Víctor Negrete Barrera
  Universidad del Sinú
 
   
 

Lo mismo de siempre o hay algo nuevo

Después de varios meses de trajín intenso por parte de los partidos y grupos políticos del país el pasado 25 de octubre terminó el proceso de elecciones para escoger gobernadores, alcaldes, diputados, concejales y ediles. Para muchos fue una jornada más de las que periódicamente ocurren en el medio. Otros entendieron la enorme responsabilidad de los elegidos en la elaboración y ejecución de iniciativas y proyectos que vendrán con ocasión de los Acuerdos de paz de La Habana; además de impulsar, fortalecer y generalizar las dinámicas de cambio que se observan en Montería, Lorica, Cereté, Montelibano y Sahagún; la recuperación y protección de humedales; el desarrollo integral y sostenible de las comunidades rurales; la vigilancia y control de la gran minería, legal e ilegal, por los efectos negativos que causa; la preparación de proyectos de impacto con los vecinos del departamento de Sucre y las zonas del bajo Cauca, bajo Atrato, Urabá antioqueño y sur de Bolívar; la disminución de la pobreza extrema, empleo y producción, derechos humanos y seguridad, violencia doméstica y drogadicción, entre otros.

Campañas y participantes

En el departamento de Córdoba las campañas con cuantiosos recursos económicos desplegaron vistosas y coloridas  imágenes, propuestas y eslogan por todos  los medios posibles; montaron eventos, llenaron plazas, distribuyeron regalos, asistieron a reuniones con grupos, organizaciones y comunidades en un ambiente de tranquilidad que sorprendió a muchos. Cada candidato expuso su larga lista de compromisos sin llegar al debate, muchas veces sin preguntas ni aclaraciones. Sus diferencias programáticas no fueron motivo de discusión ni análisis por parte de simpatizantes y grupos claves de la población como los medios de comunicación, academia, gremios económicos y líderes sociales e institucionales, entre otros. De esta manera el departamento y los municipios no contarán con un mandato claro de desarrollo integral equilibrado, expresado en puntos comunes que a todos nos atañe. No solo en el territorio que nos pertenece, ya es hora de incluir en este propósito a nuestros vecinos, partiendo de los elementos que nos unen como región: cultura, economía, biodiversidad, producción, arte, minerales, conflictos sociales y armados.

En Córdoba participaron los siguientes partidos y movimientos según la Registraduría Nacional del Estado Civil: Opción Ciudadana (OC), Cambio Radical (CR), Unidad Nacional (U), Alianza Social Independiente (ASI), Conservador (C), Liberal (L), Centro Democrático (CD), Unión Patriótica (UP), Alianza Verde (AV), Polo Democrático Alternativo (PDA), Autoridades Indígenas de Colombia (AICO), Movimiento Alternativo Indígena y Social (MAIS).

El censo electoral del departamento fue de 1.184.094 personas aptas para votar, incluyó las 195.170 nuevas cédulas inscritas. De estos votaron 838.982, es decir, el 70.8%, considerado el más alto de las últimas décadas. Los votos no válidos (nulos, en blanco y no marcados) llegaron a 180.810, una cifra preocupante por lo elevada. Hasta el momento las causas y objetivos de tales procedimientos no están claros todavía.

Expectativas pre-electorales

Antes de las elecciones hubo muchos pronósticos, recriminaciones, halagos, preocupaciones, malquerencias y antipatías, promesas, condenas, exageraciones y encuestas de percepciones. Me limitaré a algunas expectativas que me llamaron la atención.

- Si el control del poder político-administrativo local, llamado por algunos caciquismo, continuaría en manos de familiares en las alcaldías de los municipios de Momil, Purísima, Lorica, San Bernardo del Viento, San Antero, Cereté y San Pelayo.

- La situación de los 10 candidatos del departamento, entre los cuales figuraban un exalcalde y nueve exconcejales  que la Procuraduría General de la Nación señaló como posibles inhabilitados para participar en las elecciones.

- La decisión del Consejo Nacional Electoral de excluir miles de cédulas por trashumancia electoral en municipios de San José de Uré, Chimá, San Carlos, Canalete, Puerto Escondido, La Apartada, Tuchín, Purísima y Montelíbano, entre otros.

- El efecto real que tuvieron los numerosos encuentros, foros y debates organizados con los candidatos a Concejos, Alcaldías y Gobernación en distintos municipios por parte de organizaciones, sectores y comunidades. Sobresalieron los convocados por Alianzas ciudadanas  (conformadas por organizaciones civiles, academia, gremios, iglesias y organismos de cooperación internacional) y juntas o asociaciones de educadores, victimas, estudiantes, mujeres, campesinos, juntas de acciones comunales, indígenas, discapacitados y afros. En algunos eventos firmaron Pactos de cumplimiento.

- El alto número de aspirantes, sobre todo a Concejos municipales y Asamblea departamental. A manera de ejemplo: el Concejo de Montería lo integran 19 miembros y aspiraron 227; la Asamblea departamental la conforman 13 miembros y aspiraron 79. El mayor número de aspirantes a alcaldías lo obtuvo Tierralta con ocho.

- Los resultados que obtendría el Centro Democrático con presencia frecuente en Montería del expresidente Álvaro Uribe Vélez apoyando a los candidatos Carlos Gómez para la gobernación y Carlos Ordosgoitia para la alcaldía de Montería.

- El papel que cumplirían los grupos armados ilegales, guerrilla y Bacrim. Las tensiones creadas por las amenazas proferidas por el alcalde de Ciénaga de Oro en caso perdiera su candidato. La población temía volviera a suceder lo mismo cuando en anterior ocasión perdió las elecciones y hubo quemas de la Registraduría y otros locales. La denuncia del aspirante a la alcaldía de Momil por amenaza de muerte.

Resultados obtenidos

A continuación los resultados obtenidos para la gobernación, alcaldías municipales y asamblea departamental según la Registraduría Nacional del Estado Civil.

Edwin Besaile, el gobernador electo de Córdoba, es hermano del senador Musa Besaile. Desde un principio fue considerado ganador indiscutible por la coalición que lo apoyaba y la debilidad económica y política de los rivales. De manera sorpresiva el candidato Carlos Gómez, abogado natural de Lorica, poco conocido en el departamento, empezó a ascender en el favoritismo de la gente. Las razones de este hecho son variadas: al parecer el apoyo disimulado del gobernador Alejandro Lyons, el acompañamiento del expresidente Álvaro Uribe, el soporte decidido de Cambio Radical, el potencial electoral de Lorica y Montería, la ausencia en los debates y foros y una especie de inquina contra el predominio económico y político de los llamados “turcos”.

Un primer examen a estos resultados nos permite las siguientes apreciaciones:

- Creció la votación. La votación  aumentó en el departamento debido, entre otras causas, a las siguientes: a) por ser las elecciones de carácter local  involucra más a la población. b) aumentó el número de aspirantes. c) la práctica de incentivos y compras. d) la circulación de dinero en grandes cantidades. e) los que votaron a conciencia, fieles a la tradición, ideología y disciplina partidista. f) los que lo hicieron por intereses personales, familiares o empresariales. g) el  botín a repartir es cuantioso, representado en regalías, presupuestos, contratos y transferencias.

- Los ganadores. De acuerdo con estos resultados los ganadores de las elecciones fueron: a) La Unidad Nacional mantuvo el primer lugar pero perdió una alcaldía. b) Los conservadores obtuvieron cuatro con sus propios esfuerzos y dos en coalición para un total de seis alcaldes. c) Cambio Radical pasó de cero a cuatro alcaldes. d) A las coaliciones les fue bien: en los municipios donde funcionaron alcanzaron el triunfo: Montería, Tierralta y Pueblo Nuevo. e) Opción Ciudadana pasó de cero a tres alcaldes. f) Los movimientos con presencia indígena pasaron de uno a cuatro alcaldes. g) El gran perdedor sin duda alguna fue el liberalismo, conserva una sola alcaldía de ocho que tiene en la actualidad. Los grupos ASI y MIO perdieron tres y dos alcaldes respectivamente.

- Los que obtuvieron cupo en la Asamblea. En la Asamblea departamental la Unidad Nacional mantuvo sus cinco miembros, el liberalismo perdió dos cupos, los conservadores continúan con dos, Opción Ciudadana ganó dos, el Centro Democrático ganó uno y Cambio Radical perdió el que tenía.

- A los que no les alcanzaron los votos. a) Unión Patriótica participó en siete municipios con 9.573 votos. b) Polo Democrático participó en cinco municipios con 1.533 votos. c) Alianza Verde participó en 12 municipios con 8.926 votos. d) Centro Democrático participó en 12 municipios con 51.630 votos, de estos 44.482 en Montería.

- El éxito femenino. Nunca antes el departamento había elegido ocho alcaldesas. Los municipios donde ejercerán son los siguientes: San Pelayo, Puerto Escondido, La Apartada, Momil, Chinú, Ayapel, Lorica y Tuchin. Cuatro son de la U, dos de Opción Ciudadana, una conservadora y la otra de Cambio Radical.
- La continuación de las familias en el poder. De los siete casos de familias empeñadas en seguir con el control y poder municipal reseñados en las expectativas pre-electorales, cuatro cumplieron sus objetivos: los de Momil, Lorica, San Bernardo del Viento y San Pelayo.

- La eficiencia institucional. Hay que destacar la eficiencia y profesionalismo de la Fuerza Pública, la Registraduría y las comisiones escrutadoras.

- Entre los principales delitos estuvieron: compra y venta de votos, trashumancia, votos marcados, constreñimiento al elector, cambio de tarjetones, tarjetones falsos, posesión ilícita de cédulas, distribución de propaganda en puestos de votación, tarjetones marcados y compra y manipulación de jurados.

- Según la Policía 24 personas fueron detenidas y sesenta millones de pesos decomisados  por diferentes delitos electorales.

- Algunos observadores consideraron posible la injerencia de las Bacrim en municipios de la margen izquierda o costanera, sea por extorsión o de acuerdo con algunos grupos políticos.

- La biometría fue ensayada en puestos electorales de Pueblo Nuevo, La Apartada, Cereté, Buenavista, Tierralta y Canalete. Los problemas no dejaron de presentarse como en otras ocasiones: lentitud en las filas, mala ubicación de las mesas y dificultades de la huella dactilar, lo que trajo como consecuencia la suspensión en Pueblo Nuevo y La Apartada.

- Ante inconformidades de algunos grupos de pobladores existió la posibilidad de disturbios durante el conteo de votos en Tuchin, Purísima, Valencia y el corregimiento de Carrizal en San Carlos.

- Daniel López, alcalde electo en Purísima es prófugo de la justicia, lo buscan por concierto para delinquir. Víctor Valverde, ganador en San Carlos, tiene condena vigente por celebración indebida de contratos. Salim Chagui, triunfador en Cereté, es hermano de Samir, detenido por el llamado Carrusel de la educación.

El Sur de Córdoba priorizado para implementar los Acuerdos de Paz

El desarrollo o no de los municipios que componen el Sur de Córdoba y la zona en general, así como la acogida y aplicación de los Acuerdos de Paz dependerá de los grupos políticos que obtuvieron las mayores votaciones como la U, Cambio Radical, movimientos con presencia indígena y Opción Ciudadana de acuerdo con los resultados electorales. Fuera de la U como partido de gobierno ¿qué otro grupo apoyará decididamente la ejecución de estos Acuerdos?, ¿qué proyectos y programas priorizaran?, ¿cómo piensan atender y solucionar las numerosas necesidades que tienen estos municipios y reducir las causas que originaron y mantienen los conflictos, la violencia, la inequidad y la pobreza?

Edición 473 – Semana del 20 de al 26 de noviembre de 2015
   
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
 
 
 
comentarios suministrados por Disqus