Antioquia en riesgo electoral

 
Se destaca el hecho de que el desarme de las Farc significa que desaparece uno de los factores más altos de riesgo. Esto se ve reflejado en la reducción de los municipios en riesgo por factores de violencia del país, pasando de 576 en 2007 a 311 en 2018. Sin embargo, esta contracción no se ve reflejada en el departamento de Antioquia en donde persisten 46 municipios en riesgo por estos motivos para el año 2018.
 
Verónica Tabares M.
 
Directora Regional Antioquia, Corporación Viva la Ciudadanía
 
 

El pasado 13 de febrero, la Misión de Observación Electoral –MOE- realizó el lanzamiento del mapa de riesgos electorales en Antioquia. Se presentaron aquellos cambios importantes en nuestro sistema político y las variables que permiten detectar los municipios del país que se encuentran en riesgo para las elecciones del 2018. Estas alertas presentadas «les ofrecen a las autoridades del Estado, los medios de comunicación, los partidos políticos, los candidatos y, especialmente a la ciudadanía, herramientas para defender la transparencia y la justicia de las elecciones y la democracia. Del uso que se haga de esta y las demás herramientas disponibles dependerá la posibilidad de que Colombia viva, por primera vez en cerca de un siglo, unas elecciones en paz» (MOE, 2018, p.47)

En general, se destaca el hecho de que el desarme de las Farc significa que desaparece uno de los factores más altos de riesgo. Esto se ve reflejado en la reducción de los municipios en riesgo por factores de violencia del país, pasando de 576 en 2007 a 311 en 2018. Sin embargo, esta contracción no se ve reflejada en el departamento de Antioquia en donde persisten 46 municipios en riesgo por estos motivos para el año 2018.

De acuerdo con el mapa 1 podemos observar que los municipios en riesgo se concentran principalmente en el norte del departamento: en la región del Bajo Cauca,  el Nordeste y la zona de Urabá, y en menor intensidad en el occidente. Son territorios que se disputan diferentes grupos armados ilegales por su estratégica ubicación como corredores del narcotráfico y para la explotación minera legal e ilegal. No obstante, este escenario de riesgo no es ajeno al Valle de Aburrá, donde se destaca el hecho de que las ciudades de Medellín y Bello se encuentran en riesgo extremo y alto respectivamente. Esta situación puede explicarse porque estos dos municipios han registrado afectaciones a los derechos humanos de líderes políticos, sociales y comunales, por la presencia de Grupos Armados Organizados GAO y por el mayor número de víctimas por desplazamiento del departamento.

Por otro lado, detectamos que persisten los riesgos por fraude electoral, que se miden por el nivel de participación electoral, la variación de la participación, el nivel de votos nulos, y de tarjetones no marcados y el dominio electoral. Para el departamento de Antioquia encontramos que casi la mitad de sus 125 municipios tienen algún nivel de riego de este tipo, tanto para la Cámara de Representantes como para el Senado, 63 y 58 respectivamente. Los mapas 2 y 3 ilustran esta alarmante situación.

Los municipios que se encuentran en riesgo extremo de fraude electoral, tanto para las elecciones de Cámara como para Senado son Murindó y San Francisco, que persisten en este nivel de riesgo desde 2014, junto con Angostura, Anzá e Ituango.

De los municipios del Valle de Aburrá, Girardota está en riesgo alto para las elecciones de Cámara de Representantes y de Senado, y Caldas está en riesgo medio por la misma situación.

Bello por su parte se halla en nivel alto de riesgo por factores de fraude electoral, pues supera en 3 puntos porcentuales los votos nulos del total nacional, y se ubica 5 puntos porcentuales por debajo del total nacional en participación electoral para la Cámara de Representantes.

En cuanto a los niveles más altos de déficit de cedulación en el departamento están Apartadó y Urrao, le siguen Turbo, Necoclí, Murindó y Arboletes. Municipios en su mayoría afectados por el conflicto armado lo que implica grandes retos institucionales para promover procesos de cedulación, e incluir nuevos puestos de votación en las zonas más alejadas que permitan a la población acceder y ejercer su derecho al voto.

Al analizar los municipios en riesgo por factores de violencia y por factores de fraude electoral, se identifican 35 que cuentan con elementos coincidentes, es decir, que están en una situación crítica al tener que atender, además de las amenazas, que se ubican sobre el correcto funcionamiento del sistema electoral y sus vulnerabilidades, los que son externos a él y de naturaleza violenta.

De estos municipios en riesgo por coincidencia de factores, se identifican 12 que hacen parte de los priorizados del postconflicto y que además, participan del proceso de formulación de Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial PDET. Son: Briceño, Cáceres, Ituango, Segovia, Tarazá, Turbo y Valdivia en riesgo extremo; Apartadó y El Bagre en riesgo alto; y Carepa, Chigorodó y Necoclí en riesgo medio.

Los indicadores de riesgo para estas poblaciones deben ser considerados, con el fin de desarrollar una mayor capacidad y fortalecimiento de la institucionalidad electoral y estatal y poder hacer presencia en los territorios, presencia que no se debe dejar solo a la fuerza pública, y así, evitar y contrarrestar no solo las formas de operar de GAO que generan zozobra en la población, afectan material electoral y bloquean el acceso a puestos de votación, sino también, identificar las formas en que las economías ilegales se filtran en la financiación de campañas, en la compra de votos en beneficio de  uno u otro candidato o candidata para luego favorecer intereses particulares durante la ejecución del cargo público.

Pero estos retos no solo apuntan a las autoridades, también requieren de una ciudadanía empoderada que se haga veedora del proceso electoral en su conjunto, para reportar y denunciar los actos de fraude y alertar a las autoridades, y se pueda actuar  a tiempo, con eficacia y motivar así, que tanto los partidos políticos como sus candidatos desarrollen debates sin violencia, realicen campañas transparentes, y rindan cuentas sobre topes y orígenes de su financiación.

La MOE cuenta con un sitio web llamado Pilas con el Voto que permite a los ciudadanos de Colombia informar a la MOE, a la ciudadanía en general y a las autoridades, sobre las irregularidades electorales que perciben en sus municipios y departamentos. Les invitamos a hacer sus reportes en www.pilasconelvoto.com

Edición 576 – Semana del 16 al 22 de Febrero de 2018
   
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
 
 
 
comentarios suministrados por Disqus