Vuelve y juega la sociedad civil

 
A la afirmación genérica de que mientras que la negociación es un asunto de pocos, aún en condiciones de máxima participación, la construcción de la paz es de toda la sociedad y en particular de la sociedad organizada, la sociedad civil, y corresponde adicionalmente en el caso colombiano a una característica especial del Acuerdo y es que su contenido no está limitado a las condiciones y necesidades de las partes que negocian sino que comprende una gama muy significativa de derechos y aspiraciones de diversos sectores, organizaciones y poblaciones de nuestra sociedad.
 
Antonio Madariaga Reales
 
Director Ejecutivo Corporación Viva la Ciudadanía
 
 

Avanzadas las condiciones para la dejación de armas y aun, con tropiezos desarrollándose de manera decidida una parte importante de la adecuación normativa, toman nuevamente gran importancia los retos y desafíos para la sociedad civil colombiana.

El primero de ellos tiene que ver con la superación de la impresión generalizada de que lo que está ocurriendo con la implementación es un asunto de pocos y está referido básicamente a la expedición de un conjunto de normas y que consecuentemente con ello los únicos escenarios son el Congreso y el Ejecutivo, y la estrategia solo está referida al fast track.

Nada más lejos de la verdad. A la afirmación genérica de que mientras que la negociación es un asunto de pocos, aún en condiciones de máxima participación, la construcción de la paz es de toda la sociedad y en particular de la sociedad organizada, la sociedad civil, y corresponde adicionalmente en el caso colombiano a una característica especial del Acuerdo y es que su contenido no está limitado a las condiciones y necesidades de las partes que negocian sino que comprende una gama muy significativa de derechos y aspiraciones de diversos sectores, organizaciones y poblaciones de nuestra sociedad.

En lo que tiene que ver con las normas, se destacan los derechos de propiedad de campesinos y colonos en lo referente a tierras y el apoyo a la economía campesina, en los derechos de víctimas la Comisión de la Verdad, la Jurisdicción Especial de Paz y las reformas a la ley 1448, en el ordenamiento territorial y la planeación del desarrollo, las reformas y adecuaciones a la ley 152 de planeación y la reglamentación de los Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial, la ley Estatutaria de Garantías para la participación ciudadana de movimientos y Organizaciones sociales con la inclusión de los resultados de la deliberación realizada, en lo político electoral la reforma al sistema electoral para hacerlo más transparente, confiable y equitativo y la reforma política para democratizar el ejercicio de la misma. Lamentablemente, ese proceso limita significativamente las posibilidades de participación ciudadana y es particularmente lejano para la sociedad fuera de Bogotá además de hacerse con el concurso de muy reducidos círculos de personas y organizaciones. Aún en esas condiciones hay esfuerzos destacables de muy diversos grupos y plataformas para incidir en la normatividad referida.

Pero hay muchos elementos de la implementación que no requieren normas adicionales a las existentes. Es el caso de los diversos Planes contenidos en el punto de Reforma Rural Integral, (de seguridad alimentaria, de aguas, de vivienda, etc.), que deben ser preparados por los respectivos ministerios y concertados con autoridades locales y Organizaciones del territorio.

También lo es la pedagogía necesaria para involucrar más a la ciudadanía en los territorios en lógica de implementación lo que supone la activación de construcción de agendas ciudadanas de implementación que permitan la priorización y diseño adecuado de las intervenciones en los territorios y el monitoreo y seguimiento ciudadano a la ejecución de las mismas.

De un talante distinto, pero de crucial importancia es la preparación de las organizaciones y movimientos sociales en los 168 municipios comprendidos en las 16 Circunscripciones Transitorias de Paz para construir las apuestas programáticas y las condiciones prácticas para competir por las curules en juego.

Ese alistamiento político y social deberá permitir que se cumpla el propósito contenido en el Acuerdo de apertura y ampliación de la democracia, de inclusión y representación política de territorios y comunidades que el conflicto y la desigual distribución del poder han tenido por fuera de los espacios de poder.

Si bien para hacer efectivas una parte importante de los aspectos y temas mencionados es indispensable la actuación del Estado, corresponde a las organizaciones de la sociedad civil tener iniciativa suficiente para que los procesos y condiciones que estos asuntos comportan sean resultados de ejercicios de ciudadanía activa.

El reto no es poca cosa, pero su adecuado desarrollo es la única garantía de paz sostenible y duradera.

Coda: La mezquindad impulsivamente exhibida en la Convención del Centro Democrático motiva a los verdaderos demócratas a renovar esfuerzos para lograr que las elecciones del 2018 sean un triunfo para las huestes de la paz.

Edición 541 – Semana del 12 al 18 de Mayo de 2017

   
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
 
 
 
comentarios suministrados por Disqus