En Siria, terror de parte y parte
¿quién responde?

 
Donald ensaya de nuevo el estímulo a la economía de guerra, lejos de su territorio, relanzando el complejo industrial militar, que es una forma de reactivar la economía estadounidense en déficit desde fines de los años 60, y que ha vivido como parásita de las economías productivas.
 
Miguel Ángel Herrera Zgaib
 
Director Grupo de Investigación Presidencialismo y Participación
 
 

La situación de Siria, en los términos de hoy, presenta tres fuerzas en efectiva, y brutal disputa. Las que ahora están rompiendo todos los límites de la prudencia, para definir quién domina esa posición estratégica en el Medio Oriente.

El ambiente se parece, con todo el dolor del mundo, a las películas del Oeste americano, las que van de los clásicos de John Ford, a la que protagonizó Clint Eastwood, “Lo bueno, lo malo y lo feo.”

Dándole vida, Mr. Donald (Trump), a los western made in Spain. Porque fue desde Cádiz, desde donde dos barcos de guerra lanzaron 58 misiles retaliatorios contra la base aérea de Shayrat en cercanías de Damasco. No se sabe todavía si don Mariano fue notificado, o se hizo el de la vista gorda.

Los tres actores

Ellos son el régimen de Bashar al Asad, continuador de su padre, que cuenta con el apoyo manifiesto de la Federación rusa, que tiene dos bases, una militar en Tartus, y otra aérea en su territorio; la denominada resistencia siria, de la que hace parte de modo principal Al Nusra, que fuera una antigua fracción de Al Qaeda, que cuenta con el soporte principal de los Estados Unidos y Gran Bretaña; y los combatientes del Estado Islámico, ISIS, que en la vecindad, en Iraq, intentan recuperar territorio perdido, haciendo operaciones de comando en Tikrit.

En el día del jueves, en la madrugada, a eso de las 4 am., cuando Mr. Trump realizaba una visita a la Florida, vino de su residencia de West Palm Beach, la autorización de bombardea con misiles Tomahawk, según dicen las agencias noticias. Lanzados desde dos destructores, uno de ellos el US Ross, barco apostado en España, lo cual fue posible cuando se permitió el establecimiento de bases por parte del gobierno del socialista Felipe González.

Estos misiles, más de la mitad, destruyeron la base aérea siria de Shayrat, una de varias que están apostada en la ciudad de Homs, en un territorio relativamente vecino tanto de Israel como de Líbano. Estas fueron construidas desde que en la guerra, Israel anexó las alturas del Golán desde los años 60, que es fuente principal de abastecimiento de agua para ese país.

El cowboy desenfunda su arma “justiciera”

La razón para atacar ésta y no otra de las bases, una de las cuales es rusa, según se ha dicho por Rex Tillerson, y el general Mattis, encargado de la defensa, es que de allí partió el o los aviones que bombardearon con gas Sarin, según fuentes turcas, que examinaron a tres sirios afectados por aquellos ataques del martes, o un agente neurotóxico similar, a la población civil.

Entonces produjeron la muerte de 86 personas, entre niños, y adultos, complementada la información con las imágenes desgarradoras que la prensa colombiana se autocensuró y no difundió, pero que en las redes circularon libremente. Están conmovieron a Trump, quien dijo durante la rueda de prensa en Florida “algo habrá que hacer con Al Asad”.

Hace tres días empezó esta campaña de imágenes para denunciar la barbarie del gobierno sirio, y sensibilizar a la opinión global. Es un gobierno autoritario que con el apoyo de otras fuerzas trata de tomar control militar de todo el territorio, que le disputan en porciones los rebeldes, y los combatientes del Estado islámico.

Esto ha producido un éxodo directo e indirecto de sirios que ya supera los 5 millones, cercano ya al desplazamiento producido en Colombia, con las campañas de terror y despojo, cumplidas en lo fundamental por los paramilitares de las AUC, con la complicidad manifiesta de los cuerpos del Ejército y la Policía Nacional, y de lo que aún no se recupera el país.

De Bagdad a Mosul, un polvorín

El escenario de la guerra más cruenta es Mosul, donde están presente unidades de combate de tierra de los tres poderes ya señalados. Hay unidades de Iraq, Chiítas que apoyan a Al Asad, y quienes dominan a la minoría sunita, después que fue despojada del poder, por la invasión, sin autorización de la ONU, lanzada por G.W. Bush/Cheney. Ella concluyó con el asesinato de Saddam Hussein, y el destape de la mentira que involucró al general Powell.

Entonces la pretensión era que este sujeto tenía armas químicas, porque las utilizó en la guerra contra Irán, y las había utilizado contra sus rivales dentro de Iraq; pero ninguna de las inspecciones antes y después de su derrota y eliminación lo probaron. Fue un engaño para apoderarse de los depósitos de petróleo, por compañías estadounidenses, del antiguo grupo de las siete hermanas, junto con empresas de Francia y Alemania, quienes desde entonces se lucran de ese desenlace.

Mr. Trump había hecho con sus asociados, acuerdos, parece, por debajo de cuerda, con el gobierno de Putin, aliado y sostenedor principal de Siria, que también encuentra soporte en la China. Da la casualidad que Trump se había reunido con el presidente de China, de vista en la Florida, antes de lanzar el ataque de escarmiento “quirúrgico” contra la base aérea de Sharyat, según se jacta el Pentágono, con precisión notable para acabar con el transporte letal del gas sarin.

Así las cosas, el hecho es que cuando menos murieron 11 personas, entre ellas el comandante de la base aérea. Donald dio un reversazo de su política con Rusia, que lo alejaba de la contención y castigo de que era objeto por parte de la UE y Estados Unidos, por haberse apoderado de Crimea, y hacerlo con cálculo de Ucrania. Ahora, Putin le respondió diciendo que las fórmulas de contención acordadas no van más. Más aún, que es posibles que los militares de lado y lado se encuentren en los campos y ciudades demolidas de Siria.

Vuelve y juega la seguridad nacional

La mesura se fue a “los infiernos”, pues Trump atacó al aliado de Rusia, y parece que con la no resistencia de China, puesto que están de visita Xi Jinping y su esposa Peng Liyuan.

Antes la diplomacia rusa había pedido una investigación imparcial de lo sucedido en dicho ataque contra la población civil. Lo cual sonaba como excusa para el gobierno sirio, quien alega ante el Consejo de Seguridad de la ONU, que no había utilizado ningún ataque químico, sino que, al contrario, tal gas venenoso había partido de un depósito que era objeto de ataques por Siria en la recuperación de Mosul.

El argumento para este intempestivo cambio de libreto es, según Trump, porque: “Es en el interés vital de la seguridad nacional de EE.UU., prevenir y disuadir la difusión de armas químicas mortales”. Eso quiere entonces decir ¿sí autoriza el uso de armas químicas no mortales? ¿Cuáles serían esas, Mr. Trump?

Cambiando las reglas, dentro y fuera de Estados Unidos

Esta retaliación vino de parte de las naves estadounidenses que patrullan en Mediterráneo, ordenada por Trump y su clique militar. Pero, los republicanos cambiaron las reglas del senado, para confirmar al juez Neil Gorsuch, postulado por Donald Trump, evadiendo el bloqueo ejercido por los demócratas de su nominación. Así quedó preparada la impunidad en el frente interno, para luego lanzar el ataque aéreo de imprevisibles consecuencias. Aunque antes de hacerlo advirtieron en secreto, se supone, a las fuentes militares rusas, que pudieran estar asesorando al gobierno sirio en la base militar de Shayrat.

De ese modo, Trump, el cazador del arca perdida, “mata” varios pájaros de un solo tiro ad portas de la semana santa en la hollada tierra santa de la cristianidad, y los otros credos monoteistas. Por una parte, prueba que tiene independencia frente a los arreglos y colaboraciones de Putin y sus hackers con su triunfo contra Hillary, a quien desacreditó con todas las formas de lucha a su alcance; cumple con el anuncio que Obama era débil frente al tratamiento de la crisis en Siria, que amenazaba pero no cumplía, apoyando a quienes son sus aliados internos.

De paso Trump le da seguridades a Israel, gendarme occidental en el Medio Oriente, y quien sigue construyendo asentamientos con desenfado. Para levantar un muro armado preventivo, ante un posible triunfo del gobierno de Siria, con el riesgo de los apoyos de Irán, los chíitas del Líbano, a su causa, como rivales que son de los sunitas, desde los tiempos que Saddan gobernaba a Irak.

Así fue que estadounidenses y británicos, con su agresión ilegal y contraria al derecho internacional, fijaron las condiciones para el posterior nacimiento del Califato islámico, ISIS, un compuesto explosivo de creyentes sunitas en Irak y alrededor del mundo, y militares de diversos rangos expulsados y/o perseguidos con la caída de aquel presidente.

El minotauro se alimenta de una posible guerra

Pero lo que es más importante, Donald ensaya de nuevo el estímulo a la economía de guerra, lejos de su territorio, relanzando el complejo industrial militar, que es una forma de reactivar la economía estadounidense en déficit desde fines de los años 60, y que ha vivido como parásita de las economías productivas.

Haciendo el papel de minotauro, tal como lo denunció el exministro Varoufakis en su libro El minotauro global. Trump necesita para hacer el viraje en términos de traer viejas industrias al territorio “patrio”, para avanzar en “desmantelar” el capitalismo salvaje en términos de la obtención de ganancia a costas de lo que sea.

Pero ya ha visto que esta medida no será suficiente, luego tiene que darle empleo y justificación al incremento del presupuesto de defensa nacional con el que animará las ramas de la industria que proveen la máquina de guerra estadounidense que requiere nuevos escenarios de guerra, y el primero escogido es Siria, que permitirá sellar el proceso de la independencia palestina, que es probable que sea el siguiente episodio. Luego que Israel recibiera un “tatequieto” en la ONU, con la abstención estadounidense que fue la inusitada despedida de Obama, al final de su segunda presidencia, quien fracasó en el intento de lograr la paz en el Medio Oriente.

Siria y Colombia hermanas lejanas

Seguiremos atentos al curso de esta acción que puede desencadenar la guerra en el Medio Oriente, aunque no parece todavía que se esté dispuesto a acompañar semejante locura, en beneficio del Trump, tahur, especulador y gangster, de la peor ralea, amparado por la legalidad capitalista de lo cual se ha jactado antes de llegar a convertirse en presidente.

Es el fruto amargo de las inconsecuencias de la jerarquía política y económica de los demócratas que le dieron oportunidad de hacerlo presidente, con tal de impedir un posible triunfo de un outsider, el social-demócrata Bernie Sanders.

Ahora se cosechan las consecuencias de tal yerro, dentro y fuera de los Estados Unidos, con el “canto de sirena” de la seguridad nacional como trompo de poner. Lo que derramará más sangre en Siria que ya contabiliza para la tanatopolítica más de 300.000 víctimas, alcanzando la cuota que en Colombia produjo la primera gran Violencia partidista del siglo XX.

Siria se parece cada vez más a Colombia, y por eso asombra la aceptación que el presidente Santos dio al ataque punitivo e inconsulto lanzado contra el territorio sirio. Pero no es de extrañarse porque algo similar autorizó, cuando atacó el territorio de Sucumbió, en la república del Ecuador.

Edición 537 – Semana del 7 al 20 Abril de 2017
   
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
 
 
 
comentarios suministrados por Disqus