Antonio Madariaga Reales
  Director Ejecutivo Corporación Viva la Ciudadanía
 
   
 

Tres asuntos emergen hoy como escollos en la marcha de la negociación en la Habana. El primero de ellos es la dificultad para concluir apropiadamente el tema de justicia. Lo que parecían ajustes menores a un acuerdo ya cocinado se ha convertido en un obstáculo que define con estas palabras Santrich, negociador de las FARC, “A mi modo de ver, el bloque de poder dominante le tiene más miedo a la verdad que a la cárcel, y mientras no haya un cierre definitivo de algo que ya se había firmado, que era un acuerdo sobre jurisdicción especial para la paz, la mesa de negociaciones está como bloqueada”.

Lo anterior para referirse a todo lo sucedido, aun con el tono cuidadoso con que se dice, en relación con las discrepancias alrededor tanto del procedimiento como, suponemos, de los contenidos definitivos del acuerdo que contempla la creación de la Jurisdicción especial para la Paz, que Las FARC consideraban cerrado pero que la practica demuestra que no es así.

El segundo asunto de preocupación es la creciente recepción de información en el sentido de hostigamientos permanentes y sostenidos por parte de las Fuerzas Militares contra destacamentos de las FARC que se encuentran en tregua unilateral. Y concomitantemente con ello el avance de fuerzas de los herederos del paramilitarismo con la intencionalidad de copar áreas y territorios tradicionalmente ocupados por las FARC.

El tercer elemento es la tensión existente entre un gobierno actuando de cara a los tiempos y urgencias de lo político y lo legislativo y que sabe que las reformas normativas y los aprestamientos para la refrendación y por tanto la legitimación e implementación de los acuerdos deben ser desarrollados prontamente y la necesidad y obligatoriedad de que esto no se haga en lógica de poner a las FARC ante hechos cumplidos y decisiones unilaterales.

Sortear estos escollos no es una tarea menor, pero las confianzas y las metodologías construidas en la Habana tienen suficientes elementos y claridades para lograrlo. Corresponde a las partes, con el apoyo de los países garantes, poner en marcha los procedimientos para agilizar la negociación y a las organizaciones de la sociedad civil presionar para que ello sea así. Y corresponde al Ministro de Defensa dar instrucciones perentorias de cuidar el cese al fuego unilateral de las FARC y con ello avanzar hacia el Cese al Fuego Bilateral y Definitivo.

En medio de las anteriores preocupaciones siguen brillando luces y destellos que iluminan la esperanza. Es motivo de esperanza la visita y reuniones con las delegaciones en La Habana de un grupo de líderes empresariales muy importantes, como Antonio Celia de Promigás; David Bojanini del Grupo Sura; Carlos Raúl Yepes de Bancolombia; Harold Eder del Grupo Manuelita; Carlos Enrique Cavelier de Alquería; Gustavo Carvajal de la Junta Directiva de Carvajal; Carlos Gallego de Nutresa; y Juan Luis Mejía rector de la Universidad EAFIT. La disposición de estos líderes empresariales contrasta con la indiferencia rayana en la insensibilidad y el cinismo de Sarmiento Angulo, de Fedesarrollo, de AsoColfondos y de Anif quienes proponen el “marchitamiento del régimen de Prima Media”, (sistema público), en el sistema de pensiones y el aumento de las edades de pensión.

El otro motivo de esperanza es la altísima afluencia de jóvenes esta semana a la celebración de la asamblea de CLACSO en Medellín, y el fervoroso entusiasmo con que acogieron los diversos debates y mensajes centrados en los beneficios de la paz para la construcción en Colombia de una democracia plena con vigencia y goce de los Derechos Humanos. Pepe Mujica, Lula, Petro, Monedero, Boaventura y muchas otras y otros, fueron largamente aplaudidos, por sus manifestaciones de compromiso con la Paz de Colombia.

Así que la presente semana ha sido un ejemplo de la montaña rusa emocional y política que caracteriza a este proceso de negociación gobierno FARC y que se hace tanto más evidente en el caso del ELN.

Coda: Nuevamente la Corte Constitucional avanza decididamente en su compromiso con la igualdad al aprobar la adopción por parte de parejas del mismo sexo. Nos congratulamos con la Corte y con el movimiento LGTBI. Otra vez, razones que alimentan la esperanza.

Edición 472 – Semana del 13 de al 19 de noviembre de 2015

   
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
 
 
 
comentarios suministrados por Disqus