  Ex rector Universidad Libre
 
   
 

Guerra y paz en Colombia y la Región Andina. “Homenaje a Zuleta, Echeverría y Deleuze”.

A propósito del X Seminario Internacional Antonio Gramsci, 26 – 31 de octubre 2015 – 09 – 30

Antes

“El éxito de la sociología está en relación con la decadencia del concepto de ciencia política y de arte político que tiene lugar en el siglo XIX (con más exactitud, en la segunda mitad, con la proliferación de las doctrinas evolucionistas y positivistas). Lo que hay realmente de importante en la sociología no es otra cosa que ciencia política. “Política” se convierte en sinónimo de política parlamentaria o de pandillas personales.” Antonio Gramsci, Maquiavelo, sociología y ciencia política, Cuadernos de la cárcel, 1933, pp.: 374 – 375.

El 8 de septiembre del 2008 iniciamos el I Seminario Internacional. El tema fue Hegemonías y Contrahegemonías en la Subregión Andina-Amazónica. Ocho años después, el mundo que auscultamos en lo nacional, regional y global ofrece novedades, pero mantiene determinadas tendencias entonces advertidas.

El lema era “Otra América es posible”. Navegábamos en el proceloso mar de la “seguridad democrática” al comando de un señorito de la guerra, reelecto contra viento y marea. Hoy, fracasada su tercera elección, es la cabeza de la oposición reaccionaria a la paz con las Farc – Ep.

Participaron en 2008, Guido Piccoli, quien nos presentó Mapiripán, serie radial sobre el genocidio paramilitar; denunciaba el régimen para-presidencial. Yolanda Parra, posgraduada en Bolonia, develó el problema global de las migraciones y las minorías, visto desde Bolonia, Ferrara y la Ciudad Perdida en Colombia.

Francisco Hidalgo exploró la revolución ciudadana en Ecuador; y su colega Hilda Ayol presentó la lucha de las mujeres indígenas, las disputas entre los subalternos y el gobierno de Correa.

Hubo un examen económico de Venezuela y Colombia enfrentadas al monstruo de la inflación, por diferentes motivos, por Jairo Oviedo, hoy abogado de la causa indígena en Colombia.

En la sesión final, auditorio Luis Guillermo Vélez, del Congreso de la República se caracterizó la época, como una de Guerra de posiciones, contra-reforma antagonizada por el proceso de revolución social y Reforma intelectual y moral.

El evento se acompañó con una muestra paralela de cine documental, ilustrando una perspectiva subalterna.

Ahora

Luchas hegemónicas, paz subalterna y pensamiento de ruptura

Curtidos por la experiencia y estudio de la coyuntura global, en desarrollo de los dos principios de la Filosofía de la Praxis, que aproximan las relaciones entre la estructura y las superestructuras complejas, es decir, la sociedad política y la sociedad civil, el Grupo Presidencialismo y Participación, a lo largo de quince fructíferos años, madura un programa de investigación que comparte en estas jornadas con los colegas de la Región Andina-Amazónica, y con nuestra audiencia que se reúne para estas reflexiones durante el segundo semestre del año 2015.

Es una conversación documentada, construida desde las luchas presentes, que animan La Historia de los Subalternos. Ponemos a prueba una perspectiva heurística y analítica, con un pensamiento que aprehende en presente la complejidad revolución democrática en Colombia, y el subcontinente.

La coyuntura actual aparece definida en lo global por los síntomas de una tercera guerra mundial, con teatros de guerra y éxodos múltiples, como lo denunció el Papa Francisco en Cuba; en lo regional por la emergencia de un tiempo Pos neoliberal, y en Colombia por la difícil transición de la guerra a la paz, que lleva ya tres años, propulsada por el Acuerdo sobre justicia transicional que resulta ser antesala de las elecciones del 25 de octubre.

Bajo esta situación, de una parte, probamos los alcances del pensamiento de ruptura al servicio creativo del “materialismo activo”, en sintonía con las tesis sobre Feuerbach, que son nucleares para el entendimiento de la obra de Antonio Gramsci y la Filosofía de la Praxis, plasmada en las notas apuntadas en los célebres Cuadernos de la cárcel, 1929 – 1936, que son parte de una tercera y más exhaustiva revisión y encuadramiento en el conjunto de su producción por estos días.

Hemos probado las virtudes y vicisitudes de dicho pensamiento, a través del método teórico práctico de la IAF, Investigación Acción Formativa, sumando las experiencias colectivas y personales en los quehaceres académicos, docentes, investigativos y de extensión. Es y ha sido una interlocución múltiple, plural, con los aportes de pensadores colombianos comprometidos con las causas subalternas.

Recuperando las contribuciones de Antonio García Nossa, estudioso de la economía, el derecho y la política; precursor del intento de reforma intelectual y moral que promocionó Germán Arciniegas, en Universidad, en los claustros de la Regeneración, donde liberalismo y socialismo confluían con dificultad en los comienzos del siglo XX.

Junto con Gerardo Molina, hijos de aquella renovación que trajo la reforma de Córdoba, y en conexión con el legado socialista, que retoma en sus estudios el barranquillero Orlando Fals Borda, coautor de los lineamientos de la investigación acción participativa; y que el antioqueño Estanislao Zuleta completa, al renovar los estudios filosóficos, culturales y literarios, desprovistos de arandelas retóricas, sin venias al provincianismo y a la clientela intelectual, en interlocución, en cambio, con los saberes y el desafío de “los tiempos modernos,” orientando a sus coetáneos y a las generaciones que estuvieron expuestas a su magisterio. Razón de su sobra para recordarlo a los 25 años de su fallecimiento en la ciudad de Cali.

La modernidad estética es considerada, pero es, igualmente, interpelada por el compromiso militante de Camilo Torres, compañero de estudios de Gabo, en esta facultad. Hoy los leemos a todos, y a los dos en particular, a través de un descentramiento “decolonial”. Este repotencia el laboratorio multifacético de la revista Mito, donde se divulga la obra novelística de Gabriel García Márquez, y del boom, sintomáticos de lo tardío de nuestra modernidad contrahecha, porque es un violento cruce de caminos, una compleja confluencia, que se traduce en una barroca hibridación, que trabajan con lucidez José Lezama Lima y Bolívar Echeverría, quien nos refiere y argumenta, definiendo “la modernidad de lo barroco” de nuestra América.

América está localizada en Occidente, pero es más cercana de Oriente, si recuperamos el esquema explicativo utilizado por Antonio Gramsci, para pensar el porqué del triunfo de la revolución en un solo país, y su fracaso en los demás, bajo el comando de ese cerebro colectivo revolucionario conocido como la III Internacional.

El desafío del presente: lectura, escritura y acción

¿Es imaginable una modernidad alternativa respecto a la que ha existido de hecho en la historia? De ser así, ¿qué prefiguración de la misma, explícita o implícita, trae consigo el neobarroquismo contemporáneo? Bolívar Echeverría, en La modernidad de lo barroco. Era, México, 2011. P. 15.

Este descentramiento, este puente creativo, y de resistencia, que se abisagra entre Oriente y Occidente es comprendido a través de una narración múltiple, hecha de todas las voces y música, la que en Colombia Gabo comprende en El Coronel no tiene quien le escriba, madura y descubre como rebeldía del sentido común, que en medio de la tragedia nombra al nuevo mundo, Macondo en Cien Años de Soledad. Realidad que tiene su colofón histórico literario en El general en su laberinto, donde la invención de repúblicas aéreas colapso ante los ojos del general Simón Bolívar.

Esta trayectoria singular constituye la síntesis estética y política de nuestro largo siglo XIX, donde los subalternos llevan la peor parte. Es un orden cerrado y extendido brutalmente con la violencia inaudita de dos episodios: la masacre de las Bananeras y el 9 de abril de 1948, donde los grupos subalternos son sacrificados, y descubren el presente y porvenir de sus luchas por la autonomía individual y social.

Orlando y Estanislao, le dan concreción a la irrupción crítica de la modernidad, salvado el obstáculo de nuestro largo siglo XIX, desde las aulas universitarias, y en la política serán Jorge Eliécer Gaitán y Camilo Torres los heraldos. Es un movimiento que define un orden capitalista contrahecho, dependiente que tuvo una primera prueba al borde del medio siglo pasado, con la interpelación y movilización hecha realidad por el Gaitanismo, con sus ingredientes caudillistas y populares, que fue interrumpido abruptamente por la muerte del líder, y generalizada la reacción, durante el periodo de la Violencia.

Nosotros entendemos y, explicamos epocalmente, este como un periodo de crisis orgánica, de crisis de hegemonía, que ahora pareciera sellarse con el tránsito de la guerra local a la paz esquiva, y mil veces prometida y combatida con todas las formas de lucha. Es también un tiempo en que lo global y lo local se juntan.

Quizá esto da relevancia especial al pensamiento de otro pensador ilustre en el escenario del capitalismo tardío, Gilles Deleuze, de quien también conmemoramos su fallecimiento. Tal y como lo recuerda Bolívar Echeverría, el ecuatoriano trasterrado que toco el diapasón de Occidente, sin apagar el dulce cantar de la ocarina, y la laboriosa marcha del chasqui/amauta.

Así lo cita: “El “pliegue”, el leit motiv de lo barroco pensado por Gilles Deleuze – la imagen de una negativa a “alisar” la consistencia del mundo, a elegir de una vez por todas entre la continuidad o la continuidad del espacio, del tiempo, de la materia en general, sea ésta mineral, viva o histórica – ¿habla de la radicalidad de la alternativa barroca?”1

Este, el X Seminario se atreve a invitar a ponentes y expositores a que compartamos intuiciones y análisis que nos permiten entender el nuevo tiempo y las posibilidades que develan las tendencias que se descubren en las luchas de los subalternos en el complejo ámbito, en el laboratorio de la Región Andino – Amazónica. Bienvenidos tod@s.

1 ECHEVERRIA, Bolívar (201). La modernidad de lo barroco. Editorial Era, 2011, p. 15.

Edición 466 – Semana del 2 al 8 de octubre de 2015
   
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
 
 
 
comentarios suministrados por Disqus