Lida Margarita Núñez Uribe
  Coordinadora Estrategia de Lobbying y Presión Política- Corporación Viva la Ciudadanía
 
   
 

A propósito de la VII Conferencia de CLACSO

Entre el 9 y el 13 de noviembre se llevó a cabo la VII Conferencia Latinoamericana y Caribeña de Ciencias Sociales, en Medellín. Bajo el título “Transformaciones democráticas, justicia social y paz”, centros de pensamiento y académicos de todo el continente y otras latitudes mostraron los principales debates y tendencias del pensamiento crítico alrededor de la democracia, la construcción de paz y la justicia social, como ejes de las realidades latinoamericanas y caribeñas actuales.

La participación de más de 13 mil personas, lo que desbordó la logística de la conferencia, y la reacción de sus organizadores son asuntos sobre los cuales vale la pena hacer una reflexión profunda, al menos en dos sentidos: la apuesta por la auto-regulación y el control y los ejemplos concretos de democratización del conocimiento.

Sobre el primer asunto, una asistencia que casi duplicaba la capacidad de los escenarios para los páneles, conferencias y coloquios, implicó larguísimas filas, tumultos y ofuscación entre quienes como yo habíamos seleccionado con anticipación y cuidadosamente lo que debíamos priorizar para el desarrollo de nuestro trabajo. Quejas sobre el desorden, se escucharon por todas partes. Sin embargo, sorprendía la poca presencia de la policía y la persistencia de la organización en mantener las puertas abiertas del centro de convenciones. Sorprendía, porque tristemente estamos acostumbrados a las medidas policivas para el control.

En la introducción de la conferencia del expresidente de Uruguay, Pepe Mujica, el director ejecutivo de CLACSO nos recordó que se trataba de un evento gratuito y que la asistencia masiva de jóvenes de Latinoamérica, mostraba en la práctica la vigencia de las ciencias sociales y un renovado interés de las juventudes por comprender, analizar y actuar. En ese mismo marco recordó que desde la organización habían hecho un gran esfuerzo por reducir las medidas de seguridad, especialmente recortando personal de seguridad (guardaespaldas, escoltas y policías), con el propósito de generar un ambiente adecuado y propicio para la participación, el diálogo y el intercambio de saberes y experiencias, lo que en efecto se logró. Aunque más de la mitad de asistentes no lograron ingresar al salón de la conferencia, no hubo necesidad de intervención policiva. Aunque Mujica y su esposa no tenían un esquema de seguridad, las personas se acercaron a ellos de manera respetuosa y lograron las fotos y las conversas que deseaban. Así pues se evidencia que la auto-regulación ciudadana es posible y en efecto contribuye enormemente a generar espacios de confianza y seguridad entre extraños y diversos.

El segundo aspecto, es también importante. Una de las principales reivindicaciones de las sociedades en América Latina y el Caribe de las últimas décadas ha sido el derecho a la educación, universal, de calidad, gratuita, etc. Sin embargo, siguen siendo muy pocos los eventos académicos gratuitos. Tener la posibilidad de escuchar y ver a grandes investigadores y teóricos de nuestros tiempos, a expresidentes que han adelantado procesos de transformación profundos en nuestro continente es sin duda una posibilidad que muchas personas no tienen. Y como en épocas pasadas en el marco de los Foros Sociales Mundiales, ocurrió en nuestro país. Seguro quedarán en la memoria de estos miles de jóvenes que participaron en la Conferencia todas las referencias a marcos conceptuales, epistemológicos, conceptos, nuevas preguntas de investigación, formas de acción y transformación por las vías democráticas y las políticas públicas, como referentes claros para su formación académica, su actuación profesional y su comportamiento ciudadano.

En el campo de las ciencias políticas la noción de democracia, con cualquiera de los apellidos que quiera ponérsele, sigue siendo central. No sólo como un campo teórico que da cuenta de la historia humana, no sólo como forma de gobierno, ni sólo como campo de investigación y reflexión, sino como en este caso a través de las posibilidades de participación amplia y gratuita. Escenarios masivos de reflexión sobre las realidades y la interrelación entre conocimiento y acción política y ciudadana son un reto, pero también una respuesta que paulatinamente nos permita como sociedad transitar hacia democracia de alta intensidad.

Edición 472 – Semana del 13 de al 19 de noviembre de 2015
   
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
 
 
 
comentarios suministrados por Disqus